En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

VUELO NOCTURNO

Tendencia a subir 6.63
8 votos
Portada de VUELO NOCTURNO

Comprar VUELO NOCTURNO en Amazon.es

Autor: ANTOINE DE SAINT-EXUPERY
ISBN/ASIN: 9788466726399
Género: Infantil
Editorial: PLAZA & JANÉS
Fecha de edición: 2003

Sinopsis:
De los tres pilotos que surcan los mares de la noche por el cielo de Sudamérica, uno de ellos, perdido en una tempestad de nieve y fuego, no volverá. Entre tanto, Rivière, el creador de los vuelos nocturnos, un personaje duro e inflexible, empieza a preguntarse por el sentido de su vida y de su obra, hasta tomar una decisión que parece «inhumana» por «inexpresable». Vuelo nocturno es la epopeya de aquellos pioneros de la aviación que ofrendaron sus vidas en aras de la «acción» y del progreso. Saint-Exupéry, que conocía por experiencia propia lo narrado, consiguió trasmitir al relato la fuerza y el calor de lo vivido, en un estilo conciso, pero épico y lírico a la vez. Literatura entre 9 y 12 años.

 
Ordenar reseñas:

LA NOVELA DEL AVIADOR
4.5 con 2 votos

Antoine de Saint-Exupery era, sobre todo, aviador. Lo digo porque, para muchos, es tan sólo el autor de El principito, una novelita archiconocida (39 votos en SdL), tan agradable como limitada, cuyo éxito hubiera sorprendido al mismo autor, de no haber muerto tan pronto.

A mi parecer, la faceta más interesante de Saint-Exupery no se encuentra allí. Vol de nuit, una obra definitiva sobre los difíciles comienzos de la aviación comercial, es mucho más redonda, intensa y, sobre todo, literariamente más fecunda. Es una novela áspera, oscura (por nocturna, pero también por angustiosa)y con ribetes existencialistas avant la lettre. De un lado, el mundo de los pilotos, a medio camino entre la belleza de los cielos y la certidumbre de la muerte, retratados con una convicción y una falta de complacencia más que notables. De otro, un mundo de oficinas sombrías, semivacías, a la espera de los timbrazos de los teléfonos que marcan la diferencia entre la vida y la muerte, el éxito y el fracaso.

Para los cinéfilos, una mezcla de Duvivier,Clair Clouzot y Carné, con mucha bruma, o, por usar un referente más conocido, una versión antiheroica de Sólo los angeles tienen alas, donde también hay espera y muerte, pero con algo menos de glamour y un plus de convulsa angustia.

Dos puntos fuertes. Uno, el personaje de Rivière, el despiadado y a la vez doliente director de la compañía aérea, verdadero antagonista de un destino mucho más inflexible que él, seco y tonante como un personaje de novela negra y a la vez consciente de los frágiles mimbres de la vida humana. Digno de una compasión que, sin duda, rechazaría. Otro, el final, que desafía a toda descripción: me resisto a calificarlo de poético, pero, si lo fuera (seguramente lo es) lo sería mucho más que las sobrevaloradas páginas del Petit Prince.

Escrito por Faulkneriano hace mas de un año, Su votacion: 8