En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA VELOCIDAD DE LA LUZ

Tendencia a subir 7.18
11 votos
Portada de LA VELOCIDAD DE LA LUZ

Comprar LA VELOCIDAD DE LA LUZ en Amazon.es

Autor: JAVIER CERCAS
ISBN/ASIN: 9788483835067
Género: Literatura contemporánea
Editorial: TUSQUETS
Fecha de edición: 2007

Sinopsis:
Ésta es la historia de una amistad, una amistad que empieza en 1987 cuando el narrador, un joven aspirante a novelista, viaja a una universidad del Medio Oeste estadounidense y conoce a Rodney Falk, su compañero de despacho, un ex combatiente de Vietnam huraño e inabordable, ferozmente lúcido y corroído en secreto por su pasado. Pero ésta es también la historia de una experiencia radical en el abismo indescifrable del mal y la culpa, que el propio narrador sólo logrará entender y asumir años más tarde, como en una fulguración, cuando conozca el éxito y lo que éste tiene de corrupción insidiosa. Para entonces la figura imprecisa de Rodney y su historia devastadora acabarán imponiéndosele con la fuerza de lo necesario, como un emblema de su propia historia, y acaso de la condición humana. Con una escritura de engañosa transparencia y una trama que no da tregua al lector, La velocidad de la luz indaga en nuestra ilimitada capacidad de hacer daño, en la infinita estupidez de la guerra y en la infinita estupidez del éxito, pero sobre todo en el poder definitivo de la literatura para enfrentarse a la realidad y exorcizar sus demonios.

 
Ordenar reseñas:

LUGARES COMUNES
5 con 1 votos

Llevo dos lecturas seguidas un poco chof. En este caso además es una pena porque era el primer libro que leía de Javier Cercas y me ha quitado un poco las ganas de continuar porque entreveo problemas "estructurales" con mis gustos como lector.

Según parece, (así he leído por internet), Javier Cercas suele hacer autobiografía-ficción. Es decir, a partir de vivencias personales, construye historias ficticias pero con ciertos matices reales sin que esté claramente definido donde empieza y termina lo uno y lo otro. Y la verdad es que tampoco importa. Personalmente considero que es un dato colorista, pero que no quita ni pone a la calidad literaria a la novela en sí misma.

En este caso, (ya digo que ignoro la frontera exacta de realidad y ficción), la estancia en EEUU del autor y su propia condición de escritor, le sirve para construir una historia sobre un escritor gemelo que, en ese periplo, conoce a un ex-combatiente en Vietnam que, por motivos obvios, no lo lleva especialmente bien en su vuelta a la "normalidad" y, entremezclado con ello, el éxito y la fama tras el alter ego de "Soldados de Salamina", se encarga de arruinar la vida del susodicho escritor.

Y como veis, desde luego original, original no es. Pero, bueno, lo mismo daría si fuese al menos una historia contada con un buen estilo. Pero no es el caso, (ojo siempre desde el respeto de que yo no sería capaz de escribir ni media página con la décima parte de calidad, que no quiero pecar de listillo). Porque hay demasiados lugares comunes como utilizar el truco de "ya verás lo interesante que se pone esto después" una y otra vez, pero sobre todo venga el empleo de frases resultonas pseudo-intelectuales del tipo paradójico "para contarlo todo hay que no contar nada". Y cansa, o mejor dicho, me cansa a mí mucho. Porque me parece un artificio que enmascara una potencial incapacidad de ser claro y conciso. Quizá no es así, pero realmente me ha parecido un tanto pedante y vacuo. (Por eso decía mi incompatibilidad estructural con el estilo del autor).

Además es que esa retahíla de "flashes intelectuales" casa mal con que, por ejemplo, el escritor protagonista se sorprenda, asquee y horrorice, en el momento que le cuentan sin lugar a dudas que Rodney hizo alguna que otra barrabasada en Vietnam, cuando lleva bastante tiempo sabiendo que algún tipo de sapo interno llevaba masticando durante años y años. Hombre, no hace falta echarle mucha imaginación para entender que el estrés post-traumático no lo causan las picaduras de mosquitos y sanguijuelas, por muy molestas que sean... ¿Tan listo eras tres frases antes, cuando has soltado alguna lindeza intelectualoide, y tan corto de miras ahora?

Además las coincidencias y case final de piezas, (no quiero explayarme para no hacer spoiler), es que son infumables totalmente.

Nada, lo siento pero no me veo capaz de recomendarlo especialmente. Por prudencia le he votado con un 6, pero realmente estoy más cerca del 5.

Escrito por arspr hace un mes, Su votacion: 6