En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

SILENCIO DE BLANCA

Tendencia a subir 5.14
7 votos
Portada de SILENCIO DE BLANCA

Comprar SILENCIO DE BLANCA en Amazon.es

Autor: JOSÉ CARLOS SOMOZA
ISBN/ASIN: 9788472239685
Género: Erótica
Editorial: TUSQUETS
Fecha de edición: 1996

Sinopsis:
Siempre el mismo día de la semana, y siempre a la misma hora, Héctor, un solitario y maduro profesor de piano, se reúne con la misteriosa y joven Blanca, y juntos van inventando y escenificando todas las ceremonias que el deseo les ordena celebrar. Héctor, mientras escribe un ensayo sobre Chopin, se recrea, al son de su Nocturnos, en la vivencia de sus sofisticadas creaciones eróticas, en sus transfiguraciones, criaturas imaginadas que su libido convierte en reales, o seres reales, como Elisa, la aplicada alumna que, poco a poco, va cediendo a las perversas insinuaciones del maestro. No obstante, una trivial consulta a una psiquiatra, Verónica, va a trastornar el solitario y ritualizado mundo de Héctor, tan elaboradamente satisfactorio. Y sobre el desorden de las pasiones que Héctor no puede, ni quiere ya, controlar planeará inexorablemente el enigmático silencio de Blanca?, José Carlos Somoza, con esta obra ganó el XVIII Premio La sonrisa vertical en enero de 1996.

 
Ordenar reseñas:

SILENCIO DE BLANCA
4.5 con 4 votos

Somoza es un genio, se mire por donde se mire. Incluso tocando el género erótico, como es el caso.

Esta vez, nos sumergimos en una espiral de sensaciones, algunas especialmente placenteras, mezclando misterio y erotismo a partes iguales.
Por un lado, tenemos a Héctor, un profesor de piano (o compositor de relaciones) que se reúne un día a la semana –siempre sábado y a la misma hora- con Blanca, más joven que él, bella y silenciosa. Juntos dejan volar la imaginación y escenifican morbosas escenas, de las que somos partícipes con Chopin de fondo... pues el hombre está inmerso en una falsa biografía del autor, en la que cada encuentro se ve transcrito.
Por otro lado, están las visitas a Verónica, una psiquiatra a la que Héctor acude y cuyo fin es alterar el día a día (o la semana a semana) de su cliente.

Tenemos además un par de personajes secundarios a los que el autor nos deja conocer bastante bien: Lázaro, el hermano drogadicto de Héctor que no se deja ver apenas, y Elisa, la alumna adolescente que bucea en el extraño caos que es la mente de nuestro profesor.

Como nos tiene acostumbrados Somoza, es una novela que va a más, con un final tremendo que deja al lector con la boca abierta.
Capítulo a capítulo, nos zambullimos en diferentes Ritos, en conversaciones nada trascendentales, en escenas sexuales que sin ser explícitas y donde juegan con la sutilidad, nos hacen estar en la piel del protagonista y ponernos los pelos de punta… pero sobretodo, nos vemos inmersos en silencios.

El libro me ha encantado, es recomendable incluso para los que no son fans del género erótico, ya que no es una novela del mismo al uso.
Una lectura especial y desconcertante a partes iguales, de las que no deja indiferente, escrita con la maestría a la que Somoza nos tiene acostumbrados.

Ahora sólo queda leer la novela para descubrir el por qué de ese Silencio que la envuelve.

Esta obra ganó el Premio La sonrisa vertical en 1996.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 7

UNA PUTA VERGÜENZA
0 con 0 votos

Perdonad por el título, por los tacos que van a seguir, y por mi desahogo en general, pero es que esto me sale más barato que pegarle un puñetazo a la pared (y duele menos).

Es absolutamente IMPRESENTABLE la MIERDA de edición que los (marca de ordenadores/impresoras aquí como siglas) de los TIMADORES de la editorial leer-e me han endosado. JODER, desde el también inefable "Mil cosas que no te dije..." no había visto nada igual. Y con el agravante de que aquí, el pobre Somoza poco tiene que ver. Todo mierdas de edición de no haber revisado ni media frase tras haber pasado un OCR de garrafón.

Lo de este país es demasiado. De verdad, EN NINGUNO de los libros en inglés que compro encuentro la INGENTE cantidad de erratas que DEMASIADO FRECUENTEMENTE los e-books españoles tienen. JODER, ES QUE ME JUEGO EL CUELLO QUE EN EPUBLIBRE.ORG PODRÉIS ENCONTRAR UN MEJOR EJEMPLAR QUE EN FNAC.ES.
Ni os lo penséis, NI SE OS OCURRA PICAR CON SEMEJANTE DESPROPÓSITO. Y para más inri con DRM para que los potenciales mayores pardillos que yo no puedan corregirse nada, salvo que conozcan al Aprendiz Alf y sus ayudas.

¡Viva la potenciación de la cultura! ¡Viva el dar "argumentos" contra la piratería con el ejemplo! ¡Viva el dar valor añadido para así convencer de las compras legales!

¡¡¡¡¡Aaaargh!!!! Ya me he desahogado y me siento más tranquilo...

Pero ahora en serio, la lectura de un libro es un vínculo entre autor, obra y lector en el que muchos factores influyen para que el viaje llegue a buen puerto. Y esto es especialmente importante en obras "intimistas", porque si el "argumento" es casi inexistente más allá de sutiles descripciones de emociones y/o sensaciones, si te empeñas en destrozar el vínculo desde la raíz, ocasionando dolor de ojos en cada página, pues como que la obra pierde bastante por no decir que lo pierde todo.

Y más si de por sí, te encuentras navegando en ese difícil punto indefinido en que no sabes posicionarte si lo que estás leyendo es una sutileza poética o una pedantería vacía y relamida. Y todo este libro, cortito eso sí, se me ha antojado básicamente en la segunda categoría y es que la "belleza que duele", "la soledad acompañada", "el silencio estruendoso y musical", o similares, pues tienen que ser manejados con muchísima destreza o desmoralizan al más meloso y romanticón.

Y más si eres un bruto como yo que precisamente no suele dejarse llevar por el continente (ejemplo con mi valoración en "Maqroll el Gaviero" y su "bonito" viaje, lastrado en mi gusto porque no lleva a ninguna parte).

Vamos, que entre que sinceramente dudo de la calidad del libro, (pero no me atrevería a afirmarlo), que ni de casualidad es mi tipo de lectura favorita (pero me apetecía intentar un cambio de aires, un experimento) y el despropósito de edición que me han colado, solo puedo decir una cosa: POR FIN LO HE ACABADO (y eso que son tres páginas y media).

Escrito por arspr hace mas de un año, Su votacion: 2