En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR

Tendencia a subir 6.82
11 votos
Portada de SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR

Comprar SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR en Amazon.es

Autor: LUIGI PIRANDELLO
Título original: Sei personaggi in cerca d'autore
ISBN/ASIN: 9788441428126
Género: Teatro
Editorial: EDAF
Fecha de publicación: 1921
Fecha de edición: 2011
Número de páginas: 160

Sinopsis:
Esta obra de Pirandello es un hábil drama, a la vez teórico y empírico, que trata sobre los elementos de la moderna dramaturgia enfocados desde nuevas perspectivas.: el autor, el director de la compañía, la construcción del texto escrito y su concordancia con el texto escénico, la actitud de los autores, la manera de llevar los ensayos, la representación, el tinglado escénico, en fin, lo limites del teatro. La realidad, libertad e individualismo de los personajes, que reivindican su autonomía como trasunto de la agonía vital de los seres humanos, son vistos como un juego teatral pero sin dejar de ser, trágicamente, metafísico.

Etiquetas: Adaptación al cine

Ficha creada por FAUSTO

 
Ordenar reseñas:

BUSCANDO A PIRANDELLO
5 con 4 votos

Parece incuestionable que “Seis personajes…” resultó un antes y un después en la vida del escritor siciliano, y, según los expertos, supuso también una ruptura y una renovación en la concepción del teatro moderno: verificó un rumbo y una guía para autores como Beckett, Ionesco, Pinter…, cada uno por su senda particular. Se puede afirmar (mentira, es pura especulación) que si no lo hubiese escrito la notoriedad del escritor hubiese sido muy inferior.
Personalmente, este drama, que sin resultar impecable, ha sido uno de los más originales (junto con un par de trabajos de Beckett) que me he topado nunca. Y esta singularidad va más allá de la obra: concierne al propio escritor. Pirandello fue un literato que se volcó más en sus narraciones, especialmente los cuentos, que en sus escritos teatrales. Es más, la génesis del drama está en dos relatos que posteriormente los quiso fundir y desarrollar en una novela, pero afortunadamente esta idea acabó “invadiendo” el mundo teatral. La fama y reconocimiento debe agradecerlo al teatro que, a pesar de sus “coqueteos” con el fascismo, significó la concesión del Nobel al final de su vida. Si bien su trayectoria narrativa es notoria, la Academia valoró especialmente su contribución al arte escénico.
El estreno acaecido en Roma, en 1921, no fue un lecho de rosas, estuvo envuelto en furibundas críticas y vituperios (se rumorea que se vio obligado a huir por la violenta reacción del público) y el panorama no cambió radicalmente hasta pasados varios meses en Milán, convirtiéndose los agravios en elogios y aplausos.

Ahora paso a detallar la particularidad del texto, que por otra parte no es fácil de clarificar. Primero, a modo de presentación, Pirandello escribió un prefacio donde explica el proceso de crear y la idiosincrasia de estos personajes salidos de su fantasía, que como define acertadamente: “El misterio de la creación artística es el misterio del nacimiento natural”.
Luego comienza la obra en sí, con una peculiar estructura al carecer de escenas y de actos, sólo hay una interrupción sin bajada de telón. El inicio es el típico “teatro dentro del teatro”, recurso ya utilizado en varias ocasiones (Shakespeare ya lo empleó) en los escenarios, pero que el siciliano lo emplea con un par de vueltas de tuerca. El primero de estos alardes es que Pirandello no sólo escenifica como es el interior de una función teatral y los incidentes que ocurren en un ensayo entre los actores, ayudantes y el director, además tiene la humorada de representar precisamente una comedia pirandelliana, demostrando su autoparodia, ironía e incluyendo el desdén ante las opiniones de la crítica que califica sus obras como: “no hay quien las entienda”. Este “juego de espejos” dura poco, hasta que aparecen los 6 personajes del título interrumpiendo la función convirtiéndose en la esencia del drama, este es el segundo “tour de force”.
Es un hecho realmente insólito que unos seres escapados y abandonados de la creatividad de un autor puedan vagar como almas en pena. Son construcciones de la fantasía que se desarrollan en 2 planos: primero intentando explicar su especial personalidad; y luego imploran para que les insuflen vida representado el papel para el que fueron creados. El segundo cariz es, en mi opinión, el más endeble, hubiera preferido un drama más “real y verosímil”.
Con el encuentro entre estos 2 grupos (personajes y actores) surgen los diálogos en una gran variedad de matices. Se tocan la parodia, la burla, el drama y la tragedia. Partiendo de una situación surrealista y absurda, se plantean reflexiones sobre la existencia vital, y es ahí donde radica la actualidad y lo imperecedero del texto pirandelliano. El dualismo realidad-ficción tiene límites permeables y, a la vez, naturalezas contrarias: conceptos como la crueldad de la ilusión y la vida cotidiana; y en contraposición están la inmortalidad y la inmovilidad de la ficción con el carácter mudable y efímero de las personas. Realmente cautivantes las meditaciones existencialistas y las alegorías que manan de los coloquios, como la sinceridad de las desdichas reveladas.
“Seis personajes…” simboliza un grito de angustia en busca de la personalidad dentro de una máscara.

Prometedor descubrimiento de este libro emblemático (quizá no sea su texto cumbre) que invita a investigar dentro de la literatura del escritor siciliano.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 7