En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

A PUERTA CERRADA; LA PUTA RESPETUOSA ; MANOS SUCIAS

Tendencia a subir 7.75
4 votos
Portada de A PUERTA CERRADA; LA PUTA RESPETUOSA ; MANOS SUCIAS

Comprar A PUERTA CERRADA; LA PUTA RESPETUOSA ; MANOS SUCIAS en Amazon.es

Autor: JEAN-PAUL SARTRE
Título original: Huis clos; La putain respectueuse; Les mains sales
ISBN/ASIN: 9789500306331
Género: Teatro
Editorial: LOSADA
Fecha de edición: 2004
Número de páginas: 238

Sinopsis:
A puerta cerrada (1944) donde el infierno que se nos pinta- una simple habitación de hotel con tres condenados a vivir eternamente- es más empavorecedor que pudieran serlo en la Edad Media las alegorías lammeantes; La puta respetuosa (1946), con un motivo de violencia sexual sobre un fondo de problemas raciales (la sociedad del sur de Estados Unidos, con su moralismo y su racismo, crea la prostituta y el negro, ¿cómo escapar entonces del juicio social y recuperar la propia libertad?); y Las manos sucias (1948), apasionante visión del ambiente de la Resistencia Francesa, figuran entre las piezas drmáticas más representativas de Jean-Paul Sartre.

Ficha creada por Nastenka

 
Ordenar reseñas:

L'ENFER, C'EST LES AUTRES
3 con 1 votos

Vaya por delante que "La puta desagradecida" me ha gustado menos, más convencional, planteando un conflicto moral quizá más típico. Aún así, también vale la pena leer.

No obstante, "A puerta cerrada" me ha parecido una obra de teatro acojonante, con un planteamiento/ubicación original y muy bien desarrollado: sus personajes, sus diálogos, su simbología, los tiempos en que se van desvelando los secretos... Una obra muy interesante, muy intensa, muy lúcida. Me ha molado, vaya.

Perseveraremos con Sartre, porque tiene razón: el infierno son los otros...


=====================

GARCIN.—No, yo no me imaginaba ese heroísmo. Lo elegí. Cada uno es lo que quiere ser.
INÉS.—Demuéstralo. Demuestra que no era... una imaginación. Solamente los actos deciden qué es lo que uno ha querido.

Escrito por salakov hace mas de un año, Su votacion: 9