En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LOS PÍCAROS Y LOS CANALLAS VAN AL CIELO

7
1 votos
Portada de LOS PÍCAROS Y LOS CANALLAS VAN AL CIELO

Comprar LOS PÍCAROS Y LOS CANALLAS VAN AL CIELO en Amazon.es

Autor: ELIZABETH SMART
ISBN/ASIN: 9788492865178
Género: Narrativa
Editorial: PERIFÉRICA
Fecha de edición: 2010
Número de páginas: 160

Sinopsis:
En Grand Central Station me senté y lloré narraba, con un lenguaje lleno de imágenes tan originales como potentes, la pasión de Elizabeth Smart por un hombre casado del que se enamoraría incluso antes de conocerlo personalmente. Con aquel amante tuvo Smart varios hijos, de los que tendría que ocuparse, sola, en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial...

Esa segunda parte de su vida es la que narra en Los pícaros y los canallas van al cielo, publicado más de treinta años después de su anterior novela autobiográfica, pero escrito con el mismo poderoso lenguaje. «No hay gas; no hay calefacción; apenas hay comida.» Así comienza esta historia, el «escenario del drama», en el que otras mujeres de rostros crispados, también sin maridos, abofetean a sus niños en busca de alivio. Largas colas para abastecerse, miseria en las miradas, las ruinas de la guerra… Y en medio de todo ello, ¿ha llegado la hora del arrepentimiento, de la expiación?

Una novela hermosa y perturbadora.

Ficha creada por salakov

 
Ordenar reseñas:

¿PROSA POÉTICA? MÁS BIEN POESÍA PROSÍSTICA
4.4 con 5 votos

Entiendo que los delirios literarios de Elizabet Smart entre la introspección y la poesía, metaliterarios, abigarrados de citas y cultismos, siempre al límite, echen para atrás a más de uno.
No es mi caso. Lo mismo que para algunos sus libros supondrán un sinfín de desvaríos hiperbólicos, a mí me encanta sumergirme en sus pensamientos y en la forma que tiene de narrarlos. Cuestión de gustos.
La prosa poetica de Elizabeth Smart —o más bien su poesía prosística— vuelve a hacer gala aquí de todo su poderío, treinta años después de "En Grand Central Station me senté y lloré". Aunque quizá su primera novela sea mejor, más elevada, más pasional, o sencillamente solo más esperanzada, en esta obra también nos deja un montón de momentos para el recuerdo.
Porque lo mismo que con las poesías de Pizarnik o con algunos pasajes de Carson McCullers, asomarse a la mente de Elizabeth Smart supone un intento de acercamiento a la psique femenina. Lo que me parece un loable intento mío como lector: al menos eso, intentarlo.

Pasaje:

===================================
«Cuando cayó Jericó, llorar estaba permitido, y en Babilonia estaba de moda proferir memorables lamentos por las aguas separadas. Pero aquí debes ir a tu oficina, llena de vida, con una chispa en los ojos, aunque sea sintética. Porque quién se atreve a ponerse en pie y decir: «¡Qué cansados estamos! ¡Oh, Dios, qué cansados estamos!».
Debo vigilar el objetivo, que es: la aniquilación del amor, para que el amor pueda sufrirse; o, más bien, el cese del sentimiento, para que el dolor sea soportable, y el amor, así, pueda renacer bajo nueva forma.»

—Los pícaros y los canallas van al cielo, Elizabeth Smart—

Escrito por salakov hace mas de un año, Su votacion: 7