En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LOS PAZOS DE ULLOA

Tendencia a subir 7.5
16 votos
Portada de LOS PAZOS DE ULLOA

Comprar LOS PAZOS DE ULLOA en Amazon.es

Autor: EMILIA PARDO BAZÁN
ISBN/ASIN: 9788483461983
Género: Literatura contemporánea
Editorial: DEBOLSILLO
Fecha de edición: 2006

Sinopsis:
Los pazos de Ulloa (1886) es una de las obras más conocidas de Pardo Bazán, que dentro de su trayectoria representa la culminación de su peculiar concepción del naturalismo. La novela es un gran fresco rural donde recrea a su gusto el campo gallego violento, sensual, lleno de contrastes sociales y culturales.

 
Ordenar reseñas:

EN ALGÚN LUGAR DE GALICIA
4.4 con 5 votos

Después de reseñar a Galdós, a Clarín y a Pereda, le toca el turno a continuación a Emilia Pardo Bazán. Así, los paisajes urbanos madrileños, que se humedecieron entonces con los aires asturianos o montañeses, se transforman ahora, sin ninguna dificultad en el ondulado y verde paisaje gallego, para hablar de LOS PAZOS DE ULLOA y de la escritura de su autora, plena de vigor, de naturalismo, y de galleguismos.

La condesa de Pardo Bazán, fue mujer de ideas tradicionales, en lo político, y en lo religioso, como parece lógico atendiendo a sus antecedentes familiares de raigambre aristocrática. Ahora bien, la buena familia en que nació, le facilitó estudiar en un colegio francés, y aprender después otros idiomas viajando con sus padres por Europa. Como consecuencia de esas facilidades y de las lógicas influencias foráneas que siguieron; su forma de entender la vida se salió, de los esquemas tradicionales a los que estaba sujeta la mujer en la España de entonces, y vivió ya el resto de su vida con unas actitudes avanzadas para la época, que pudieran suponerse incompatibles con su talante conservador y católico de siempre. Sin embargo, no fue así; sin perder sus valores tradicionales, vivió la vida como quiso; se separó de su marido después de tener tres hijos; se dedicó a múltiples actividades literarias en la Real Academia de la Lengua y en el Ateneo de Madrid; y llegó a obtener una cátedra de la madrileña Universidad de San Bernardo. Además de eso, son conocidos sus amoríos con Benito Pérez Galdós, con quien mantuvo una relación de veinte años, llevada con discreción, y posteriormente desvelada por la correspondencia epistolar que mantuvieron en ese tiempo. La lectura de algunos párrafos de dichas cartas, permite conocer algo sobre la fogosidad de su ardiente carácter. También, es sabido que fue propietaria por herencia, y llegó a vivir, en el Pazo de Meirás; pasando posteriormente dicha propiedad a manos de la familia de Francisco Franco.

Menciono toda esta trayectoria vital suya vibrante y luchadora, por que dice mucho de su forma de escribir y seguro que también, de su forma de ser. El caso es, que la lectura de sus textos denota un carácter indudablemente vigoroso, resuelto y apasionado. Leí UN DESTRIPADOR DE ANTAÑO, uno de sus muchos cuentos y no me gustó demasiado, su texto me pareció áspero y poco amable; después leí su libro de viajes por Francia y Alemania, que tampoco me pareció fluido, en este caso no por su texto, sino por su afición polemista y regeneradora de la España de entonces, que la lleva a perderse en análisis y disquisiciones inagotables, que enfrían un poco el animo del lector de libros de viajes, que lo que quiere es información y un buen ritmo viajero. Y por último, ha caído en mis manos, LOS PAZOS DE ULLOA reconocida como su obra maestra. Y aquí la cosa cambia, y mucho; la energía casi masculina que abunda en su texto encaja como anillo al dedo con el ambiente de este pazo, ubicado en una Galicia profunda e indeterminada.

Es interesante, empezar diciendo como es, o al menos como lo vemos a través de su descripción, el ambiente del caserón en el que va a caer Julián, sacerdote joven y hombre bueno hasta la simpleza, que va allí a poner orden en los papeles de Don Pedro Moscoso, el señor del pazo, por encargo expreso de éste. El cura disfruta (es un decir) de una situación de testigo estratégicamente situado durante toda la novela, contemplando así desde el vórtice del torbellino, todo lo que va ocurriendo. Podría ser el narrador, pero no lo es, por que ese papel se lo reserva la autora para sí. Iba diciendo pues, que el ambiente en el caserón y en su entorno, está contaminado hasta la saturación, con un inaguantable tufo rancio, primitivo, animal podríamos llegar a decir. La autora apoyada en su afición naturalista, carga las tintas en la recreación de un ambiente así de sofocante. Naturalmente, esta peste tan desagradable, lo es en un sentido figurado y consiste en una mezcla de varios elementos combinados entre sí. Están ahí, los privilegios ancestrales de los señores, casi feudales, propietarios de estas tierras. Está, una sensación de superioridad de origen casi divino que estos déspotas ejercen sobre sus vecinos campesinos. Está flotando también en el ambiente, una impresión de descomposición moral de esta sociedad, desde el alcalde hasta el más miserable gañán, como una especie de norma no escrita que supedita las acciones de unos y otros al poder del vecino más fuerte, una especie de código mafioso que prevalece contra toda legalidad. Está asimismo, la bajeza moral propia de las gentes carentes de principios, miserables, criadas en la ignorancia y en la promiscuidad, y que viven bajo el impulso de sus instintos más crueles, y salvajes. Está, por último, la hipocresía propia de esa época en la que el marido, tiene a la esposa por objeto de su propiedad, y el señor, considera igualmente a su sierva.

La trama de la novela, no es, en si misma, de una gran complejidad. Aunque hay muchos personajes secundarios, los más importantes no son tantos y casi todos están en muy atados al lugar que ocupan en el engranaje del caserón, a excepción de los tres protagonistas, que se desplazan incluso a Santiago. Pero los personajes principales están perfectamente definidos y tienen entidad y personalidad de sobra, como no podría ser de otro modo habiendo salido de la recia mano de la condesa. Mucho más que su argumento, que no es excesivamente tortuoso ni complicado; lo que hace disfrutar con esta lectura es su carácter de retrato. Retrato de una época arcaica, todavía al margen de una incipiente modernización; retrato de un espacio físico, que semeja el castillo feudal con sus siervos alrededor; retrato del comportamiento de sus habitantes, que bascula entre el servilismo y la codicia; incluso retrato de un nefasto estilo de hacer política, absolutamente basado en el caciquismo ante las elecciones. Este escenario rural así fotografiado, resulta tan sórdido, y tan degradante, que asombra encontrarlo retratado casi como un infierno, cuando su tranquilidad y su belleza natural, le harían idóneo para situar en él novela romántica, o bucólica. Es la consecuencia de las aficiones naturalistas de la autora, que no duda en pintar con trazos tan gruesos la historia y el marco en que se desenvuelve, para conseguir así los efectos por ella deseados. Y, en mi opinión, su energía característica encuentra su marco natural en estas historias desgarradas, plantadas en un trasfondo atormentado y turbulento. El escenario campestre, está vigorosamente dibujado por la pluma contundente de la condesa; plena de vocabulario variopinto, y de abundantes galleguismos que no molestan y que tienen la virtud de meter al lector en ambiente.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8

LOS PAZOS DE ULLOA
0 con 0 votos

Comenzamos con Don Julián, un sacerdote que va a los Pazos de Ulloa –en plena zona rural gallega- por recomendación de su tío a servir al Marqués.
Su sorpresa es mayúscula cuando llega y no se encuentra el palacete que creía, sino un caserío en ruinas… en todos los sentidos, tanto el edificio como las cuentas… y hasta la capilla.
Es al poco de estar allí cuando se entera de que el Marqués no es más que un pobre pueblerino que compró el título. Y aquí cuadra todo, refiriéndose tanto a la casa como a los modales de todos los que moran en ella, destacando al mayordomo, que es fino y buena pieza.

Se mezcla así una trama de embrollos familiares de todo tipo entre los trabajadores y habitantes de los Pazos, contando incluso con hijos ilegítimos, celos, casamientos con y sin emparejamientos, herencias, amantes secretos –o no- y demás variedades.
Hay donde elegir, vaya.
Por si fuera poco, la autora nos brinda también un toque de temática política (tomando fuerza el tema del caciquismo principalmente) en la que el pueblo de al lado lleva protagonismo, aunque no le resta ni un poquito a lo que pasa en los Pazos.

Gracias a todos los puntos que toca, la autora deja que se le vea el plumero y el lector sea partícipe de sus contradicciones en cuanto a la sociedad en la época, en la que ella vivió, dejándonos ver que era una mujer completamente adelantada a su tiempo.

Una novela de finales del 1800, perteneciente a la corriente del realismo literario, que no nos trae una acción bestial, sino un ritmo pausado.
Si bien no puedo decir que me haya enganchado una barbaridad, ya que el ritmo es pausado y se centra más en el día a día de la gente que vive tanto en los Pazos como en los pueblos y caseríos cercanos (aunque pasan cantidad de cosas), sí tengo que recomendarlo, simplemente por el mérito que tuvo esta señora al escribirlo en la época en que le tocó vivir, con lo difícil que era todo para las mujeres, incluso a la hora de dedicarse a la literatura… y más si aprovechaba para reflejar sus pensamientos.
Ojito con ella.

Tenemos adaptación a TV, en 1985 y dirigida por Gonzalo Suárez.

Escrito por Shorby hace 8 meses, Su votacion: 6