En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

NEOPAGANISMO

9
1 votos
Portada de NEOPAGANISMO

Comprar NEOPAGANISMO en Amazon.es

Autor: HARITA MEENEE
Título original: NEO-PAGANISM, THE REBIRTH OF THE OLD RELIGION
ISBN/ASIN: 9788496720954
Género: Ensayo
Editorial: ELLAGO EDICIONES
Fecha de publicación: 2000
Fecha de edición: 2011
Número de páginas: 344

Sinopsis:
Desde el origen del pensamiento el hombre ha ido desarrollando rituales que le permitan cruzar los límites de la naturaleza. Los cultos primigenios significan el principio de la unión con el todo.. El factor femenino, esencial cuando hablamos de vida, recorre todo este conocimiento pagano. Desde estos presupuestos podemos introducirnos en el nuevo paganismo del que nos habla la estudiosa y pagana Harita Meenee en este libro repleto de experiencias y que nos proporciona las herramientas necesarias para una mayor comprensión sobre las relaciones entre los hombres y la naturaleza, el subconsciente y las múltiples creencias con las que vivimos.

Etiquetas: Neopaganismo, Religión, Paganismo

Ficha creada por EKELEDUDU

 
Ordenar reseñas:

EL NEOPAGANISMO, VISTO CON IMPARCIALIDAD
0 con 0 votos

No es difícil entender por qué motivos tanta gente se vuelca a antiguos cultos politeístas, algunos de ellos abandonados desde hace siglos y ahora resurgidos y adaptados a los tiempos que corren (merecida revancha, si tenemos en cuenta que la cristianización a menudo se impuso a punta de espada y, por lo tanto, fue insincera). Las grandes religiones monoteístas parecen haber comprendido al fin que deben evolucionar si no quieren seguir perdiendo credibilidad y feligresía, pero el cambio tiene lugar a ritmo muy lento, y no es aceptado por ciertos sectores retrógrados. Entre tanto, la grey se cuestiona la misoginia típica, el antropocentrismo y/o la homofobia de dichas religiones, e incluso dogmas de fe como el Infierno (¿cómo un Dios que es todo bondad podría condenar a sus criaturas, a veces por motivos banales, a un castigo eterno?) sin recibir respuestas convincentes de los respectivos predicadores. Es lógico, entonces, que busquen otro lugar donde saciar su hambre espiritual. Algunos se vuelcan a religiones que en realidad nunca desaparecieron del todo; así, Adrián Moyano nos cuenta en CRÓNICAS DE LA RESISTENCIA MAPUCHE que a las ceremonias de dicha etnia asiste cierto número de wincas sinceramente atraídos por la espiritualidad de tales ritos. Otros muestran mayor interés por el paganismo desaparecido y ahora revivido. NEOPAGANISMO viene a informarnos sobre estas opciones religiosas.

Tal como lo presenta la autora, Haritha Meenee (y hasta donde sé, su exposición es fidedigna) lo mejor de estos cultos neopaganos aflora cuando no se contagian de la pasividad estupidizante de la New Age y su tendencia a ignorar el Mal. Toda religión seria exige aceptar que éste existe de un modo u otro, y asumir un cierto grado de compromiso activo al menos contra alguna de sus formas. En la práctica, sólo un escaso porcentaje de fieles acepta ese compromiso en el monoteísmo y en el paganismo ese asunto no parece ir mucho mejor, pero que algunos fieles lo hagan es ya un síntoma positivo. En el caso del neopaganismo, dicho compromiso, acorde con su amor por la Naturaleza, asume en gran medida la forma de una fuerte conciencia ecologista; y así, Meenee cita, por ejemplo, a Starhawk, una reconocida neopagana que al mismo tiempo participa de protestas ambientalistas y fue varias veces arrestada por ello. habrá que admitir que este tipo de activismo requiere de tiempo libre, algo que no todos tienen; de modo que tampoco caigamos en la ligereza de reprochar flojedad a otros neopaganos por no seguir ese ejemplo tan contundente.

Meenee realiza a veces afirmaciones dudosas en su obra, pero con la prudencia de no hacerlas suyas; por ejemplo, cuando habla del parentesco de la palabra wicca con otras voces, contradiciendo en parte lo sostenido por Jeffrey Burton Russell en su HISTORIA DE LA BRUJERÍA: ella menciona el supuesto parentesco, pero no es categórica ni habla por ella misma. Es igualmente prudente a la hora de citar autores. Admite, por ejemplo, que los célebres libros de Castañeda acerca del yaqui Don Juan quizás sean simple fruto de la imaginación del autor. También merece elogios Meenee por citar, en notas a pie de página, una bibliografía de consulta sobre temas específicos para los interesados, aunque lamento decir que buena parte de esa bibliografía está en inglés. Entre lo criticable, opino que por momentos pierde tiempo y espacio que habría podido emplear más provechosamente. Así, en el capítulo dedicado al Ásatrú y al odinismo, no puedo menos que lamentar que no abreviase su análisis del panteón nórdico para explayarse sobre las Nueve Nobles Virtudes, que ni mencionadas aparecen. Esta omisión es francamente imperdonable, habida cuenta de que constituye, creo, lo más honroso del Ásatrú. También habría que recordar que, si bien ni el cristianismo, ni el islamismo, ni el judaísmo pueden jactarse de prédica especialmente ambientalista, los antiguos romanos eran paganos, y ello no les impidió matar miles de pobres bestias en sus circos, dejando amplias zonas desprovistas de animales salvajes y provocando que el león, entre otras fieras, desapareciera del área mediterránea; así que eso del amor de los antiguos paganos por la Naturaleza, en ciertos casos, merece relativizarse.


Sin embargo, se debe reconocer a la autora el innegable mérito de presentar los cultos neopaganos bajo una luz favorable, pero no excesivamente idealizada. Esa mesura es lo justo, pues lamentablemente el neopaganismo padece también sus dolencias que, curiosamente, a menudo son las mismas que aquejan al cristianismo: sexismo, homofobia, racismo... Por supuesto, no podemos condenar todo un culto por una o dos falencias que sean también las nuestras. Si el ya citado Ásatrú carga a menudo con la desgracia de atraer personas con mentalidad nazi, los catolicismos tenemos el mismo problema, aunque muchos -¡y eso sin dejarse influenciar por la New Age!- sigan la política del avestruz y nieguen el problema. ¿Qué decía Jesús acerca de la viga en el propio ojo, cristianos?...

Lamentablemente, un cierto número de fanáticos monoteístas chillarán y patalearán, intentarán asociar el neopaganismo con el Diablo y, ya que estamos, con los sacrificios humanos, dirán que los druidas modernos se irán todos al Infierno y qué sé yo qué otra necedad. En lo personal, el neopaganismo podrá no ser lo mío, pero me parece una opción espiritual interesante y tan válida como cualquier otra. Ojalá los cultos monoteístas, en vez de condenar, procuraran recuperar fieles acelerando su evolución...

Escrito por EKELEDUDU hace mas de un año, Su votacion: 9