En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA LÍNEA DE SOMBRA

Tendencia a subir 7.8
10 votos
Portada de LA LÍNEA DE SOMBRA

Comprar LA LÍNEA DE SOMBRA en Amazon.es

Autor: JOSEPH CONRAD
ISBN/ASIN: 9788420657394
Género: Narrativa
Editorial: SEIX BARRAL
Fecha de publicación: 1917
Fecha de edición: 2004
Número de páginas: 153

Sinopsis:
«Novela de madurez escrita por un Joseph Conrad (1857-1924) plenamente dueño de sus recursos narrativos y conocedor de la naturaleza humana, LA LÍNEA DE SOMBRA es una breve historia que narra de forma inolvidable el tránsito de la juventud a la edad adulta. Los avatares de un inexperto capitán que se hace cargo de un barco por vez primera, teniendo que afrontar las numerosas dificultades y contratiempos que surgen durante la travesía por los mares del Sur, sirven al autor de EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS para trazar esta fábula de lucha y esperanza en la que se entrevera de forma inevitable la nostalgia que lleva aparejada la superación de toda etapa vital.»

 
Ordenar reseñas:

CALMA TOTAL
5 con 6 votos

Mi tercer libro de Joseph Conrad; EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS fue el primero, el segundo fue EL ESPEJO DEL MAR, interesante conjunto de relatos reales sacados de su vida en el mar; y ahora, leo este sacado de una colección juvenil de Anaya, que contiene dos relatos; uno de ellos, JUVENTUD, de unas 40 páginas; es un buen relato clásico de navegación; LA LINEA DE SOMBRA es el otro; de unas 110 páginas; comparte el tema marino pero incidiendo mucho más en la psicología de los personajes; por eso, aún siendo algo menos entretenido, tiene mucha más entidad como novela. La mayoría de los conceptos que están en esta reseña, pueden ser válidos para ambos relatos, pero están escritos pensando en el segundo. Ambos, me han permitido mejorar el criterio que tenía de la escritura de Conrad. No es que su lectura, antes me pareciera difícil y ahora no; en las partes dialogadas, sobre todo, me sigue pareciendo trabajosa, aunque ahora encuentro que ese escollo es superable, mientras que antes me parecía casi imposible. En cambio, son las partes descriptivas las que más me gustan y aquellas en las que disfruto más de su estilo.

Su texto, aprovechando las frases largas, se lee muy bien de corrido; dotándolo de una cierta cadencia, el conjunto se puede asimilar a una melodía de notas recias y tempo bien marcado. El aporte de detalles, tanto del espacio físico en que se sitúa la acción, como de una climatología que suele ser cambiante y turbulenta, introduce íntimamente al lector en la narración como si literalmente se acoplase a ella y la viviese desde su interior. El autor, cumple con la necesidad que tiene de explicar unos hechos determinados, pero en ese cometido no es demasiado meticuloso ni preciso. Se podría por ello decir que su prosa es más perturbadora que concienzuda, más ardorosa que sobria, más delirante que lúcida; sin duda, es especialmente adecuada para realzar los rasgos épicos de la propia navegación, muy por encima de los detalles técnicos relativos a la maniobra o a aspectos geográficos y marineros que son muy escasos.

Luego está, su otra faceta destacada; la de trasladar al lector la manera en que sus personajes sienten o padecen sentimientos y pasiones que en su mayoría suelen ser convulsos y atormentados. No son personajes fáciles; sin duda la galería de hombres que Conrad conoció en sus años de navegación en un medio tan duro, tan propicio a las confidencias, y que obliga a tener un contacto tan intenso con otras personas durante meses, le permitió un buen conocimiento de la psicología humana y una cierta facilidad para bucear en el alma de las personas. De ese conjunto formado por las relaciones entre distintos personajes, lo que más me cuesta digerir son los diálogos. En ellos, los personajes dudan, imprecan, acosan, desconfían, tienden con sus semejantes una relación tensa, entrecortada y poco fluida que a menudo cuesta comprender; son el mejor ejemplo quizá del esfuerzo que exige el cumplimiento de su lectura.

JUVENTUD, es muy corto, y a la cuarta página el lector ha comprendido bien que es lo que se va a dilucidar en la novela. Por el contrario, cuando en LA LINEA DE SOMBRA se llevan veinte páginas leídas, el lector aún reniega sin explicarse el por qué, de tanta página confusa y de tanto diálogo entrecortado, sólo para informar al lector y al protagonista de que el empleo de capitán vacante, es suyo. Una posible consecuencia de esta aridez inicial, es que el que empiece el libro sin saber cómo escribe Conrad, cuando lleve treinta o cuarenta páginas, se harte y se busque otra cosa más sencilla. A partir de ese límite, es verdad que la novela coge ritmo y entra en materia. No puedo asegurar, que los asuntos que trata gusten a todos, siendo su filón principal los relatos de aventuras; así, al que no le gusten los temas de, por ejemplo, Julio Verne probablemente tampoco le gustarán los suyos. Lo cual, no es cierto del todo, por que aunque los temas sean los mismos, los enfoques son diametralmente opuestos. Verne siempre hace hincapié en la peripecia aventurera en sí misma, mientras que Conrad lo hace en los sentimientos, normalmente confusos, que arrostran sus personajes. El ejemplo cinematográfico es bien claro: LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DIAS, muestra las interminables incidencias de un viajero que a pesar de sus múltiples problemas se mantiene todo el tiempo imperturbable; mientras que sin embargo, APOCALISIS NOW, muestra a unos soldados cargados con un tremendo lastre emocional, que se introducen en una selva que es el mismísimo infierno, en el que lo pasan fatal; es la diferencia entre una aventura amable y otra desquiciada; los mismos temas (aventuras), pero con enfoques contrarios, y una escritura que en Verne es simple, y en Conrad enmarañada.

Lo cierto es que la facultad para expresar estados de ánimo, el denso contenido de sus frases, y una prosa cargada de riquísimas descripciones del entorno, convierten su lectura en un torbellino; el lector es succionado y el torbellino le arrastra hasta el final intensamente enfrascado en su lectura. El contenido de su novela podría resumirse así: un lenguaje complejo y fuerte; una incómoda introducción al conocimiento de los personajes (imposible leer en la ajetreada consulta del dentista); y el mayor interés, centrado en la introspección en el estado anímico de los personajes; admitiendo como buenas esas expectativas, las novelas de Conrad gustarán. Por eso no entiendo qué novelas tan exigentes, hayan sido tradicionalmente incluidas en las colecciones de literatura juvenil de toda la vida junto a las de Verne y Salgari. Entre lectores jóvenes e inexpertos habrá algunos, no lo dudo, que las asimilarán; pero muchos otros, la mayoría sin duda, no. Y es triste, que gente recién iniciada en el mundo de los libros, decida con toda probabilidad no volver a leerlas en su vida. Estas novelas, se deben afrontar con plena conciencia de sus auténticas características. Siendo así, podría dejar de ser, de entre los grandes novelistas, el menos conocido del público español.


P.D. Sólo EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS, tiene, de entre las obras de Conrad con ficha en SdL, un número alto de votos, y eso se debe, sin duda, al tirón de la novela por su identificación con APOCALIPSIS NOW. ¿Cuál es la razón, de que los que la leyeron, no tuvieran la curiosidad de seguir leyendo otros títulos suyos, sobre todo después de haberla dado votaciones bastante altas? La respuesta, creo yo, es: la dificultad real que el lector encontró en la novela, y que le ha desanimado a intentarlo con otras, a pesar de ser un paso que seguramente le conduciría a una lectura más sencilla. No conozco toda su obra, pero sospecho que EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS es precisamente su novela más complicada.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8