En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA LLAMADA DE LO SALVAJE

Tendencia a subir 7.32
34 votos
Portada de LA LLAMADA DE LO SALVAJE

Comprar LA LLAMADA DE LO SALVAJE en Amazon.es

Autor: JACK LONDON
Título original: The Call of the Wild
ISBN/ASIN: 9788426138804
Género: Aventuras
Editorial: JUVENTUD
Fecha de publicación: 1903
Fecha de edición: 2012

Sinopsis:
Tanto La llamada de lo salvaje como Finis, el cuento que completa este volumen, tienen en común el espacio en que se desarrolla la acción: la zona ártica próxima al río Yukón, donde se encontraron los yacimientos que dieron lugar a la fiebre del oro. Buck, el perro vigoroso que ha caído en manos de los buscadores de oro, demuestra con la devoción hacia su amo que los perros pueden ser más humanos que el hombre. Muerto su amo, seguirá la llamada del instinto, de la naturaleza ancestral y salvaje, para unirse a su hermano el lobo.

 
Ordenar reseñas:

LA LLAMADA DE LO SALVAJE
4.6 con 5 votos

Me dirigía hacia aquí con la esperanza de que ya existiese alguna reseña en la que poder colar un comentario breve sobre el libro, para así no tener que verme obligado a escribir una, pues lo que voy a parir a continuación dista mucho de serlo, pero al final va a ser que no. Intentaré salvar la solemnidad de tal etiqueta e imaginarme que ésta se llama de modo diferente (sí, esto es traer de forma especialmente malintencionada una discusión que hace un tiempo tuvimos en el apartado "Notas" -lo digo con cachondeo, claro-).

Lo dicho, realmente sólo quiero apuntar algo relacionado con la ideología contrapuesta que parece desprender el libro según se encamina hacia esa consumación de lo salvaje:

Buck (el perro protagonista) pasa de tener una vida acomodada, en un soleado rancho de California, a ser secuestrado y tener que vérselas para poder sobrevivir en la realidad de su nuevo día a día. Al principio, Buck casi parece abrazar una izquierda humilde y luchadora (la de los desfavorecidos) cuando comprende, por ejemplo, cómo los condicionantes de la vida de cada cual pueden hacer que uno tenga que renegar de sus principios y tragarse el orgullo si lo que quiere es comer, sobrevivir (incluso parece justificar a su captor parcialmente cuando se sacan a relucir las complicaciones de éste para poder alimentar a su numerosa familia). Esto lo interpreto, o quiero interpretarlo, como una denuncia ante lo injusta y difícil que puede ser la vida para los que no tienen nada. O muy poco. Él entiende rápidamente que es mucho más fácil ser fiel a unos valores cuando estás en disposición de serlo (como cuando vivía en el rancho) que cuando te estás jugando el vivir un día más.

Sin embargo, lo que bien podría interpretarse como empatía para con el hombre maltratado por sus circunstancias, al tiempo que se alenta a no desfallecer y a luchar, se va convirtiendo en una curiosa exaltación fascista (aunque igual es mucho decir, no sé). Y es que a medida que la historia avanza y el cánido se va haciendo más fuerte para sobreponerse a las dificultades que lo asaltan en su rutina, también se va transformando en un bicho impasible con los suyos y absolutamente individualista. Y lo es cada vez más cuando ya no tendría necesidad de serlo por haber alcanzado un status que bien le permitiría ser más justo y bondadoso. Algunos de sus actos están lejos de poder ser justificados en nombre de la estricta supervivencia, más bien terminan por convertirse en demostraciones de superior físico e inteligencia con el fin de imponer. Él es el más poderoso entre los poderosos. Él manda y los demás acatan: o conmigo o contra mí.

Por supuesto entiendo que estamos hablando de la naturaleza salvaje de un perro y que todo lo anterior pertenece a un contexto animal en el que la violencia es un imperativo. No obstante, por la manera en que se expone la personalidad de todo bicho viviente allí presente, y porque siempre pueden existir múltiples lecturas hasta de los textos más ingénuos (desde luego este tampoco parece pretender serlo), yo sigo creyendo que finalmente subyace una peligrosa ideología que casi sentencia a favor de una raza superior en la que los débiles no tienen cabida. En parte parece concluirse que: si hubiesen sido fuertes habrían sobrevivido, si perecieron es porque no fueron lo suficientemente aptos.

De todos modos el libro me ha gustado mucho, se lee en una patada, la narración es sencilla y en seguida uno se siente rodeado de frío y aventura (que una cosa no tiene que ver con la otra).

Escrito por Atticus hace mas de un año, Su votacion: 7