En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

HORAS VENECIANAS


Portada de HORAS VENECIANAS

Comprar HORAS VENECIANAS en Amazon.es

Autor: HENRY JAMES
Título original: Italian Hours
ISBN/ASIN: 9788496775312
Género: Narrativa
Editorial: ABADA
Fecha de publicación: 1909
Fecha de edición: 2008
Número de páginas: 184

Sinopsis:
Horas venecianas ofrece la primera traducción española de los cinco ensayos que dedicó Henry James a la ciudad de los canales. Con un estilo de períodos que se niegan a concluir, James dejó constancia de sus impresiones venecianas recogidas a lo largo del último cuarto de siglo XIX. Demostrando una aguda capacidad de observación, el escritor refleja el atractivo intemporal del lugar, desde los grandes monumentos como el Palacio Ducal a los pequeños detalles de las escondidas placetas y jardines venecianos, de los hombres y mujeres de Burano, de las piedras de Torcello, o de los paseos por Lido, todos ellos envueltos en la mágica luz que refleja la laguna. De las Primeras Impresiones a la Casa Alvisi, James se identifica con el viajero que no intenta alcanzar el destino con toda rapidez sino que disfruta de los lugares y las gentes y como resultado va cambiando personalmente. Los textos entremezclan las experiencias estéticas con las vitales y así su admiración por Tintoretto, su asombro ante Veronés o su exasperación con Canaletto se enlazan con las amistades, los paseos y la vida diaria, o funden ambas en sus recuerdos del Palazzo Barbaro en lo que resulta una larga conversación con el lector. El escritor, justificándose sólo por su amor al tema, renuncia expresamente a acompañar al viajero en su iniciación pero le proporciona su personal cartografía de la felicidad: pasar las mañanas en la Basílica, las tardes en cualquier parte, ya sea en una iglesia o una plaza, en un canal o en la laguna, y las noches de charla bajo las estrellas en Florián, sintiendo la brisa marina latir lánguida entre las dos enormes columnas de la Piazzetta...