En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL FANTASMA DE CANTERVILLE

Tendencia a subir 7.31
90 votos
Portada de EL FANTASMA DE CANTERVILLE

Comprar EL FANTASMA DE CANTERVILLE en Amazon.es

Autor: OSCAR WILDE
Título original: The Canterville Ghost
ISBN/ASIN: 9788496601161
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: FUNAMBULISTA
Fecha de publicación: 1887
Fecha de edición: 2006
Número de páginas: 128

Sinopsis:
Inteligentísima mezcla de sátira social y elaborada farsa, El fantasma de Canterville (originalmente publicada en 1887) es una de las piezas más deliciosas y elegantes del gran Oscar Wilde. Una sofisticada familia norteamericana, los Otis, compra el añejo castillo inglés de los Canterville. El anciano dueño les habla entonces de que en la mansión habita desde tiempos inmemoriales el colérico fantasma de Lord Simón Canterville, que mató a su esposa y cuyo cuerpo desapareció después misteriosamente. Lejos de amedrentarse, los inquilinos compran el castillo con fantasma incluido, y acaban sometiendo al pobre espectro anacrónico, que acaba siendo juguete y víctima de los dos niños terribles de la familia. Tal vez sea El fantasma de Canterville la novela más conocida y celebrada de Wilde, que ha pasado por méritos propios a la lista de obras inolvidables y fundamentales de la literatura universal.

 
Ordenar reseñas:

EL FANTASMA DE CANTERVILLE
4 con 2 votos

Siempre me ha encantado la literatura inglesa clásica, así que cómo no iba a encandilarme Oscar Wilde.

En esta ocasión, en una de esas colecciones majas que sacan los de El País de vez en cuando, venía un libro que leí de pequeña, después de flipar con la peli (tendría 12 años cuando la vi). Recuerdo perfectamente algunas escenas, una versión coloreada, del 44, la echaron una tarde en Telemadrid.

Wilde nos dejó un clásico de terror, con toques humorísticos súper acertados y un personaje simplemente genial: Sir Simon Canterville, el fantasma.
Estamos en la campiña inglesa, en el castillo de los Canterville, donde se acaba de trasladar una familia de estadounidenses. Antes de hacer la compra, se les advierte de la presencia del espectro, pues lleva la friolera de 300 años vagando por la propiedad asustando a todo el mundo, impidiendo que puedan llevar una vida normal.
A la familia le parece divertido el hecho de que tengan “paquete” con la compra de la mansión, así que igualmente deciden comprarla encantados.

Cuando el fantasma comienza sus apariciones, no obtiene el resultado que pensaba y esperaba… y es que es una familia tan moderna que no se inmuta en absoluto ante la presencia del muerto.
Sir Simon se siente frustrado, está harto de hacer auténticas cabronadas a todos los que han osado pasar la noche en su mansión, así que no entiende por qué estos no se inmutan ante sus ocurrencias.

Tenemos escenas bastante divertidas, con el fantasma como protagonista, por el cual casi sentimos hasta lástima.
Me encanta.

Mi edición venía con otros relatos del autor, cuentos también conocidos por todo el mundo (al menos deberían):
-El crimen de Lord Arthur Saville
-El retrato de Mr. W. H.
-El ruiseñor y la rosa
-El príncipe feliz

Una lectura muy recomendable, un clásico.

... Clásico que tiene su adaptación, cómo no.
-1944, dirigida por Jules Dassin y protagonizada por Charles Laughton. (me encanta)
-1987, dirigida por Paul Bogart y protagonizada por John Gielgud.
-1996, dirigida por Sydney Macartney y protagonizada por Patrick Stewart. (mala con ganas)
-2001, de animación.
-2006, dirigida por Isabel Kleefeld y protagonizada por Martin Kurz.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 8

CÓMO CONOCÍ A OSCAR WILDE
3.2 con 5 votos

“El fantasma de Canterville” fue la primera obra de Oscar Wilde que yo leí, si exceptuamos el maravilloso prólogo de “El retrato de Dorian Gray” que debí de leer por lo menos treinta veces antes de atreverme con el libro. Ya había tenido algunas noticias de Oscar, por ejemplo cuando fui a ver aquella aberración de película que titularon -muy torpemente- del mismo modo que su única novela, o cuando apareció en forma de fantasma en cierto capítulo de The Simpsons. Ni yo mismo sé por qué elegí “El fantasma de Canterville” entre los muchos títulos que había en el estante de la librería. Quizás me llamó la atención la ilustración de la portada, “La ejecución de Lady Jane” de Paul Delaroche. El caso es que acabé por elegir ese, y no me arrepiento lo más mínimo. Desde el primer momento me pareció la sátira más ingeniosa que había leído. Con frases como “La única diferencia entre ingleses y americanos es el idioma” Wilde desata todo su potencial satírico, confrontando dos épocas y dos formas de entender la vida muy distintas, utilizando como símbolos al propio fantasma y a la familia Otis. Mientras que el fantasma, un barón inglés del siglo XVI que había asesinado a su esposa, representa la espiritualidad, la muerte y la oscuridad propias de otra edad, los Otis son el progreso, el materialismo y la practicidad americanas de finales de siglo XIX. Oscar lo ilustra a la maravilla a través de las múltiples situaciones que se desarrollan a lo largo del cuento, como por ejemplo cuando los Otis tratan de engrasar las cadenas del fantasma, porque este camina por toda la casa arrastrando su chirrido, o cuando tratan de quitar la mancha de sangre del comedor con un quitamanchas especial, obligando al pobre fantasma a volver a pintarla cada día. Porque los Otis no solo no le tienen miedo, sino que además se burlan del fantasma, y no aprecian en absoluto los tremendos esfuerzos que este hace por asustarlos. La única excepción es la joven hija de Otis, que se apiada de él, y finalmente, en un final muy a lo “Una casa de Granadas”, lo ayuda a reconciliarse con la muerte y a encontrar en esta el descanso eterno.
Un precioso y graciosísimo cuento de Oscar, gracias al cual me enamoré de él para siempre. Luego vendrían títulos como “El retrato de Dorian Gray”, “La importancia de llamarse Ernesto” o “El abanico de Lady Windermere”, y todos me parecieron absolutamente legen… darios.

Escrito por _926_ hace mas de un año, Su votacion: No ha votado

LA HISTORIA DE UN POBRE FANTASMA
2 con 2 votos

Posiblemente el fantasma menos temido y quizá uno de los únicos que no acaban o vuelve loco a todos los personajes de todas las obras de terror que he leído (bueno si estas se puede considerar dentro de ese género) leer esta novela es la mejor forma para acabar con el miedo infantil a los fantasmas, es una obra que si no conoces nada sobre ella anteriormente, sorprende. Aunque realmente si el fantasma te lo imaginas es escalofriante, también no hemos de olvidarnos de las maravillosas escenas terroríficas y el ambiente general de la obra un castillo de la Edad Media en plena noche.
Lo peor de esta novela es su extensión que cuando la terminas se te hace corta y deseas que las escenas en las que sale el fantasma se alargaran y se repitieran con nuevas ideas. Por todo lo demás excelente.

Escrito por Tole hace mas de un año, Su votacion: 7