En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

ESTUDIO EN ESCARLATA

Tendencia a subir 7.17
65 votos
Portada de ESTUDIO EN ESCARLATA

Comprar ESTUDIO EN ESCARLATA en Amazon.es

Autor: SIR ARTHUR CONAN DOYLE
Título original: A Study in Scarlet
ISBN/ASIN: 9788497401682
Género: Novela negra, intriga
Editorial: CASTALIA
Fecha de publicación: 1887
Fecha de edición: 2010

Sinopsis:
Un cadáver hallado en extrañas circunstancias en una casa deshabitada provoca que los agentes de policía de Scotland Yard se pierdan en divagaciones equivocadas. Y, por si fuera poco, un nuevo asesinato parece complicar aún más la historia. Para resolver el misterio, habría que remontarse en el tiempo a otros asesinatos ocurridos hace 30 años en la ciudad mormona de Salt Lake City... Sólo Sherlock Holmes, gracias a sus implacables poderes deductivos y forenses, será capaz de solventar el crimen.

Etiquetas: Sherlock Holmes

 
Ordenar reseñas:

EL ORIGEN DE UN GENIO
4.33 con 6 votos

El detective por antonomasia, el más famoso, inteligente y complejo detective de ficción nació en esta novela. Apareció en una modesta revista, sin gran éxito. Fue un intento descorazonador que no le aportó popularidad ni dinero al escritor. Pero fue el inicio de una leyenda literaria. Incluso después de su muerte en “El problema final”, Conan Doyle se vio obligado a “resucitarle” 6 años más tarde ante la presión popular de sus incontables seguidores.
Si bien el origen está en la imaginación del autor, tiene un modelo real: el doctor Joseph Bell. Su método científico de afrontar los problemas es la estructura de la condición de Sherlock.

Ha sido todo un goce esta relectura, aunque sigo opinando como la primera vez: esta es la novela larga más floja de la obra completa de Sherlock.
En cuanto a “Estudio en escarlata” (relato bueno que no llega a la calidad de las aventuras siguientes), tiene la importancia y el interés de descubrirnos y dar unas pinceladas del carácter de Sherlock. Los 2 primeros capítulos que sirven como introducción de estos protagonistas, son para mí lo mejor del argumento.
Es llamativo el encuentro que tiene con Watson, en un laboratorio y como si fuese un Arquímedes moderno gritando eureka: “¡Ya di con ello!”

Watson (figura deformada en el cine como bufón) a modo de cicerone nos va pormenorizando las características de su nuevo compañero. Primero el mismo nos detalla sus vicios y manías, más tarde el doctor hace una lista (de lo más curiosa) con todos los estudios de Sherlock, excéntricos y aparentemente sin orden o sistema. No obstante "chirria" mucho sus lagunas culturales, debido a su "creencia" de la limitada elasticidad del cerebro.
Lo más significativo es su inteligencia, su dedicación y esfuerzo para utilizarla en contra de las injusticias. Un “Quijote” para deshacer los entuertos del crimen, donde la lanza y el valor es su sabiduría y erudición. Sus conocimientos son amplios y profundos en diversas disciplinas para ser eficaz en su trabajo, o mejor dicho, su pasión. Otra de sus características es el punto de soberbia, orgullo y algo de arrogancia que tienen sus acciones y frases. Una pecata minuta de su superioridad y clarividencia, que le da cierta humanidad.

Para completar esta presentación de cualidades, hay un desvinculación con otros personajes de ficción: Dupont y Lecoq . Los considera inferiores en méritos y destreza con su sistema analítico. Valoración que coincido, en un parte al menos, pues desconozco al protagonista de las novelas de Gaboriau.
Un artículo titulado "El libro de la vida", escrito por Sherlock, explica este sistema de observación, análisis y deducción, especializado en el “lenguaje” de indicios y rastros, pudiendo interpretar este idioma y descubriendo lo que cuentan del pasado. También hay que reseñar que se le puede considerar un pionero en el terreno de los análisis forenses.

A partir del 3º capítulo el autor nos expone el caso, el misterio a componer, como si fuera un rompecabezas, o mejor dicho, como el título primigenio de esta novela: una madeja enmarañada. Tiene como interés la puesta en práctica de los métodos sherlockianos, pero como argumento en sí, no tiene nada destacable, aunque como lectura es entretenida. Vuelvo a reiterar la superioridad de las historias posteriores. Aquí el lector no tiene mucha posibilidad de intervenir en el enigma. Aparecen como personajes Lestrade, en rivalidad con Gregson, y los pequeños vagabundos que investigan para el detective.

Como peculiaridad, tiene una 2ª parte titulada irónicamente \"El país de los Santos\". Es un relato distinto, tanto en estilo como la trama anterior. En mi primera lectura lo consideré como \"relleno\" innecesario, y lo es en cierto modo, pero tiene sus elementos estimables. Es una narración de aventuras a la manera del lejano oeste, con dosis de amor imposible, relato histórico y fanatismo religioso. Estas dos últimas características son las que más he valorado, nos da a conocer la creencia religiosa, exacerbada e intransigente de Los elegidos del Ángel Merona, es decir los mormones. Un relato de persecución del fervor religioso (como la Inquisición) y como consecuencia una justicia vengativa. Y por cierto, el protagonista de esta parte, también cae en fanatismo (y la estupidez) al confiar su justicia en el azar, y que Dios no permitirá que el castigo quede impune.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 6

SOSO
4 con 5 votos

“Estudio en escarlata” es la primera aparición del archiconocido detective Sherlock Holmes. Mamando directamente, para algunos incluso descaradamente, del personaje de Poe -Dupin-, Doyle nos presenta a su por él odiado personaje y nos relata su primer caso: “El estudio en escarlata”.
Para ello emplea la voz del segundón Watson, que como el narrador de Poe no tiene otra función (el pobre) que representar al lector ideal, sorprenderse por el ingenio del detective y hacer las preguntas que cualquier lector debería hacer de estar presente y de paso por contraposición con su torpeza engrandecer el genio de su compañero.

Al igual que en los casos de Dupin, en está novela, de las primeras en el género policíaco, lo importante no es tanto la resolución del crimen como el método al que se llega a dicha solución: el método analítico. De forma que el protagonista no resulta ser más que un personaje pedante con una capacidad desmesurada para dicho análisis. Cualquier otra complejidad en su personalidad, como en la del resto de personajes, es nula, sin olvidar que los policías son los típicos inútiles con un gran prestigio pero que acaparan el mérito. Es curioso como en esta entrega de existir algún personaje con algo de fondo es el asesino, de ahí que en mi opinión la segunda parte sea sin duda la mejor.

La estructura del libro es poco más compleja que sus personajes y poco más distinta a la de Poe. Primero, y debido a ser la primera aparición de los personajes, Doyle nos los presenta en unas pocas páginas que sin ser malas poco tienen de verdadero interés. Después comienza el caso: el detective recoge los datos haciendo unas cuantas intervenciones que deberían dejar al lector con la boca tan abierta como a Watson -esto por supuesto dependerá del lector, por mi parte si yo fuera Watson respondería de forma totalmente distinta a este detective impertinente-. En esta parte al contrario que en otras obras policíacas posteriores como las de Agatha Cristie no dan claves para que el lector trate de resolver el misterio ni juega con estas posibilidades, se limita a describir los actos del detective y a algún comentario sagaz para luego basar en ellos el análisis. Como ya he dicho lo importante no es la resolución del misterio, sino vender el método analítico tan positivista que predominó durante finales del XIX, principalmente en la Inglaterra victoriana. Esta segunda parte termina con la solución del misterio y la captura del criminal pero sin decirte como ha podido ocurrir. “Qué sorpresa” “Cómo es posible” “Qué listo es Holmes/Dupin” “Cómo lo habrá hecho”, estas son las reacciones que se supone que el lector debe experimentar entonces, y por si acaso no le ocurre para eso tenemos la sorpresa enlatada de Watson.
Después y es aquí donde Doyle innova más, comienza lo que según el libro es la 2º parte, pero que tras la presentación y el caso para mi seria la 3ª y es en este punto donde nos llevamos una grata sorpresa y es que el autor comienza a contar una historia totalmente distinta, que transcurre en otro continente y al menos 30 años atrás. Está historia confluirá con el caso del detective en un ¿gran? final. La historia es interesante -aunque no se yo hasta que punto la imagen de los mormones no está completamente tergiversada- pero aún así dista mucho de ser una obra maestra o la causa (para mi aún desconocida) de la fama del libro. En la última parte, te cuentan los hechos reales del caso y el método analítico, que debe parecerle grandioso e ingeniosísimo al lector, por el cual se ha llegado a la solución para culminar con un discurso sin la gracia de Poe en el que se ensalza el valor del análisis y dicho método.

Lo que si hay que admirar es lo bien enlazado que está todo, empezando con los actos, al principio misteriosos, del detective para obtener las piezas del puzzle, pasando por el suceso real muchas páginas más adelante desde el punto de vista del criminal y culminando con el análisis que ha seguido el detective, relatado en las últimas páginas. Sin embargo en mi opinión esto es insuficiente por bien hecho que esté y si encima los personajes carecen de tanto interés peor aún.
Sin embargo, esto es algo que deberá juzgar cada lector. “Para gustos los colores” :P Para mi lo único que puede aportar es simple entretenimiento y ni siquiera de demasiada calidad, para ello prefiero ser yo quien intente resolver el misterio y no ser objeto de las pedanterías analíticas de un detective insulso.
En cuanto a la habilidad descriptiva de Doyle que tan por encima de otros autores se ha puesto, no me parece nada destacable aún sin ser mala, pero desde luego no está a la altura de verdaderos genios de la literatura y Doyle por mucho que pueda gustar no lo es.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 5

ASÍ EMPEZÓ TODO
4 con 2 votos

Lo que vamos a leer son extractos de las memorias de John H. Watson, doctor en medicina que ejerció su oficio en el ejército, más concretamente con el Quinto de Fusileros de Northumberland, al que se incorporó en Afganistán, territorio con el que por entonces el poderoso Reino Unido se encontraba en guerra. Durante la misma, una bala explosiva estalló cerca de Watson, destrozándole el hueso y rozándole la arteria subclavia. Todavía no se había restablecido de esa herida, que acto seguido contrajo tifus, enfermedad que llegó a ponerlo, incluso, al borde de la muerte, y lo dejó tan débil que se le recomendó embarcarse de regreso a Inglaterra. Una vez allí, y careciendo lo mismo de parientes que de amigos, el desafortunado doctor se aloja en un hotel, pero éste resulta ser tan caro que le deja el bolsillo adolorido y lo fuerza a buscar "habitaciones cómodas a un precio razonable"; y por esas cosas que tiene la vida, hay en Londres alguien con la misma pretensión, un cierto señor Sherlock Holmes. Hasta ese momento nada saben uno del otro, pero un conocido en común los contacta para que puedan estudiar juntos la posibilidad de arrendar habitaciones a medias. Llegados a un acuerdo, eligen las habitaciones en cuestión y allí se mudan.

Ahora bien, el convaleciente Watson se aburre y, no contando con mejor pasatiempo, se dedica a observar a Holmes. Sabe que éste es un bicho bien raro: al ser presentados, lo primero que había dicho a Watson, para estupor de éste, fue: Veo que ha estado usted en Afganistán. En las habitaciones que comparten juntos, Holmes utiliza a veces cierto cuarto a modo de estudio donde recibir a sus clientes; pero cuál es su profesión, Watson lo ignora totalmente, no quiere preguntárselo por discreción y fracasa en su intento por deducirla él mismo. Sabe que su compañero desecha todo conocimiento que no le sirva para esa desconocida ocupación, al punto de ignorar que la Tierra gira en torno al sol; pero por otra parte su saber es tan variopinto y excéntrico, que resulta de verdad difícil deducir su modo de ganarse la vida.

Será por fin el propio Holmes quien se la devele. Y atención: nada de detective privado ni cosa por el estilo. Un tanto envanecido, el hombre afirma tener una profesión especial y ser el único que se dedica a ella en todo el mundo. A saber: investigador-consultor. Y acto seguido la fanfarronería del buen Holmes parece continuar, cuando Watson observa un mensajero en la calle buscando un domicilio y pregunta en voz alta qué querrá aquel sujeto. "¿Se refiere usted a ese sargento retirado de la Marina?", pregunta Holmes, fastidiando considerablemente a Watson, quien cree que no tendrá forma de corroborar esa suposición que más bien suena a alarde... Hasta que el mensajero en cuestión va a dar al número 221 B de Baker Street, donde se alojan nuestros héroes y, dejando aturdido a Watson, confirma que antes fue sargento en la Marina. El mensaje que trae el individuo es de un tal inspector Lestrade, de Scotland Yard, quien le solicita ayuda para un caso muy raro. Y Holmes irá a ayudarlo acompañado, a petición suya, por Watson.

Estamos, como se habrá notado, ante el libro que inició las aventuras de Sherlock Holmes y su adlátere, el doctor Watson. Que no nos explayemos sobre el caso en cuestión no tiene importancia, porque, en realidad, como obra de detectives no es lo mejor de Conan Doyle, entre otras cosas porque no concede pistas a sus lectores, siempre ávidos de comparar su ingenio con el del famoso detective (¿o investigador-consultor?) de Baker Street. En realidad, y desde mi punto de vista, lo más destacable del libro es la indignación y de Watson ante cada una de las acertadas deducciones de Holmes, que lo desconciertan y apabullan y, más tarde, la torpeza y la obvia rivalidad entre los inspectores Lestrade y Gregson. Además, claro, del hecho de consituir el puntapié inicial de una de las más famosas series, no ya detectivescas, sino directamente literarias. Qué fama tendrá el personaje de Sherlock Holmes que, con doscientas once películas, encabezaba una lista, elaborada a fines del siglo XX, de los personajes reales o de ficción que habían aparecido en más filmes. Si todo esto es suficiente para el lector, no tema acercarse a este libro; ahora, si quiere leer una gran novela de detectives, acérquese mejor a EL SIGNO DE LOS CUATRO o EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE.

Escrito por EKELEDUDU hace mas de un año, Su votacion: 7

VALE LA PENA
4 con 2 votos

Es un libro bastante corto, que se divide en dos partes: la primera nos entrega todos los hechos que permiten a Sherlock Holmes y su recién conocido compañero Watson, juntar las piezas para resolver el misterio principal de esta novela. La segunda parte es el relato de los motivos que el asesino tuvo para perpetrar los homicidios por los cuales fue acertadamente capturado por el detective más famoso de la literatura.

La novela es entretenida y se siguen fácilmente los métodos y deducciones del protagonista, pero no le encontré nada especial. Puede deberse a que es la génesis de los personajes y aún no se desarrolla el encanto que se alcanzó en obras posteriores, en las cuales también decanta la arrogancia que Holmes demuestra en este libro cada vez que es adulado por su nuevo amigo (y que la verdad molesta un poco). Incluso, encontré de mucha más belleza narrativa la segunda parte, aquella donde se cuenta la historia que originó los crímenes. De todas maneras es un libro recomendable, que vale la pena leer como antesala a todo lo que continuará.

Escrito por bimm hace mas de un año, Su votacion: 6

EXCELENTE CRIMEN
3.5 con 2 votos

La novela comienza con las desventuras del doctor Watson en el ejército como médico a cargo de un regimiento, pero no pasa mucho tiempo antes de que se le dé un permiso de nueve meses para recuperarse de una enfermedad. El permiso lo vive en Londres y antes de que se de cuenta sus finanzas se ven amenazadas por lo que debe buscar un lugar más adecuado para ellas, durante su paseo se reencuentra con un viejo colega y éste le presenta a Sherlock Holmes, un excéntrico hombre de intereses varios que busca un compañero de vivienda.

El inicio es algo lento pero en el momento en que se produce el asesinato la adrenalina fluye. Primeramente el autor se concentra en una descripción detallada de Holmes, hecha desde el punto de vista de Watson, así se nos presenta un hombre de gustos selectos, conocimientos sin un orden aparente, con una inteligencia que merece ser reconocida, rasgos soberbios y arrogantes, y ligeros toques de superioridad en cuanto a su forma de analizar los casos, llegando a tachar de ineptos e inferiores a Dupont y Lecoq.

No le hallé mayor función a Watson que el de narrador, el hombre realiza las preguntas y acciones que cualquier otro haría en su posición, hasta llegué a olvidar que era doctor, pues se hace mención de su profesión en contadas ocasiones.

Sherlock Holmes es a excéntrico como la sal es al mar, es el personaje más difícil de comprender y al mismo tiempo el más fácil de describir. Un protagonista soberbio y arrogante que no se ve en al literatura juvenil a la que estoy acostumbrada y aun así logró cautivarme, su método deductivo me asombra y al mismo tiempo me da dolor de cabeza. Sus frases son ingeniosas y, en cierta medida, divertidas. Adoro el sarcasmo con el que se expresa en algunas ocasiones.

Estudio en Escarlata ha hecho que me interese por las novelas policiacas y por la serie completa de Sherlock Holmes, en lo que respecta a esta servidora seguiré adelante con el trabajo de Doyle con la mejor de las expectativas.

Pero no todo son flores en el campo; la novela se encuentra dividida en dos partes, la primera donde ocurre la presentación de personajes y la introducción y clímax del caso a atender, y la segunda donde se explica, desde el punto de vista de un narrador omnisciente, las razones que tuvo el criminal para cometer el asesinato. Con la primera parte no tuve mayor problema que la narración lenta del comienzo, pero la segunda fue un suplicio la mayor parte del tiempo; en ella el autor se centra en los mormones y su búsqueda del lugar prometido, en su religión obsesiva y en las represalias que tendría un creyente que dudara de su Dios, la persecución que tuvo lugar en esta parte fue suficiente para pasar lo amargo y seguir con la lectura.

Escrito por Lunatica hace mas de un año, Su votacion: 9

RACHE
3.33 con 3 votos

Creo que lo que más me ha sorprendido es la división de la novela en dos partes, y el enorme contraste entre las dos; entre la narración de Watson a un narrador omnisciente, una trama policiaca a la explicación o justificación y, sobre todo, entre los escenarios: de Londres a Utah. La verdad es que al leer cómo estaba estructurada la novela en la introducción me pareció que la segunda parte iba a ser como un pegote, pero me he llevado una grata sorpresa, porque en realidad aunque todo el libro me ha absorbido (lo he leído en un día y medio), esta segunda parte es la que me ha tenido leyendo hasta las seis de la mañana, aunque no tenga nada de policiaca. Además de por la historia, por saber cómo conectaba con la historia principal, con los crímenes de la primera parte. Me guardaré para mí mi opinión sobre los mormones, pero me ha parecido muy interesante que el autor escogiese su asentamiento en Utah como punto de partida para la historia que termina siendo la causa de los crímenes que llevan la historia. Como poco, curioso.
Además del crimen y de la historia que tiene detrás, creo que lo mejor de la novela –como me lo pareció en la otra novela de Sherlock Holmes que he leído, “El sabueso de los Baskerville”- es el tándem Holmes – Watson. Ha sido un gustado ser testigo de cómo se conocieron. Ha sido una sorpresa, no creía que me fuera a gustar tanto, me animaré con más del cánon.

Escrito por Maria hace mas de un año, Su votacion: 8

RECONOZCANLO: EL PRIMERO FUÉ MALO
2.6 con 5 votos

Quise leer el canon completo por orden (lo sigo leyendo aún) y realmente cuando leí este primer libro me quitó las ganas de continuar. El hecho de que se divida en 2 partes el libro no me gusta. Llegué a pensar "¿Por qué me han metido otro relato en este libro?". Vale al final lo entiendes.... Gracias... a dios el autor no volvió a aplicar esa fórmula otra vez (al menso lo que he leido) y a partir de ahí creo grandes obras.

Escrito por tazguy00 hace mas de un año, Su votacion: 4

VAYA CON LOS MORMONES
2.25 con 4 votos

Buena novela y además excelente descripción de cómo se formaron los actuales lobbies de presión con el ejemplo de esta extraña religión, donde parece que no todo lo que reluce es oro.

Escrito por Kementari hace mas de un año, Su votacion: 8