En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL ESPEJO DE LA MUERTE

7.5
2 votos
Portada de EL ESPEJO DE LA MUERTE

Comprar EL ESPEJO DE LA MUERTE en Amazon.es

Autor: MIGUEL DE UNAMUNO
ISBN/ASIN: 9788420682600
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: ALIANZA
Fecha de edición: 2009

Sinopsis:
En 1913, Miguel de Unamuno (1864-1936) recogió en El Espejo de la Muerte veintiséis relatos que había publicado, desde 1888, en diferentes periódicos y revistas. Todos ellos ofrecen claves importantes, que a veces nos niega en sus obras largas, para profundizar en su universo literario y filosófico, así como en su pensamiento. Muestra asimismo de su mejor prosa, en estas páginas podemos reconocer los rasgos más característicos del autor: la concisión del estilo, la eterna preocupación por la naturaleza del hombre y sus contradicciones, el atento oído al habla popular, el dolor ibérico, la soledad, los desdoblamientos de la personalidad, la locura, y la reflexión sobre la existencia humana en sus más distintas facetas y manifestaciones, desde la relación entre el hombre y la mujer o la pugna entre razón y pasión, hasta la sátira de la sociedad y sus gobernantes.

 
Ordenar reseñas:

UNAMUNO
4.5 con 2 votos

Unamuno... Unamuno nació luchador en un tiempo que necesitaba luchadores. Se enamoró de España cuando ella más necesitaba amor y menos odio. Cuando alguien así nace entre la división, y la lucha pretende regar de sangre semejante la tierra amas, entonces debes transformar tu amor por ellos en odio y matar en nombre de lo que amas aquello que creías amar. Unamuno no pudo. Así, no encontró más lucha que la lucha interna, y toda postura le llevó al desencanto.
Nació artista. Se hizo socialista, se arrepintió. Fue antimonárquico, lucho contra la dictadura de Primo y luego fue republicano, se arrepintió. Apoyó revolución fascista, moriría arrepentido. Lo único que no dejo de ser en toda su vida fue artista y gran pensador, y de ello también se arrepintió a menudo.

No es de extrañar, que los reflejos de este espejo de España sean el desencanto, la preocupación, la ternura y el amor al alma ibérica desnuda de los pueblos y su sencillez.
Encontramos relatos de todo tipo, unos complicados y otros puramente – y esta palabra derivada de lo puro, es la más exacta- sencillos. Unos salidos, como él diría, de su cerebro y otros de su alma. Unos nostálgicos y con una ternura fantástica -“El semejante”, “El amor que asalta” (mi favorito) “Al correr de los años” (mi otro favorito, me parecen preciosas las historias de amor anciano)- y otros críticos, duros y desesperados (“El misterio de la iniquidad”, “El estudiante”). Muchos otros contra lo que llamaban “progreso” y más aún contra la división y la lucha entre hermanos.
Y es que así era Unamuno, unos dicen que polifacético, yo creo que más bien era tan simple –lo único que quería era lo mejor para la tierra que amaba- que resulta incomprensible. Lo único seguro es su enorme talento.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 8