En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL ARPISTA CIEGO

7
2 votos
Portada de EL ARPISTA CIEGO

Comprar EL ARPISTA CIEGO en Amazon.es

Autor: TERENCI MOIX
ISBN/ASIN: 9788408037408
Género: Ficción literaria
Editorial: PLANETA
Fecha de edición: 2002

Sinopsis:
Premio de Novela Fundación José Manuel Lara Una fantasía del reinado de Tutankamón. Sólo Terenci Moix podía unir el misterioso tema de la música en el Egipto faraónico con la irreverente consagración de Tutankamón como fetiche erótico. Esta narración, donde los hombres alternan con los dioses y la realidad con la fantasía más surreal, es una trasgresión de la novela histórica tradicional. La historia de tres adolescentes -el músico ciego, su enloquecido amigo flautista y el faraón- se completa con una pléyade de personajes que van tejiendo historias apasionantes, ya por su humanidad, ya por su humor. Es un viaje iniciático, a veces un sueño astral, donde se juntan los grandes temas del amor y la muerte con una preciosista recreación de la vida cotidiana egipcia. Pero es también un brillante ejercicio literario y la quintaesencia del mundo de Terenci, un mundo que destaca por su absoluta originalidad y feroz independencia en la narrativa española actual. La muerte de Akenatón, el faraón que impuso un estricto y delirante monoteísmo, es el origen temático de El arpista ciego, la nueva y fascinante novela de Terenci Moix . Novela que es una consecuencia de El amargo don de la belleza. En una calle de Tebas han nacido Ipi, un niño ciego, y Jonet, un pillastre redomado. En la Ciudad del Sol, capital del hereje Akenatón, nace el mismo día el que se convertirá en el nuevo faraón, Nebjeperure Tutankamón. Las vidas de los tres niños, inicialmente dispersas, terminarán uniéndose gracias a una trama ingeniosa que culmina en un desenlace sorprendente y rebosante de ironía y ternura. El relato, narrado con un estilo coloquial, finge ser novela histórica pero de hecho es una fantasía surrealista (con anacronismos voluntarios incluidos), un alegato a favor de la tolerancia, y un verdadero despliegue costumbrista tratado con delicada precisión.