En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES

6
2 votos
Portada de DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES

Comprar DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES en Amazon.es

Autor: JENNY OFFILL
Título original: Dept. of Speculation
ISBN/ASIN: 9788416213641
Género: Literatura contemporánea
Editorial: LIBROS DEL ASTEROIDE
Fecha de publicación: 2016
Fecha de edición: 2014
Número de páginas: 176

Sinopsis:
Cuando se conocieron eran jóvenes y estaban llenos de esperanza. Aunque ambos vivían en Nueva York, solían enviarse cartas en las que imaginaban cómo sería su futuro. El remitente era siempre el mismo: ‘Departamento de especulaciones’. Se casaron, tuvieron un hijo y sortearon como pudieron los pequeños obstáculos de la vida familiar. Pero algo ha ido cambiando. Han aparecido miedos y dudas que ponen en cuestión todo cuanto tienen. En un intento de encontrar el punto en el que se equivocaron de rumbo, la esposa echa la vista atrás para tratar de adivinar qué se ha perdido y qué puede salvarse todavía. Con un estilo despojado y exacto que destila rabia e ingenio, invocando,entre otros, a Kafka, Einstein o a los cosmonautas rusos, Offill ha escrito una exquisita y potente historia de amor.

Ficha creada por Guille

 
Ordenar reseñas:

ME HA TOCADO
5 con 1 votos

Me ha gustado y mucho. Me ha tocado la fibra. Me ha conmovido la tristeza, el cansancio y la desilusión que desprenden estas notas cortas, estos destellos de pensamientos, la sucesión de pequeños momentos, con frecuencia inconexos, y los grandes espacios que se crean en torno a ellos, de una mujer enfrentada a su trabajo, a su matrimonio, a su maternidad, a su segunda novela, a sus amigos, al abandono, a la posible locura y a la depresión cierta, que se entrevista a sí misma “¿Qué quieres? No lo sé. ¿Qué quieres? No lo sé. ¿Dónde podría estar el problema? Déjame en paz.” Una mujer culta, elegante en su forma de expresarse, perspicaz en la elección de los comentarios y las escenas con los que se explica y nos explica, inteligente en la ligazón que establece entre ellos y dotada de un poderoso poder de sugestión y de comunicación de situaciones y sentimientos.

Me ha gustado la sobriedad, la simplicidad, la ternura y la rabia, la justa distancia, la concreción, la sutileza, la sinceridad, el humor, la importancia del detalle, y hasta el cripticismo que caracteriza en ocasiones sus pensamientos, propio de alguien que recuerda y reflexiona sobre su vida con sus particularísimas claves. Y me ha gustado el desconsuelo sin dramatismos excesivos con el que compara su vida con aquellas ilusiones que, como un juego, plasmaron ella y su marido en aquellas cartas que se enviaban con un remitente invariable: Departamento de especulaciones. Y me ha gustado su conjunto, la forma en que esas mil piezas acaban ajustando hasta conformar una forma distinta y atractiva de contar lo tantas veces contado acerca de un matrimonio fallido.

“Mi marido es universalmente conocido por su bondad. Siempre está enviando dinero a los afligidos por misteriosas enfermedades, o limpiando el camino de entrada del vecino loco, o saludando efusivo a la chica gorda de Rite Aid. Es de Ohio. Eso significa que nunca se olvida de darle las gracias al conductor del autobús o que nunca empuja a quien espera delante de él en la recogida de equipajes. Tampoco lleva una lista de toda la gente que lo ha enfurecido en un mismo día. La gente tiene buenas intenciones: eso es lo que cree. Pero entonces, ¿cómo es posible que se haya casado conmigo? Porque yo odio mucho y con gran facilidad. Odio, por ejemplo, a los que se sientan con las piernas separadas. A los que dicen que rinden al ciento diez por ciento. A la gente que se define como “desahogada” cuando en realidad es vergonzosamente rica. Juzga usted demasiado, me dice mi psiquiatra, y lloro durante todo el camino de vuelta a casa, mientras le doy vueltas a eso.”

Escrito por Guille hace mas de un año, Su votacion: 9

COMO EL QUE OYE LLOVER...
0 con 0 votos

...y además se moja... y además se coge una pulmonía... estando en todo el medio del desierto del Gobi en plena temporada seca.

Pues sí, así me siento...

Vamos que no me he enterado de na', de na'... O sí me he enterado, pero mejor me habría ido en caso contrario...

No sé, hay quien dice que Seda de Baricco es un notable monumento a lo artificial, (ingeniosísima reseña la de Tharl al respecto, por cierto). Pues si eso puede parecer Seda, no me quiero imaginar ni lo que se puede llegar a opinar de esta novela...

Parrafitos cortos y todos sin excepción con vocaciones de libro de metafísica aplicada, de conocimiento del ser, de mindfulness o similar, de que el pan suba tres euros con cada uno de ellos, o simplemente de "cómo me molo escribiendo y cuánto sufrimos las madres trabajadoras", (o algo así). Donde en cada frase la autora parece ser (o querer ser) La Filósofa/Psicóloga/Profeta de todos los tiempos conocedora innata del alma humana como si la hubiera diseñado y fabricado ella misma.

Para además contar, (o no porque tampoco me ha quedado muy claro), las pajas mentales de una sufridora, lo triste que es el amor conyugal condenado al desgaste, y claro "pobrecita yo que no me merecía esos cuernos". Y todo muy mezclado, todo muy enrevesado con una ofuscación continua en la ¿simple? narración de la historia que no sé ni cómo calificar, para que haya mil interpretaciones paralelas posibles paralelas a lo que "parece" que se sugiere que ocurre. (El cambio primera a tercera persona en mitad del libro y vuelta a primera en el capítulo final, es de juzgado penal por lo menos).

Se me nota que estoy cabreado, ¿no? Pues sí. ¡Vaya manera de empezar el año!, y en teoría con uno de los "buenos" de los últimos tiempos...

Me consolaré pensando, (como muchas otras veces he dicho), que el problema es que yo soy un zote total, y a tiempo completo además, no que me han timado...

(De nuevo me confirmo en que suelo coincidir bastante con Krust en gustos literarios... Ese 5 me resulta muchísimo más cercano que el inconcebible (desde mi personal óptica, claro está) 9 de Guille. Nunca estuvo más claro aquello de que para gustos, los colores).

Escrito por arspr hace mas de un año, Su votacion: 3