En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

CHESIL BEACH

Tendencia a subir 6.77
22 votos
Portada de CHESIL BEACH

Comprar CHESIL BEACH en Amazon.es

Autor: IAN MCEWAN
ISBN/ASIN: 9788433974709
Género: Narrativa
Editorial: ANAGRAMA
Fecha de edición: 2008

Sinopsis:
Tienen poco más de veinte años, y se conocieron en una manifestación en contra de las armas nucleares. Florence es una chica de clase media alta, su padre es un exitoso hombre de negocios y su madre una activa profesora universitaria. Edward, en cambio, pertenece a una familia que apenas se sostiene en la zona baja de la clase media; su padre es maestro y su madre, tras un insólito accidente, vive desde hace años en una nebulosa. Florence es violinista, y Edward ha estudiado historia. Y ambos son inocentes, y vírgenes, y se aman. Es un día de julio de 1962, un año antes de que, según Philip Larkin, en Inglaterra se empezara a follar, cuando El amante de Lady Chatterley aún estaba prohibido, no había aparecido el primer LP de los Beatles, y el tsunami de la revolución sexual no había llegado a esas costas. Edward y Florence se han casado y van a pasar su noche de bodas en un hotel junto a Chesil Beach, y lo que sucede esa noche entre estos dos inocentes, en unos años donde hablar sobre problemas sexuales era imposible, es la materia con que McEwan construye su chejoviano, delicadísimo, terrible mapa de una relación, del amor, del sexo, y también de una época, y de sus discursos y sus silencios.

 
Ordenar reseñas:

EN LA PLAYA
3.67 con 3 votos

Me ha parecido un libro estupendo, delicado, creo que es lo primero que me viene a la cabeza. Una vez más (como en "Expiación", la otra novela que he leido del autor) el principal y más llamativo tema es el sexo. Esa noche de bodas, y el tremendo momento de la "consumación del matrimonio" (palabreja horrenda...). Porque, por supuesto, los dos son vírgenes, inocentes y tremendamente desinformados de todo lo que haya "debajo de la cintura" (palabras semi-textuales). Partiendo de esta base, McEwan nos retrata una época de silencios, de inocencia y de, sobre todo, pánico frente a esa experiencia.
Su modo de narrar es encantador, con unas imágenes insólitas, inverosímiles... que nunca se te podrían ocurrir, y que, sin embargo, retratan a la perfección la realidad que pretende reflejar. Este libro, claro, no se puede comparar con "Expiación", este último es mucho más ambicioso, en cuanto a tema y en cuanto a estructura, pero la mano del autor es palpable en las dos.
Es una historia con muchos niveles, con muchas caras, con muchas lecturas. Creo que merece la pena leerlo, es muy hermoso y, ya solo por el estilo, merece la pena.

Escrito por Maria hace mas de un año, Su votacion: 8

LUNA DE HIEL
3.5 con 6 votos

Si cada persona es un mundo, cada relación de pareja no son necesariamente dos, sino uno grande que debería ser libre. Y esta corta pero intensa novela del señor Mc.Ewan se encarga de profundizar, con corte preciso y conciso, en ese macroespacio tan plural que pasan a habitar los amantes una vez han dejado su singular, personal e intransferible carácter plantado a las puertas de la iglesia o el juzgado de guardia de turno: “Tu aquí ya no entras, que voy a casarme” – clamaría exultante el asexuado número impar, individual, a la sombra que siempre caminaba a su lado.
Florence & Edward se han hecho novietes y los astros les regalan a priori una elevada compatibilidad: son jóvenes, guapos y educados. Viven los tiempos modernos con la inocencia y timidez propias de aquellos a los que el proyecto futuro les sabe a licor de ilusión, y tienen ganas de embriagarse, muchas, tantas que aún no saben de que va la parada obligatoria por el infierno del sexo en comunión carnal que firman, entre otras cláusulas, en el contrato nupcial. Vírgenes y puros, atados a las convenciones sociales con cinturones de castidad que aprietan los miedos, los de ambos-2, hasta hacerlos estallar, metidos en cintura y sin haber aprendido a driblar los vaivenes del destino.
Muy importante aquí (además de la contraposición en los gustos musicales de cada miembro de la pareja) el espacio-tiempo en que transcurre la novela. Inglaterra 1962. Porque curiosamente, en todo momento tiene uno la sensación de que se ha sumergido en un relato Victoria-No de Jane Austen (alabar el mérito del autor en este sentido), y es que hay gente que vive en un pasado ficticio aunque sus pensamientos se adelanten a su presente; y eso solo lo entenderemos cuando ya no nos seduzca el futuro. Dos claustrofóbicos personajes que encierran mares de sensibilidad en sus personalidades, una playa yerma tan extensa que se pierda en el lejano horizonte de mansa incertidumbre y un secreto inconfesable que dejará de serlo cuando el brío renovado de una ola perdida les sorprenda mojándoles los pies en la orilla de la felicidad y se retire discretamente… sin dejar huella.-

Escrito por _567_ hace mas de un año, Su votacion: No ha votado

TOUR DE FORCE EMOCIONAL...
3 con 1 votos

Edward y Florence son una pareja joven que pasará la noche de bodas en un hotel, cerca de Chesil Beach, en los años sesenta. Así, narrando misma noche, casi en tiempo real, seremos testigos de los nervios inherentes a su «primera vez», de la importante represión sexual de su pasado –jalonado con numerosos flashbacks, algunos un tanto pesados, a lo largo de la novela-, de la consiguiente tensión que se genera…

Un tour de force emocional por el que Ian McEwan nos conduce con maestría, tranquila y explícitamente, pudiendo palpar y sentir empatía hacia todas y cada una de las motivaciones y emociones de los personajes, siendo nuevamente la incomunicación el hilo conductor de la trama. Incomunicación que desemboca en vergüenza, orgullo, ira… destrucción. Una novela cien mil veces recomendada en prensa, blogs, etc, hasta el hastío, que no esperaba que me gustara pero que, no obstante, no puedo sino sumarme a todas esas recomendaciones. Por frases redondas como esta:

«De este modo podía cambiarse por completo el curso de una vida: no haciendo nada.»

Escrito por salakov hace mas de un año, Su votacion: 9