En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LAS BRUJAS DE SALEM (EL CRISOL)

Tendencia a subir 8
5 votos
Portada de LAS BRUJAS DE SALEM (EL CRISOL)

Comprar LAS BRUJAS DE SALEM (EL CRISOL) en Amazon.es

Autor: ARTHUR MILLER
Título original: The Crucible
ISBN/ASIN: 9788483104354
Género: Literatura contemporánea
Editorial: TUSQUETS
Fecha de publicación: 1953
Fecha de edición: 2005
Número de páginas: 272

Sinopsis:
Nos trasladamos al año 1692, a Salem, Massachusetts, donde vive una pequeña comunidad dedicada al servicio de Dios. Pero un grupo de jovencitas, cohibidas e irritadas a la vez por la sofocante atmósfera a la que las someten sus mayores, se ponen a bailar desnudas en los bosques. Una de ellas, Abigail Williams -que ha perdido su inocencia en el lecho del granjero John Proctor, un hombre casado-, bebe una pócima encantada para inducirla a matar a la mujer de éste. Y, de repente, el Diablo parece apoderarse de Salem. Las jóvenes "brujas" son descubiertas e, incitados por sus terribles acusaciones, todos los habitantes del pueblo son presa de una extraña e incontenible histeria colectiva. Se inicia un juicio, en el que, una a una, las víctimas inocentes, arrancadas de sus hogares por las maledicencias cruzadas, van cayendo en la diabólica trampa de culpas y denuncias que ellas mismas han ido urdiendo. ¿Quién es realmente el culpable? ¿Habrá al fin una sentencia o simplemente una venganza? Las brujas de Salem, escrita para teatro en 1950 por Arthur Miller, uno de los grandes dramaturgos de nuestro siglo, ha pasado a ser una obra cumbre indiscutible de la literatura contemporánea. Y ahora, tras vencer la proverbial resistencia del autor a que sus obras teatrales se adapten al cine, se convierte en una película de gran presupuesto con actores estelares -Daniel Day-Lewis, Winona Ryder y Paul Scofield-, un director de culto -Nicholas Hytner (La locura del rey Jorge)- y, por si fuera poco, con guión del propio Miller! Nos ha parecido, pues, la gran ocasión para ofrecer a nuestro lectores esta trágica historia basada en un hecho real, auténtico alegato contra la intolerancia y el puritanismo, y la posibilidad de conocer cómo un mismo autor la recrea en dos lenguajes tan distintos como son el teatro y el cine.

Etiquetas: Teatro, Critica social, Adaptación al cine

 
Ordenar reseñas:

CUANDO LA FE DERRRAMA SANGRE
4.83 con 6 votos

Es singular la forma que, a veces, decidimos empezar un determinado escrito. Tenía “en espera” este drama (como otros incontables ejemplares) desde hace tiempo, y si lo he leído ahora ha sido por la facultad de determinadas novelas para sugerir (o imponer) otras lecturas. Me refiero a dos libros que he terminado recientemente y me han dejado una grata impresión.
“Espartaco” me recordó este drama de Miller, ya que en su argumento es una crítica, más o menos implícita al macartismo, pues el novelista lo padeció; y este fue el propósito final del dramaturgo con “Las brujas de Salem”. La siguiente novela que volvió a recordarme (como el cartero de James M. Cain, llamó por segunda vez a mi puerta) la obra de teatro, fue la magnífica “La letra escarlata”, y en concreto el prefacio donde Hawthorne contaba su amargura por ese suceso denigrante de la historia americana, y que tuvo como protagonista directo a un antepasado suyo. Uno de los personajes de Miller es el juez Hathorne, apellido real del escritor, que posteriormente añadió la w.
Me he sometido a esta “recomendación” de estos dos libros, mejor dicho amigos, y no puedo dejar de aplaudir esta elección; ha sido el descubrimiento de un gran autor con una notable y absorbente lectura.

Arthur Miller es un escritor consagrado, premiado y conocido (seguramente por su matrimonio con Marilyn fue más famoso, admirado y envidiado) donde su principal motivación literaria fue la crítica social y la denuncia que se desprenden de sus textos. En “Las brujas de Salem” tiene estas dos características, y el drama contiene varios niveles de lectura. Primero es la narración del hecho histórico, que se convierte en una alegoría sobre el abuso de poder de las autoridades públicas, el radicalismo religioso o político (incluido el macartismo), y además una crítica a las acciones interesadas, partidistas y egoístas de las personas; considerando un capítulo especial en la sinrazón de la intolerancia cuando alguna actitud no es “entendible” para la forma de pensar, que casi siempre acarrea consecuencias trágicas y crueles.

Tomó como base un episodio vergonzoso e irracional que aconteció en Salem, 1692, todavía perteneciendo a Nueva Inglaterra. Los juicios de estos fanáticos puritanos llevaron a la horca a unos 20 condenados por brujería, la mayoría mujeres, y varios centenares fueron procesados.
Sobre este esquema, el escritor “cristalizó” la no menos vergonzosa e irracional vivencia personal con la “caza de brujas” de los años 50. El senador McCarthy creó una serie de procesos, denuncias, interrogaciones, delaciones y listas negras contra posibles comunistas, amparándose en el poder y el patriotismo de los “ideales americanos”. Estos paralelismos demuestran el escaso progreso de la condición social y humana en 3 siglos, y que por desgracia continua, no hay más que echar un vistazo a la actualidad mundial o nacional.

Centrándome ya en la obra, la tragedia se divide en 4 actos, todo un portento el último. El origen de esta histeria y terror colectivo es iniciada y fomentada por Abigail, tomada como una visionaria: una Juana de Arco antagónica con imágenes y mensajes revelados por el Diablo. Su primera motivación es el miedo, intenta ocultar un falta menor y evitar el castigo (seguido por las demás muchachas), que luego derivará por otros derroteros: sed de venganza, afán de poder y lujuria. Las acusaciones ante esta paranoia “religiosa”, poco a poco, y como una bola de nieve, se harán cada vez más excesivas y difíciles de atajar.
Proctor, el otro personaje principal, enredado sin querer en las argucias de Abigail, tiene un conflicto moral, con una culpa y un juicio particular que debe ser perdonado por su mujer. Otro de los protagonistas es Hale, el ministro representante de Dios que con su “sabiduría eclesiástica” tendrá que investigar y dilucidar qué hay de verdadero en las posesiones demoniacas. Personaje interesante que sufre una conversión de criterios, y del cual he tomado una de sus frases para titular esta reseña.

En este intrincado y violento dualismo entre el bien y el mal, se genera un caldo de cultivo (el crisol) donde se mezclarán varios ingredientes: el mal como entidad y lo prohibido como comportamiento personal; la reputación por el buen nombre que se tiene en la comunidad, que cualquier chismorreo o sospecha puede echar por tierra; el desamor y la pasión hará lo imposible por recuperar lo perdido, y como último recurso queda la venganza; el arrepentimiento sincero y el requerimiento del perdón del ser querido; la superstición y la ignorancia ante cualquier acto ajeno a la religión; el desafío a la autoridad ciega y corrupta con la verdad y la honradez; las envidias y luchas vecinales por las tierras y posesiones; las hipocresías sociales, la mezquindad del ser humano con sus intereses, y el placer embriagador del poder para hacer daño. Todas las actitudes tienen una identificación con la locura, desde el principio hasta el final del texto, un sentimiento realmente perturbador, tanto en victimas como en verdugos.
Estos elementos están aderezados por las ideas principales: el fanatismo, el miedo y el despotismo de la autoridad.

La única forma de salir limpio y puro de conciencia en este ambiente tiránico, es la aceptación del destino trágico, asumir con resignación el castigo injusto y resistir la tentación de la única salvación: la confesión, una mentira que dejará marcado para siempre el alma.

Si bien me gusta leer teatro, es más difícil para mí calificar el estilo de este género, que definir la prosa de las novelas. Los diálogos claros y directos de este drama histórico, sin ninguna traba del lenguaje de la época, poseen la propiedad de agilizar la trama (se sigue el argumento con avidez) y plasmar con contundencia las ideas que emanan de las palabras y reflexiones. Como comenté más arriba, hay varios grados de profundidad para la interpretación del texto, y el trasfondo lleno de conceptos ha sido lo más atrayente.

Ya que se dice que el teatro está escrito para ser representado (aunque no todo), mencionaré brevemente un par de “representaciones”.
Primero he visto una función antigua de 1965 y con 2 horas de duración, hecha para televisión del gran programa de RTVE, “Estudio 1”. Bien basado aunque falten algunos fragmentos de las escenas y personajes, pero con unas excelentes actuaciones con una buena y cuidada escenografía.
Luego vi la versión cinematográfica, “El crisol” (1996), con guión del propio Miller, y si bien es entretenida y aceptable, las imágenes no se sitúan a la altura, en mi opinión, del original, ni siquiera la adaptación teatral de “Estudio 1”.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 8

EL CRISOL
4 con 2 votos

Si hay una temática que me guste realmente, es la de la brujería, en cine o literatura, siempre me ha llamado la atención y me parece un mundo fascinante.
Así que hoy traigo por aquí El crisol… también editado como Las brujas de Salem.

Estamos en plena colonización de Estados Unidos –sobre 1690-, donde la brujería está casi a la orden del día… y ellos nos lleva a la aldea de Salem, donde la exacerbación devota y la intransigencia están en auge. Gracias a la paranoia causada, alrededor de 25 personas fueron condenadas a muerte y cerca de 200 acusadas de brujería.
Hay mil teorías del por qué de esa locura religiosa y puritana, pero ninguna ha salido cien por cien como real. Personalmente, me parece un hecho fascinante.

El libro comienza con un grupo de chicas bailando desnudas en el bosque cerca de la aldea; al ser sorprendidas, salen corriendo despavoridas para impedir que las atrapen y como consecuencia, todas ellas caen enfermas.
El reverendo y otros tantos, deciden investigar el caso –pues lo que las adolescentes hacían, no puede más que tener al Diablo de por medio y por lo tanto, ser cosa de brujería-, así que entrevistan a todas ellas y a sus familias para decidir sobre su culpabilidad o inocencia y, finalmente, su condena (si es que la hubiera).
El hecho de pensar que fue real, me dio a la vez pavor y vergüenza ajena.

Toda una crítica al fanatismo y la estupidez colectiva de la época, detalles que se dejan ver a lo largo de los diálogos y los cuidados personajes, muy bien perfilados (qué manía le cogí a Abigail, madre mía) y gracias a los cuales te metes de lleno en la historia… y de cabeza en sus casas.

Es la segunda obra que leo de Arthur Miller y doy fe de que no será el último, me encanta el estilo del autor. Demoledor siempre.

Un libro imprescindible, aunque no os guste ni la temática ni el teatro. Hay que leerlo.


Por supuesto, hay un montonazo de adaptaciones en teatro, series de TV, óperas… así que, cómo no, vamos a ello con unas cuantas-:

1953, estreno en Broadway, con Janet Alexander.
1954, el estreno en Bruselas. Con este se introdujo en Europa (bajo la negativa de Miller).
1954, el estreno en Londres.
1954, el estreno en Alemania.
1955, el estreno en París.
1955, el estreno en Italia.
1956, se estrena en España en el Teatro Español.
1957, llevada al cine por Raymond Rouleau.
1958, esta vez off-Broadway, una versión más larga.
1959, en la TV británica, con Sean Connery.
1961, ópera ganadora del Premio Pulitzer de la música.
1967, de nuevo llevada a la TV, por George C. Scott.
1973, en el teatro en Argentina.
1987, repitiendo en Argentina.
1996, dirigida por Nicholas Hytner y con el actorazo Daniel Day-Lewis. Ultra recomendadísima.
2000, esta vez en Londres, en forma de ballet.
2002, de nuevo Broadway, con Liam Nesson.
2002, también llevada al cine, esta vez por Joseph Sargent.
2007, repite en el Teatro Español.
2012, de nuevo en Argentina.
2014, en Puerto Rico.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 8