En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LOS APOSTÓLICOS (EPISODIOS NACIONALES II #9)

6.5
2 votos
Portada de LOS APOSTÓLICOS (EPISODIOS NACIONALES II #9)

Comprar LOS APOSTÓLICOS (EPISODIOS NACIONALES II #9) en Amazon.es

Autor: BENITO PÉREZ GALDÓS
ISBN/ASIN: 9788420659442
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: ALIANZA
Fecha de publicación: 1879
Fecha de edición: 2005
Número de páginas: 248
Saga: EPISODIOS NACIONALES II (9)

Sinopsis:
Los apostólicos es el penúltimo volumen de la segunda serie de los Episodios Nacionales de Benito Perez Galdós, escrito entre mayo y junio de 1879 y publicado ese mismo año. Recibe el nombre de “Los Apostólicos”, una sociedad de tipo sectario y ultratradicionalista creada para defender la candidatura del infante Carlos María Isidro, que daría origen a las guerras carlistas.

La narración comienza en 1829, tras la entrada en Madrid de María Cristina de Borbón Dos Sicilias, la última esposa de Fernando VII, y pronto madre de la futura Isabel II, motivo de litigio insuperable en la sucesión en el poder, y que sumió a España en un interminable guerra civil. Tras los sucesos de La Granja (1832), la novela se cierra con la anécdota histórica protagonizada por el ministro Calomarde y Luisa Carlota, hermana de la reina, que pone sobre el papel la famosa frase «manos blancas no ofenden».

Conducen la trama melodramática, además de Salvador Monsalud (héroe liberal de la segunda serie de los Episodios), Benigno Cordero (un personaje secundario en Episodios anteriores que confirmará su importancia en esta novela y en la siguiente) y Soledad (“Sola” o “Solita”), hija de Gil de la Cuadra, que ha relevado a Jenara Baraona (esposa de Carlos ‘Garrote’), en el protagonismo de los personajes femeninos de esta serie. Entre los nuevos personajes ‘pintorescos’, puede mencionarse a Don Felicísimo Carnicero.? Y entre lo fabuloso y lo literario, habría que destacar en este episodio las descripciones que hace Galdós de algunas sociedades secretas activas en ese periodo, como la de los Numantinos, cuyo objeto «era, como quien no dice nada, derrocar la tiranía. Los medios para conseguir este fin no podían ser más sencillos. Todo se haría bonitamente por medio de la siguiente receta: matar al tirano y fundar una república a estilo griego»