En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA

Tendencia a subir 6
13 votos
Portada de AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA

Comprar AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA en Amazon.es

Autor: MICHEL HOUELLEBECQ
Título original: Extension du domaine de la lutte
ISBN/ASIN: 9788433966902
Género: Narrativa
Editorial: ANAGRAMA
Fecha de publicación: 1994
Fecha de edición: 1999
Número de páginas: 174

Sinopsis:
Esta novela catapultada a la categoría de estandarte de una generación está protagonizada por un antihéroe que ha dejado de luchar, un ingeniero informático de 30 años, hastiado de su trabajo y aburrido de sus congéneres, que desprecia el sexo, lleva dos años de castidad, y describe sin pelos en la lengua el campo de batalla de la actual sociedad neoliberal con sus perdedores en los ámbitos económico y sexual.

 
Ordenar reseñas:

XIX
4 con 3 votos

Houellebecq, con su perfecto aire de prosista de ordenador, afectando ese papel de outsider y, como la mayoría de gente que escribe en Internet, abusando de la primera persona, se acomoda en el cada vez menos exigente gusto del público con esta novela. De pronto me da la impresión de que al público lector le basta cualquier cretino que afecte subversión para identificarse con él, deshacerse en halagos y, así, encontrar una justificación para el propio malestar social. No entienden que el malditismo y la trasgresión ya no tienen lugar en un mundo totalmente permisivo, donde ya nada sorprende. Pienso, pues, que nuestro autor intenta pasarse de listo con esta novela, y lo irónico es que lo consigue. Ya volveré sobre esto.

Creo que esta novela ha sido mal entendida. A mí, al menos, me reafirma en la idea de que el éxito, en cualquier ámbito de la vida, es un malentendido radical. Sólo así me explico los aplausos que le prodiga la crítica a este autor. (Y es curioso: poco se ha mencionado que este escritor ha sido acusado de plagiar párrafos completos de la Wikipedia para sus obras.)

Houllequbec, según afirman sus lectores, ha escrito esta obra para denunciar ese lado injusto y miserable de la vida en sociedad —¿así o más cliché?—, postulando una teoría que, en mi opinión, simplifica, con toda intención, la manera en que funcionan las relaciones humanas. Pienso, sin embargo, que escribió esta novela no sólo para darse la razón a sí mismo, haciendo que su teoría encajase a fortiori en una realidad ya de por sí compleja —la manera en que deseamos al otro—, sino para despertar en sus lectores la sensación de que estamos siendo estafados por una estética hueca que impone el mundo mediático (“eso que ves en televisión, sólo eso es codiciable”). Y es ahí donde creo que fracasa, pues sus lectores no advierten su intención y caen rendidos ante su sistema de selección y exclusión sexual, al que sólo responden con un “¡es verdad!”, “¡tiene razón!”. ¡Pero cómo puede tener razón, Dios mío! Hay que andarse con cuidado al momento de identificarnos con lo que leemos.

Al personaje de Tisserand, por ejemplo, con quien Houllbuecq parece ensañarse tanto al grado de nimbarlo de todos los prejuicios estéticos que circulan en nuestro mundo, lo condena a un celibato por el simple hecho de ser “gordo y feo como un sapo”. Y esto se complace en repetirlo una y otra vez. ¿Cómo es posible que un francés escriba algo así? Un francés, es decir, alguien sin duda antecedido por incontables autores que tanto han escrito sobre el tema, desde Sade hasta Foucault. Para mi es evidente que esta novela esconde una artimaña. Eso, o estamos ante un malísimo escritor de novelas filosóficas que no sólo ha quitado tanto de en medio; que no sólo ha pasado por alto la seducción, la perversión, el fetiche y, en fin, todas esas quimeras que participan del “juego de la bestia de dos lomos” (para decirlo como Rabelais), sino que encima aboga por los dictados de un mundo igualmente superficial.

(Apuesto a que nadie se percató de que escribí dos veces mal el apellido de este autor.)

Escrito por _149_ hace mas de un año, Su votacion: No ha votado