En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última

Portada de 293b2604c850fc580fff
LE FALTA ALGO en LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE (LA GUARIDA)
Escribir un libro sobre mansiones encantadas es ya de por sí complicado. Porque o haces una historia de género total donde todo valga, o a ver cómo le puedes dar un medio toque de realismo para plasmar una historia interesante (desde un punto de vista "convencional" quiero decir; que no quiero yo parecer un pedante despreciando la literatura de género, donde hay buenas, malas y regulares como en todo). Bien, esta segunda vía, que es el aún más difícil todavía, es la escogida por la autora en este caso. Y el resultado es simplemente pasable. Porque creo que, al final, el libro se queda a medio camino en muchas de sus temáticas, e incluso de sus formas. No quiero tampoco destripar el libro y por tanto me voy a centrar en eso de sus formas como ejemplo extrapolable al resto. Al poco que comencéis la lectura veréis que el libro tiene dos formas narrativas claras, bien la típica y común de narrador omnisciente ajeno a la trama en tercera persona, bien una especie de narración personal más centrada en el punto de vista de uno de los personajes: Eleanor. Y aunque se mantiene la forma de tercera persona, esta narración está llena de pensamientos y reflexiones de Eleanor, mientras que eso no se hace con ningún otro personaje. Es decir, se intenta en cierta forma adoptar una especie de narración desde el punto de vista desde este personaje, y por tanto abriendo las puertas a que parte de esos hechos y vivencias puedan no ser confiables. Y este aspecto es necesario para darle sustancia, porque a la postre, (y no quiero desvelar más pero es claro que va a ser así por su protagonismo), Eleanor es quien más va a verse afectada por la estancia en Hill House. Pero como decía, se le ve demasiado el truco y la intención. Quizá si el libro hubiese estado narrado en su totalidad desde los ojos de Eleanor, hubiese sido distinto. (O alternativamente desde los ojos de cada personaje). Pero este medio camino adoptado se queda en ni chicha ni limoná hasta el punto de conseguir que mi párrafo anterior no sea spoiler ninguno... Y así un poco con todo y especialmente con los aspectos argumentales, que tampoco quiero exponer, hasta llegar al OBVIO final. E incluso el potencial retorcimiento de la historia que le podría haber hecho subir algún entero, (que TODOS estén "embrujados"/conchabados y se comporten como se comportan al final a sabiendas de dicho OBVIO final de dos párrafos más adelante), creo que es demasiado elucubrado y que solo existe en mi calenturienta mente más que en las páginas del propio libro. Total que un librillo para pasar el rato y poco más.

0 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 25 de Noviembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 2c7be6ab5506c1949262ffb36dc203
VAGANDO EN (UN FALSO) CARABANCHEL en TE QUIERO PORQUE ME DAS DE COMER
Una pena. Este libro es una pena. Y es una pena por dos motivos por hipérbole y por inexactitud, (aunque ambas se mezclan). Como bien se encarga de indicar la reseña, este libro, dentro de ser unas aventuras (o desventuras) de un asesino en serie como habrá otros cincuenta mil, intenta ser distinto en su forma de narrar la historia. Aprovechando esa historia, se entremezclan mil pequeñas y grandes historias corales para intentar dar al mismo tiempo una pincelada, una descripción, una ¿crítica? social de ese supuesto barrio o distrito madrileño de Carabanchel. Y el formato escogido está además bastante bien llevado a cabo. Lo que serían párrafos muy, muy cortos, cada uno dedicado a un tema distinto, se convierten en frases, (es decir con su punto final), en un párrafo larguísimo que constituye el capítulo, para acentuar la sensación de simultaneidad de las tramas. Y cada "frase" real dentro del minipárrafo pues se puntúa con dos puntos (:). Bueno una forma original, que aunque tampoco es que sea la bomba, (el libro podría estar puntuado ortográficamente de manera mucho más convencional y sería exactamente igual), le aporta un cierto aire fresco que siempre es bienvenido. Además, los saltos continuos de personajes, tramas y subtramas, están perfectamente guiados. David repite sistemáticamente datos rápidos y concretos para que el lector no se pierda, (salvo cuando quiere lógicamente perderle, por ejemplo, quien es el que en un momento determinado está describiendo pisos para venta), ni tenga que cargar con una agenda para consultar constantemente quién era o dejaba de ser Fulanito o Menganito. Hasta aquí todo correcto y más que correcto. Por lo menos de 7 como poco. Pero el problema comienza precisamente no con el continente, sino con el contenido. En referencia a lo que reseñé en "In the rogue blood", (y no digamos ya al truño de "Las partículas elementales"), parece haber una moda en ser hiperviolento y, (además), hipersexual, para "molar". Pero como con todos los perfumes y especias fuertes, o se usan con arte y moderación, o to' mezclado a tutiplén resultan infumables. Y esto es lo que creo que pasa aquí. No puede ser que pretendas hacer una especie de descripción social de Carabanchel, de un instituto de bachillerato del barrio, de lo que sea y prácticamente TODA la población sean unos tarados, borrachos, maníacos sexuales, tíos hiperviolentos, (lo que toque). O si lo haces tienes que tener muchíiiisimo arte para hacer colar esa "tarantinada". Para muestra un botón, (y pongo uno hasta naif, por no ser especialmente desagradable): en un momento habla de una madame de puticlú cutre de barrio y acaba diciendo al respecto de sus vecinos: "a veces (cuando sale a pasear) cuenta los hombres con los que no se ha acostado y no le salen más de diez". Y así todo el rato (y más). Además es que en este contexto las "inexactitudes", (qué demonios, los errores), sientan especialmente mal. O yo me he confundido de país y barrio (soy de Campamento, al lado de Carabanchel), o el 911 jamás se ha empleado en España (¿no será el 091, alma de cántaro?). E igualmente creo que el "Ayuntamiento de Carabanchel" es solo un poco anterior a esta novela. Y si quieres hablar de los orígenes de las "cundas", mezclar un Seat 124, (como coche familiar además), con euros, es decir, a partir del 2002 como poco, roza ya lo cuasi-imposible por muy atractivo que te sea imaginarlo lleno de yonquis. Y máxime si pretendes llevar a esos yonquis al poblado de Jauja, desmantelado en 1999-2000 (lo acabo de consultar en internet). Y de verdad que, en los aspectos "logísticos", me cuesta mucho creer la descripción medieval, (o directamente de campo de concentración de Mauthausen), que se hace de la cárcel de Carabanchel. Total, que como dije igualmente en "In the Rogue Blood", temo mucho que se trata de un libro muy prescindible...

0 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 10 de Noviembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 81b197d6f2bf797f5c18
LÁGRIMAS DE K en NUNCA ME ABANDONES
He marcado esta reseña como spoiler porque mucho me temo que voy a tener que reventar completamente el libro para explicarme medianamente. Es más, el título era ya un poderoso spoiler, y por eso lo he camuflado un poco... Mi resumen de esta reseña podría ser el oxímoron "erróneamente acertado". La novela comienza con Kathy, de 31 años, narrándonos su vida. Pero en un primer instante lo que nos cuenta es que su trabajo es ser "cuidadora" de "donantes", entreviendose que estos están muy delicados de salud en un entorno hospitalario. E inmediatamente pasa a narrarnos su infancia (y luego será su adolescencia, y luego su etapa adulta), en un internado llamado Hailsham. Inmediatamente, y más en cuanto empieza la narración de Hailsham, queda claro que aquí hay gato encerrado. Nada en esta Inglaterra de los años 1970, 80 y 90 es "normal". Hay un tufo claro a distopía chunga por detrás. Y de hecho gran parte de la narración de esa infancia en el internado sirve para ir mostrando escena a escena qué se cuece realmente. Y aquí comienzan los "errores", los problemas, del libro. Porque quizás si hubiese estado escrito hace 40 años, (en esos años 80 que menciono), pues podría haber sido sorpresivo. Pero hoy en día creo que el 95% de los lectores habremos adivinado ya, (es decir, en la cuarta página del libro), que ese "sorpresón" que nos tiene guardado es que Kathy y sus compañeros no son más que clones criados simplemente para ser troceados de adultos, (es decir ya creciditos), como donantes de sus órganos vitales a los seres humanos pata negra. A costa claro está de que el susodicho "estudiante", (clon), muera en el proceso, (y a nadie le importe), es decir, y según el eufemismo empleado en el libro, "se complete". No sé, yo es que hasta recuerdo un libro con muy pero que muy parecido argumento, (el flojísimo "Clones" de Michael Marshall Smith, que leí hace la tira y del que ya no me acuerdo de casi nada). Es decir, primer punto potencialmente interesante (el descubrir al gato) muerto, matado y enterrado antes de casi empezar. E inmediatamente se produce el segundo fallo. El libro es artificiosamente tramposo. Es como decía que pasaba en El Asesino Ciego de Margaret Atwood. El libro comienza como el autodescubrimiento del mundo real que la rodea según los ojos de esa niña Kathy. Y está bien planteado, está bien escrito, en donde cada una de la pequeñas vivencias o anécdotas que nos narra Kathy va arrojando algo de luz sobre esa (supuestamente) desconocida distopía de manera milimétricamente calculada. Pero se le ven las costuras a esta estructura porque recordemos que el libro está narrado por Kathy adulta y por tanto perfectamente consciente de la trampa que en cambio me está intentando colar poco a poco. Me narra como si no supiese nada, cuando está claro que lo sabe todo. Vamos que el truco de prestidigitador es muy pero que muy chusco. A partir de aquí, se produce también el tercer y último punto erróneo del libro antes de pasar a sus puntos fuertes. Y es que la distopía en sí no es creíble. Es decir esto de criar clones para matadero implicaría una sociedad muy pero que muy chunga detrás, no esa Inglaterra sensiblemente similar a la real. No sé, si hay manifestaciones y grescas (muy justificables y más o menos justificadas, o no) sobre la caza del zorro, los visones, los toros, el maltrato y los derechos de los animales en general, imaginémonos lo que sería si existiesen criaderos de (pseudo)humanos para matadero, por muy pseudos que sean. Y en cambio esto se diluye en el libro con una mera disquisición sobre si los clones tienen alma o no, sobre cómo los gestores de Hailsham intentan ser "humanos" con sus niños, y sobre cómo la sociedad en general pues simplemente cierra los ojos y mantiene a los parias en una zona gris sobre la que no pensar demasiado. Y como se puede ver en esta última frase, aunque la situación concreta del libro es insostenible e increíble, la ciencia ficción comienza a hacer su función de reflejo de las miserias de nuestra sociedad. Porque tampoco es tan extraño aquello de cerrar los ojos a las injusticias y salvajadas de nuestro miserable mundo salvo cuando real o artificiosamente son salpican de lleno. Vamos que nuestro mundo está plagadito de trastiendas y zonas grises a las que no miramos para no asquearnos de lo hijoputas que, por subrogación, todos somos... E igualmente con la respuesta de los clones a su situación. Porque de nuevo, de manera totalmente increíble para el planteamiento distópico concreto del libro, no hay en ningún momento ningún atisbo de rebelión a su insostenible esclavitud. Tan solo una pequeña lucha, sueño personal que ni ellos mismos se creen realmente, intento administrativo de trámite, para, si acaso, conseguir que me retrasen un poco la fecha de troceo... En definitiva, no se trata de un libro sobre Nexus 6 u 8, sino más bien sobre los incondicionalmente obedientes Nexus 9, aunque no se explica en ningún momento por qué son tan sumisos. (Para el que se pierda: Blade Runner y su magnífica secuela, no los teléfonos de Google). Y de nuevo esto, que en primer término resta credibilidad a la distopía, vuelve a convertirse en un punto fuerte poco a poco. Porque al final, de nuevo vuelven a volar por la mente (o por lo menos por la mía), muchas situaciones de parias terrenales sobre los que, aunque lo más inmediato es pensar "¿cómo no se levantan de una vez?", lo verdaderamente magnífico es ver cómo hacen su vida tan feliz o infeliz como cualquiera, tan humanos como cualquiera, incluso en las circunstancias más inhumanas. Y esto es de lejos lo que más me ha gustado del libro. Que en su mayor medida, y aunque suene raro, es un mero libro intimista con sobre los mil y un detalles intranscendentes pero vitales, que les van sucediendo al triángulo formado por Kathy, Ruth y Tommy desde su infancia. Con su amistad en principio incondicional, que luego no lo es tanto, con sus pequeñas y grandes falsedades, dobleces y puñaladas traperas, con ese devenir en pareja, y en pareja equivocada y luego acertada pero a destiempo, con sus distanciamientos, con su correspondiente duelo cuando van faltando, etc., etc. Exactamente análogos a cualquiera de los que yo haya vivido (o hubiera podido vivir). Además le aporta un punto extraño, pero a la vez entrañable, la rareza general con que se traza a nuestros clones. Es decir, ya desde el principio queda claro que no son "humanos normales" sino más bien androides queriendo ser "humanos normales", justamente como con gran maestría se dibuja a los replicantes en las mencionadas películas (magnífico Roy Batty, magnífica pareja K-Joi, magníficas lágrimas de Luv). O mejor dicho no queriendo ser nada sino simplemente siendo lo que son. Y es que el que uno tenga incorporado de serie una especie de ligero síndrome de autismo o de Asperger, no quiere decir que no sufra o disfrute. Simplemente que lo hace en otras coordenadas, tan buenas o tan malas como las de cualquiera. Total, que como decía con el oxímoron que empezaba, no entiendo qué pretendía conseguir el autor con este libro. Porque aparentemente todos los planteamientos iniciales y evidentes del mismo no funcionan. Y en cambio él solito evoluciona hacia otro tipo de libro que casa mal con la complejidad distópica elegida en primer lugar. Para mostrarnos las pequeñas (o grandes) alegrías de tres amigos (y amantes), un poco "especiales" además, a lo largo de toda su (corta e injusta) vida, no hacía falta montar tal tinglado, la verdad...

1 comentarios, puntuación: 3 con 2 votos
Escrita 3 de Noviembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de ef6c4c8b31ae897e0de7
INOCENTE, INOCENTE SE HA ADELANTADO A OCTUBRE en LAS PARTÍCULAS ELEMENTALES
De verdad que no sé ni cómo calificar al "engendro" este. Lo primero que me viene a la mente es la saga de "Entrevista con el vampiro" que leí hace ni se sabe cuánto tiempo, que en su momento me pareció un correctísimo libro de entretenimiento, continuado con mucha gracia en "Lestat", y un cataclismo sumo en "La reina de los condenados". Porque, ¿me puede explicar alguien cómo en una novelilla de vampiros podemos acabar en un complot para asesinar a todos los hombres del mundo, menos unos cuantos sementales que se quedarían para continuar la especie ya sólo constituida por féminas y sus asesores vampíricos? Bueno, el desbarre como se puede ver es total y absoluto. Pero en cierta forma hasta se puede considerar medio justificado en una novelilla kirsch de superventas dirigida a público adolescente. Vamos, giros de guión tipo sueño de Resines, illuminati, espíritus egipcios en el origen de los vampiros y lo que se tercie para que la fiesta no decaiga... Pero, ¿encontrarse lo mismo en una novela "seria" de un tío en teoría en la "crème de la crème" de la literatura actual francesa? ¿Me queréis decir que me he tragado lo que me he tragado solo para que al final resulte que todo era una reflexión "sesuda" sobre cómo el hombre creaba descendientes inmortales? Es decir, que todo mi esfuerzo por no tirar el libro a t.p.c. las diez mil veces que no podía bien con la pedantería del "pesao" este, bien con la pseudociencia, bien con la pseudometafísica, bien con la chuminada suprema de poner porno por poner porque así soy políticamente incorrecto, era para llegar a semejante imbecilidad. Lo que digo: para haberme hecho un retrato al finalizar... Ni el ecce homo de Borja, ya os lo digo yo... No sé, es que no tiene NADA bueno. Porque vale a lo mejor el destino es un truño, pero el camino hubiera podido merecer la pena. Pero va a ser que no. Sobre todo por lo absurdamente pedante e ignorante que es el tipo este. Como uno de los personajes es científico, (el padre de la "ciencia" que posibilita crear nuestros sucesores inmortales), y como el menda este debe tener ínfulas de gran genio de la filosofía, resulta que debe ser muy pero que muy cool hablar de ontología, positivismo, Kant y Einstein, espacios de Hilbert e interpretación de Copenhague, junto con el nombre científico de la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster), así todo "arrejuntado" y "arremezclado" en el mismo párrafo (y casi en la misma frase)... Y se queda tan ancho. Y luego para qué contar el machismo y lo salido que debe estar este tío... Porque vale que en cierta forma yo soy de los que opina que ya está bien de opinar que hombres y mujeres somos exactamente iguales. Ya está bien del feminazísmo imbécil, estúpido y políticamente correcto que parece imperar hoy en día. Hombres y mujeres somos (o deberíamos ser) iguales en derechos y oportunidades, NO en resultados o en formas de conducirnos por la vida porque está claro que nuestros esquemas mentales de base son distintos, posiblemente porque nuestros conjuntos hormonales son distintos. Vale, hasta aquí puedo hasta medio coincidir con ciertas reflexiones del tío este. Pero, ¿alguno os podéis creer que el summum que las mujeres en general esperan del sexo es chuparsela a su medio novio mientras que en corro van llegando desconocidos para follárselas? Bueno, pues esta es exactamente una escena del libro. Así tan normal, y sobre todo tan "real". Tío, tú tienes un problema serio, de verdad. Deja de ver porno que se te están secando las meninges... E igual con cualquier tema "conflictivo". Yo que sé, por ejemplo la religión y en particular el islam, sobre el que hace ataques gratuitos sin sentido (cito textualmente: "la más estúpida, la más falsa y la más oscurantista de todas las religiones", así, a palo seco sin más elaboración). Y mira que yo soy el primero en opinar que cualquier religión es una soberana imbecilidad nacida de nuestro miedo a la muerte. No sé, casi, casi, es como un niño pequeño con problemas de conducta, que lo único que hace es ser gamberro por ser gamberro simplemente porque así llama la atención. Pues exactamente lo mismo con el tío este. Parece que se está preguntando cada cinco minutos a ver qué barbaridad puede decir para llevar la contraria a todo, (en general y en particular), porque si no su autoestima se desploma. Os puedo asegurar que primer y último libro de Houllebecq. Vamos, no me pillan en otra como hace tiempo que me juré que no vuelvo a ver una película de Almodovar ni así esté pensando en suicidarme.

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 22 de Octubre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de c56527b92d0bdc261f7d
CYBERPUNK ECOLÓGICO (Y NAIF) en LOS GUARDIANES DURMIENTES
Cierro el círculo de Luis Rodríguez Rivera quizá con la que menos me ha gustado de sus novelas. Los Guardianes Durmientes en una correcta aventura de ciencia ficción ambientada, como dice la sinopsis, en un futuro no muy lejano cuando ya nos hayamos cargado completamente nuestro planeta. Novela donde dos (o tres) antihéroes las pasan más o menos canutas en una serie de peripecias y de proceso de descubrimiento de lo que realmente está pasando hasta llegar al esperado (o esperados) giro(s) de timón final(es). A mi entender, el punto más débil del libro es esa separación tan nítida de malos y buenos que permea en todo él. Las malignas corporaciones y los buenísimos anacoretas... Así como ese as en la manga que siempre existe en este tipo de simplificaciones tan buenistas en que los desmanes de todos se arreglan milagrosamente porque hay alguien que ya se las apañará para sacarnos a todos las castañas del fuego. Es precisamente, este sesgo tan ¿infantil? ¿naif?, el que ha hecho que le baje la nota por lo menos un puntito. Porque la realidad es mucho más traumática. Ni nadie nos va a salvar de nuestros actos, ni las corporaciones malignas nos dominan injustamente, a nosotros pobrecitas ovejitas luceras tan blanquitas e inmaculadas. Es que somos nosotros mismos, (y nuestro egoísmo individual), los que, escalados por agrupación n veces, damos lugar a esa corporación igual de egoísta proporcionalmente que tú. El problema es que su tamaño, y por tanto su proporción, son gigantescas en comparación a ti. No que intrínsecamente sea peor ni mejor que tú. Y es una pequeña pena porque precisamente lo mejor del libro está donde se difuminan esas nítidas distinciones bueno malo. En el individualismo de Hadam, (aunque sea un poco de cartón piedra y con vomitivo complejo redentor...). En el papel de Protos, (por otro lado previsible pero no por ello menos interesante, para mí lo mejor del libro). O incluso en ese final que habría merecido una redacción mucho más ambigua sobre las analogías en el trato de cierta persona entre buenos y malos... Es decir, considero que el libro, estando bien planteado, resuelto y escrito, en cierta forma peca de falta de ambición, quedándose en un libro juvenil y poco más.

0 comentarios, puntuación: 4.5 con 2 votos
Escrita 26 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de a5d09d37e9c07a07720fc2fe781385
MINI TITUS GROAN en SERÁS VAPOR ANTES QUE LLUVIA
Lo de este autor está siendo una verdadera sorpresa. Menos mal que el azar hace tiempo que me llevó al Hombre Buitre y que no me echó para atrás la incierta presentación de "El Incierto", (valga la redundancia). Este libro me ha recordado mucho a Titus Groan (aunque es más corto). Y por tanto creo que puede gustar y aburrir a partes iguales a aquellos a los que Titus les provoque las mismas sensaciones. El libro es, como en Titus, prácticamente una descripción continua. Aunque aquí es más sobre los personajes (y su intrahistoria), y Coverhill (el lugar) tiene muchísimo menos peso que Gormenghast. Los personajes sí son mucho más análogos. Y lo son por la caterva de histriónicos pero a la vez perfectamente humanos y creíbles que pululan por sus páginas y cuya fricción irresoluble, cuyas ambiciones y debilidades que les enfrentan, atan y separan, (todo junto, mezclado y empastado), forman el gran conjunto de la novela. Siempre con un humor sutil (muy inglés y lacónico como la ambientación de la historia) que adereza las pequeñas mil reflexiones sobre nuestra sociedad y sus entresijos que se intercalan perfectamente entre las peculiaridades de cada personaje. Y este es el núcleo y prácticamente el 90% de la novela. Cómo Luis Rodríguez ha construido semejante "manicomio" y que este fluya cuando, si lo intentas explicar de antemano, cualquiera te diría que estás loco, que semejante majadería no tiene ninguna forma de ser conducida hacia adelante. Además y como ya he anticipado, es que en la novela no pasa prácticamente nada. Lo único que ocurre es la final y previsible colisión frontal simultánea originada por todo el planteamiento de personajes antagónicos que previamente se ha hecho. Pero incluso esta colisión y su resolución son francamente buenas, de nuevo cuando a priori no habría apostado ni un duro por ella. Tan bueno (y disparatado) es el ecosistema creado que Luis Rodríguez lo utiliza como trasfondo para los personajes secundarios de "El Incierto", (son descendientes de algunos de los que pululan por aquí). Y me va a forzar a releer (al menos parcialmente) esta novela porque ya cuando la leí estuve con la mosca detrás de la oreja, (sale en algún momento el "falso" refrán que da título a esta), y tuve la sensación de "vaya locura extraña para darle pasado al tío este que se ha montado el autor". Ahora entiendo muchísimo más este punto y me apetece analizar la evolución "natural" de la novela, aunque no sea ni mucho menos necesario para entender la trama principal de su "continuación".

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 22 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 40d919aa49b54faf56aa
ANACRÓNICAMENTE PERFECTA en LA SOMBRA DEL ÁGUILA
Re lectura de La Sombra del Águila, (junto a Un asunto de Honor, La Pasajera del San Carlos y El Húsar en Obra Breve) y para mí sigue siendo la excelencia en cómo narrar el horror, el horror, con media sonrisa en la cara. Brutal, para mí es simplemente brutal. Precisamente por ese punto de narración atemporal del soldado raso al que le importa un bledo nada que no sea sobrevivir. Porque es un tío amoral, pícaro y sin escrúpulos a la vez que con un honor de compañero intachable. Porque desde la colina y los centros de mando la carnicería es siempre mucho menos carnicería. Porque sí, el libro tiene una pinta anacrónica e imprecisa que no puede con ella, pero es absolutamente irrelevante. Porque todas las guerras a nivel de bocajarro de cañón, (sea como sea el modelo y año de fabricación del cañón), son la misma. Porque es chusquera, porque es sucia, porque es malhablada. Sí, por todo eso y sobre todo porque, como ya dije, consigue serlo con media sonrisa en la boca, que es precisamente la grandeza del ser humano: sonreír a pesar de todo. Habrá gente que le critique muchas debilidades. Y tendrán razón, pues no es ni mucho menos una obra redonda. Pero pocas obras consiguen emocionarme tanto, y tan contradictoriamente, a pesar de sus muchas aristas.

12 comentarios, puntuación: 4 con 3 votos
Escrita 15 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 9e9cead4441b28b4015d6bdab973e8
IMPOSIBLE FINAL en CAÍDA Y AUGE DE REGINALD PERRIN
Tras un verano casi ilegible (es decir, casi sin lecturas; jua, jua, vaya chiste malo, perdonádmelo... o no...), acabo de finalizar un libro que había medio empezado precisamente con vistas de "libro de verano". Sí, lo confieso, mi motivación para la lectura de este libro es haberme llamado la atención en alguna infame lista del tipo "Los libros más divertidos de tu vida para alegrarte el verano" o similarmente bochornosa... Y tras la lectura, (re-iniciada y más en continuo ahora ya a la vuelta al curro), pues tengo que decir que no le veo en esa lista, pero que esto es posiblemente para su bien... salvo por el final. Quizá es que el humor inglés no es precisamente el paradigma de la risa fácil, (o no le es para mí), e incluso en muchos casos ni siquiera el paradigma de la risa, (sin adjetivo). Quizá es que como buen libro con un toque humorístico, no hay mejor humor que la tragicomedia, pero claro tampoco es que te desternilles viendo la segunda mitad de La Vida es Bella. Quizá es que el que hace esas listas pues es el becario con veinte presiones editoriales además. O quizá, que soy un bicho raro... El caso es que aunque no era lo que esperaba, en cuanto el libro empieza a rodar, (al principio me ha costado un pelín entrar en él), la agridulce descripción de la crisis de los cuarenta (en este caso concreto, pero trasladado al mundo español actual con "jóvenes" dejando el nido a los treinta, quizá es más crisis de los cincuenta y mucho, es decir, cuando tus propios polluelos han dejado tu nido), es francamente acertada. Tanto en los miedos y la absolutamente razonada e indiscutible causa de esos miedos, como en lo absurdas que son esas causas y nuestra "excusa" para emplearlas. Sí, porque nuestra sociedad es mayormente infumable, sí, porque la "intrascendencia" de (¿todo?) gran parte de lo que hacemos y vivimos es patente, pero ¿te imaginas algo mejor? ¿Realmente mejor? ¿Y en ese "algo mejor", no tendrías a la postre las mismas neuras? ¿No será que la causa de las neuras no está fuera sino dentro de ti? (Nada nuevo en el horizonte, pero, a la vez, tema en todo caso interesante). Hasta aquí todo bien. De hecho posiblemente el voto que me habría sino natural ponerle es un 8. Pero el problema está en ese "happy ending" pasteloso que tira a la basura todo lo anterior. Y es que una vez que el libro se desmelena en esa absurda (y a la vez totalmente indentificable y comprensible) fuga, la verdad es que no sé cómo se podría haber hecho para terminarlo "bien". Coño, hasta La Vida es Bella acaba bien pero mal porque no es posible acabar bien-bien sin rozar el ridículo. Pero aquí al autor parece haberle temblado la mano en la parte tragi- del asunto y el libro se resiente totalmente por la inverosimilitud completa (y el atropello) de las últimas páginas.

7 comentarios, puntuación: 4.5 con 4 votos
Escrita 13 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de d8e6d10cdef1d70bab5f973a47f071
TODO UN LOGRO en EL INCIERTO
Un libro de un autor desconocido que he leído porque en el recuerdo tengo un grato recuerdo de "Memorias del Hombre Buitre" que leí totalmente al azar. Y la verdad es que por 4 eurillos pues me apetecía otra intentona a pesar de su apariencia. Sí, a pesar de su apariencia. Porque como reseño a continuación es absolutamente todo un logro conseguir que este libro funcione tan bien como funciona a partir de los datos entrevistos en su presentación editorial, sinopsis, e incluso en los temas tratados. Comenzamos por su horrorosa carátula digna de un folletín de los sesenta (claro que entonces eran de vaqueros). Luego por esa temática tan poco prometedora con OVNIs, aventuras en África aparentemente de todo a cien, con protagonistas ingleses pero en un libro escrito por un español, licencias históricas con el Barón Rojo incluido, dedicatoria (no es coña, es totalmente verídico y comprobable) al Dr. Jiménez del Oso (los más jovencitos no tendréis N.P.I. quién es, pero a los más maduritos de esta página nos sacará o bien una sonrisa o bien un mueca de espanto...), etc. etc. Vamos que directamente parece eso que decía de los vaqueros: un librillo amarillo de aquellos que se pagaban al autor al peso... Bueno pues a pesar de todo eso, o quizás a favor de todo eso, el libro funciona maravillosamente como lo que es: una simpática historia de aventuras perfecta para el verano que se ríe, a la vez que homenajea, a todo ese mundo "incierto". (Ya con la entrada de la oveja de Churchill se marca claramente el baremo). Y funciona precisamente porque todo lo anterior es simplemente anecdótico. Lo importante, como siempre, son los personajes y la frescura (y calidad) con que se los describe a ellos y sus andanzas. Y Luis Rivera, al menos en los dos libros que he leído de él, cumple con creces. Por supuesto que no es una obra maestra, pero me he sentido totalmente identificado con ese dulce perdedor que es John Liston, y en más de una ocasión y en más de dos con una tremenda sonrisa (apuntando a carcajada) en los labios. Y los secundarios encarnados por Mr. Kingsley y el Sr. Rosas son también totalmente deliciosos. En fin, que no entiendo los arcanos y litúrgicos motivos por los que las editoriales deciden que unos libros son "best sellers" potenciales con toneladas de publicidad y promoción y otros no... (Cada vez más me suena a puro azar). Pero sinceramente me importa un bledo. Voy a ver si me agencio los otros libros de este desconocido autor. (Pena que no estén en ebook). PD. Y que sepáis que en un arrebato de total sinceridad no le he votado con un 8, sino solo con un 7, porque reconozco que algunos puntos de su trama de "thriller" son un poco forzados y que el final se veía a la legua, aunque dicha trama es realmente lo menos importante del libro...

2 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 22 de Julio de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de e2f99f13c14f6a5a9029
CÁNTICOS DE LA LEJANA ADOLESCENCIA en CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA
Bueno, otra sesión intensa de lectura para re-enfrentarme a otro de mis tótems, en este caso de adolescencia tardía. Y afortunadamente, (aunque quizá era apuesta más segura que con los aún más lejanos de infancia), todas mis recordadas impresiones se han confirmado. Ya he contado en múltiples ocasiones cómo me fascina ese mágico binomio entre escritor y lector donde al final una obra puede ser mucho más que la suma de sus páginas. Y este en mi ejemplo perfecto a este respecto. Cánticos de la lejana Tierra es una verdadera exageración en cuanto a temas tratados. Como también he dicho múltiples veces, opino sin lugar a dudas que esa es la verdadera función de la buena ciencia ficción. No tanto, (básicamente nada), contar el color y sonido de los rayos láser y el Halcón Milenario, sino que toda la extrapolación hecha sirva para a la postre hablar de lo de siempre: el ser humano y sus grandezas y miserias. Y evidentemente, uno de los grandes, Arthur C. Clarke, cumple total y absolutamente a este respecto con Loren, Moses y resto de tripulación de la Magallanes. Además gracias a ese correctísimo planteamiento, la obra ha envejecido francamente bien. Y también suele ocurrir que estos maravillosos autores de ci-fi dura y pura son casi casi más científicos que literatos per se. Y soy totalmente consciente que esto se cumple inexorablemente también aquí. Cánticos... es tan ambicioso, tan grande en temas, tan infinito como la situación de epopeya que narra como semilla y excusa para plantear mil reflexiones más: la forzada diáspora de la humanidad no porque nos invadan unos marcianitos muy malos, sino porque al sol se le acaba la gasolina antes de lo esperado. Y Cánticos... es asimismo tan planito literariamente como me temía y recordaba. Pero me importa un bledo. Muchas de sus páginas y escenas transcienden en mi cabeza claramente las palabras que leo en sus páginas. Salvo alguna reflexión chusquera al respecto del sinsentido de las religiones, página a página, párrafo a párrafo, todo el libro es un golpeteo a miles de preguntas pequeñas y grandes que me rondan la cabeza desde que tengo recuerdos (¿para qué tenemos el dolor emocional?, ¿qué función evolutiva cumple algo tan "inútil" y "dañino"?, o más bien, ¿no será que no es ni inútil ni dañino?, ¿o simplemente que es consecuencia inevitable e irremediable del resto de emociones positivas?). Señor Arthur, como le dije en La Historia Interminable a Ende, le doy gracias expresas y personalísimas por esta maravilla, y, por respeto, ni le menciono a Dios porque se ve claramente que tampoco le hacía a usted mucha gracia el tema...

1 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 1 de Julio de 2018
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última