En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

MEMENTO MORI

Autor: CÉSAR PÉREZ GELLIDA
ISBN: 9788483654538
Género: Novela negra, intriga
Editorial:SUMA DE LETRAS
Edición: 2013
Número de páginas: 588


Ficha creada por Mayte

PRETENCIOSO
5 con 4 votos

Me cuesta titular una reseña así, y máxime con la ópera prima de un autor, pero es sinceramente el título que me sale de manera visceral e impulsiva. Afortunadamente, César Pérez ya no es un escritor novel y por tanto, para bien y para mal, poco daño pueden hacerle estas palabras. (Bueno realmente poco daño podrían hacerle en cualquier caso, que no quiero yo pecar de lo mismo que estoy criticando).

Memento Mori es una novela muy cinematográfica, (como la propia sinopsis editorial se encarga de resaltar), muy de corte best-seller, muy de nuestros tiempos, muy de polis buenos pero con (cierto) trasfondo y muy de malos malos muy listos y muy atractivos (queriendo de hecho ser más protagonistas que el jedi del lado luminoso). Y ciertamente lo consigue, la narración es trepidante en muchos momentos y muy correcta especialmente en el binomio entre Sancho y Carapocha, con ciertos lances francamente divertidos a la vez que interesantes.

Pero el problema radica en que uno no puede ponerse notas a sí mismo. Ni poner canciones así como así en plan mira que culto soy, que la verdad no veo en general a qué vienen a cuento. Ni las MANIDAS referencias literarias de altos vuelos a, ¡oh! sorpresa, Ulises de Joyce y La Metamorfosis de Kafka. Porque, claro, Mortadelo de Ibáñez no queda "fashion", y porque no te acordaste también de En busca del tiempo perdido, o de Shakespeare, ¿no?

Lo de las notas es especialmente chirriante. Por momentos me estaban dando ganas de estrangular al imbécil del editor por dejarle pasar al autor semejante memez. Y es así porque me parecería muy bien que pusieses notas para traducir las frases latinas que mete el "malo", (como finalmente alguien se dio cuenta que era necesario en "El nombre de la rosa", por ejemplo). Pero, ¿alguien me puede explicar a qué viene una nota similar a esta: "... y ella recordaba pasear por la playa de Bolonia[*] cuando era niña... ---> [*]. Playa salvaje de 3,8 km en Cádiz"? Vamos a ver, si tan importante era ese potencial dato, (que ya os digo yo que no lo es), ¿no podías haber escrito algo así como "... y ella recordaba pasear por la inmensa y despoblada playa de Bolonia en los gaditanos veranos de su infancia..."? ¿Sin ninguna maldita nota? (Y como comprenderéis, esta NO es la única del pelo).

¿Qué pretendíais? ¿Qué viésemos lo guays que sois documentándoos? No sé, imaginaos que el mencionado James Joyce hubiese escrito Ulises con autonotas a pie indicando cada una de las referencias que le hubiesen parecido bien. Yo no me lo he leído, (no me atrevo, lo reconozco), pero me juego el cuello a que inmediatamente su calidad literaria hubiera caído a la mitad en el mejor de los casos.

Y además, (y sigo con el ejemplo de las notas), es que ni siquiera su empleo es coherente. Porque, como he dicho, bien estaría traducir las frases en latín para que el lector pueda "seguir" mejor la novela si así lo consideras necesario, o simplemente conveniente. Pero entonces hazlo con TODAS, no solo con las que tú consideres más "cool". Y también, si adoptas este rol docente, pues igual que asumes que tu lector no sabe latín, quizá deberías hacer lo mismo con el inglés y alemán que también aparecen en esas importantíiiisimas canciones, ¿no? ¿O es que eres condescendiente con el que no sabe latín, (porque, claro, aunque no llegue a tu nivel, es "admisible" que el pueblo raso no sepa latín..), pero no con el "atontao" que no entiende esas lenguas anglosajonas que todos deberíamos conocer?

Además, en este marco de "pretenciosidad" autoimpuesta caen especialmente mal los errores e incoherencias argumentales. Porque los hay. Como ejemplo paradigmático se puede mencionar que en el cambio de hora a invierno ATRASAS los relojes una hora, por lo que tu riesgo si estás despistado no es llegar TARDE a una cita, sino con MUUUCHA ANTELACIÓN. (De nuevo pregunto: ¿dónde estaba el editor?)

E insistiendo en la pretenciosidad, este aderezo es además irrelevante, solo está para dar colorido. Y además es potencialmente incoherente con la trama, en adición a su ya error intrínseco, pues la susodicha y conflictiva cita tiene lugar un lunes y el día "malo" del protagonista es la tarde del domingo: ¿tan tonto es para además no haberse dado cuenta del cambio horario de sábado a domingo y máxime cuando tenía otra medio cita cita citísima, (sí, de esa de las interesantes que estáis imaginando), ese mismo domingo?.

No obstante, pese a todo le he votado con un seis. Porque la verdad es que me ha entretenido. Aunque dudo que siga con más.

También quiero finalizar con un aviso a navegantes. Este libro NO es conclusivo en sí mismo. Se ve claramente que está escrito para ser continuado, es decir, que no finaliza, ni explica de hecho el por qué los personajes, es decir, el (los) malo(s), se comportan como se comportan.

Escrito por arspr hace 8 meses, Su votacion: 6

Volsung hace 8 meses

Lo de las notas me ha traído a la memoria La broma infinita. Madre mía los libros autoanotados... Novelas en formato prospecto... Como tu bien comentas en algunas cuesta no ver en ello una especie de truquillo para solventar pasajes de narración sintáctica compleja.

arspr hace 8 meses

No es comparable ni de lejos con La Broma Infinita. En La Broma Infinita, (o en mi reciente La Caverna de las Ideas de José Carlos Somoza, o en Casa de Hojas de Danielewski), las notas son un recurso narrativo como cualquier otro. Te puede gustar o no, pero es como si te gustan (o no) los libros en primera persona, el realismo mágico, los párrafos retorcidos de Casa de Hojas, o lo que sea.

No, aquí las notas son verdaderas notas a pie. Explicándote algún detalle, término, vocablo extranjero que en sí mismos no tienen nada que ver con la novela, sino con su construcción, con la documentación efectuada por el autor, con su contexto histórico o literario, etc.

En La Broma Infinita (o en La Caverna..., o en Casa de Hojas), para bien o para mal, si te saltas las notas (y las notas de las notas incluso), te pierdes la mitad (si no más) del libro. Sería como decir que solo quiero leer las páginas​ pares, pero no las impares, de cualquier libro "normal".

Aquí te las puedes saltar todas sin ningún problema. Salvo que tengas un interés brutal por saber la ubicación y características exactas de la playa de Bolonia, (por seguir con el ejemplo), que en sí mismas son irrelevantes para la novela propiamente dicha.

Poverello hace 8 meses

Voy a quitar toooodas las notas de mi novela, ji.

arspr hace 8 meses

No sé Pove, pero la verdad es que no te veo escribiendo algo así como "[...] Mishasho leyó Ulises[*] en una noche de delirio [...] --> [*] Novela del escritor irlandés James Augustine Aloysius Joyce (Dublín, 2 de febrero de 1882 – Zúrich, 13 de enero de 1941), conocido normalmente como James Joyce, considerada como su obra cumbre y una de las más importantes de la literatura, en particular en lengua inglesa, de todos los tiempos".

(Suponiendo que Mishasho sea un mushasho, claro está... Ja, ja, ja, que he merendado payaso y me ha sentado mal).

Debes estar logueado para escribir un comentario