En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

WATCHMEN

Tendencia a subir 8.18
93 votos
Portada de WATCHMEN

Comprar WATCHMEN en Amazon.es

Autor: ALAN MOORE, DAVE GIBBONS
ISBN/ASIN: 9788467473278
Género: Cómics, Novela Gráfica
Editorial: PLANETA DE AGOSTINI
Fecha de edición: 2009

Sinopsis:
Watchmen es una obra mítica de los británicos Alan Moore, guionista, y Dave Gibbons, dibujante. Se editó, por primera vez, en formato comic-book, entre 1986 y 1987 se publicó en 12 entregas. La historia es una crítica a la sociedad occidental de su momento, mediados de los ochenta, y , por extensión, de la actualidad: sobre valoración del dinero, la lenta introducción de la tecnología en las facetas más pequeñas de la vida doméstica y cotidiana, los conflictos políticos entre las grandes potencias mundiales, etcétera. Es decir, un gran surtido de elementos que componen un acertado fresco de la sociedad de finales del siglo XX. Alan Moore es guionista también de otras obras de gran éxito como V de Vendetta, La Cosa del Pantano ó From Hell. Por su parte, Dave Gibbons ha sido dibujante de Green Lantern durante la década de los 80 y más recientemente ha publicado The Originals.

 
Ordenar reseñas:

WHO WATCHES THE WATCHMEN?
4.17 con 6 votos

Hay obras que marcan una época, que cambian la manera de entender el género que tratan para siempre jamás. Hay obras con tantas tramas y subtramas en su interior que conforman un collage tan perfecto que hacen que te metas en la historia que propone como si lo vivieras en primera persona. Hay obras perfectas, en las que no sobra ni una coma, ni una frase, donde cada detalle está pensado para que tenga la relevancia que ha de tener. Hay obras como “Watchmen”, que es todo eso y mucho más.

Who watches the Watchmen?, es la pregunta recurrente en esta obra. ¿Quién vigila a los vigilantes? ¿Quién les pone límites? ¿Por qué hacen lo que hacen? ¿Tendrían cabida en un mundo real? Todas estas cuestiones son las que la magistral imaginación de Alan Moore se plantea en la obra y a las que ofrece una respuesta sólida y cabal.

¿Pero qué es “Watchmen”, quiénes son los Watchmen? Los Watchmen, en traducción literal, serían los Vigilantes, unos justicieros superheroicos si se prefiere el término. También conforma Watchmen un juego de palabras con “Hombres del reloj”, por circunstancias gráficas y con cierta relación con el “Reloj del Fin del Mundo” (reloj que existe, podéis buscar información acerca de él) que quedan debidamente entendidas al leer el comic. Pero no es Watchmen un comic de superhéroes al uso, ni mucho menos, sino más bien un intento de ver dicho género superheroico, con sus tópicos y sus desmanes, desde un prisma real, con personajes creíbles e imperfectos que, según las circunstancias, serán debidamente humanizados y deshumanizados por la mano de Alan Moore y el trazo de Dave Gibbons según avanzan los 12 números que componen esta obra.

Y es que Alan Moore es Dios y “Watchmen” una de sus Biblias(el mejor de sus trabajos si no existieran también esas obras maestras que son “Miracleman” o “V de Vendetta”, más o menos al mismo nivel). El noveno arte alcanza la categoría de arte a través de Alan Moore. Alan Moore hace literatura con los comics y en los “Watchmen” lleva a la novela gráfica al mismo nivel que otros géneros más valorados, supuestamente más serios. Tampoco nos olvidemos de que al dibujo, en este caso, otro inglés, Dave Gibbons, se muestra como un autor correcto que dota de una estética ochentera y naif al comic que le va como anillo al dedo.

Así, con la inteligencia e imaginación desbordante de uno y la adecuada adaptación gráfica del otro, “Watchmen” se alzó en su día con los más grandes premios que se pueden alcanzar en el mundo del comic (Eisner, Kirby, Harvey) y en sus categorías más importantes. Incluso en el mundo de la ciencia-ficción consiguió el Premio Hugo, siendo la única novela gráfica en alcanzar tal distinción. Su último reconocimiento, no hace mucho, fue cuando la revista “Time” la eligió como una de las 100 mejores obras en lengua anglosajona del último siglo (siendo el único comic de dicho listado y en el que no aparece, por ej., “Maus”), colocando “Watchmen” al lado de obras de Steinbeck, Hemmingway, Orwell, Nabokov y tantos otros.

www.time.com/time/2005/100books/the_complete_list.html

De la trama, lo cierto es que casi prefiero no desvelar nada, para que quien no conozca aún esta obra pueda maravillarse con todas las sorpresas que guarda “Watchmen” en sus páginas. Solo destacar dónde se desarrolla, en un entorno de Guerra Fría con las dos superpotencias enfrentadas, un mundo diferente al que conocemos por la existencia de un ser omnisciente, todopoderoso y azul llamado Dr. Manhattan (el único con poderes de toda la serie). En ese ámbito, un loco justiciero, el más violento de los Watchmen, el hombre de la máscara cambiante, Rorschach, investigará el crimen de uno de ellos, el Comediante, otro ser amoral y violento (“Dije que la vida era una broma, no que la broma tuviera gracia”, el Comediante dixit), a través de otro bien nutrido de seres extraños y con diversas motivaciones (Búho Nocturno, Ozymandias, Silk Spectre, etc). Así empieza todo, con un Rorschach (que, por cierto, es considerado por Alan Moore como un personaje fallido ya que él intentaba transmitir un fascista declarado y sin embargo es finalmente el personaje con el que los lectores sienten más empatía) en el papel de investigador. Y hasta ahí puedo leer…

Qué más puedo añadir. He expresado mi admiración, he narrado sus excelencias, he enumerado sus galardones y he escrito un sucedáneo de crítica para poneros la miel en los labios. Por 30 € que cuesta la edición española me parece un regalo. “Watchmen” bien los vale, ya lo creo.

Y si mi extensa crítica os ha aburrido, lo siento. Son los gajes inherentes cuando dejo hablar a mi alter-ego más freakie y vehemente. Para bien o para mal, es lo que hay. Pero aún así, ni por un momento os equivoquéis:

“Yo no estoy encerrado con vosotros, vosotros estáis encerrados conmigo.”

Palabra de Rorschach. Amén.

Escrito por salakov hace mas de un año, Su votacion: 10