En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

TROPAS DEL ESPACIO

Tendencia a subir 7.22
9 votos
Portada de TROPAS DEL ESPACIO

Comprar TROPAS DEL ESPACIO en Amazon.es

Autor: ROBERT A. HEINLEIN
Título original: STARSHIP TROOPERS
ISBN/ASIN: 8427013752
Género: Ciencia Ficción
Editorial: MARTÍNEZ ROCA, S.A.
Fecha de publicación: 1959
Fecha de edición: 1989
Número de páginas: 240

Sinopsis:
El joven John Rico, contra la voluntad de sus padres, y por motivos que nada tienen que ver con la vocación, se enlista para ser soldado en el espacio. El servicio militar entraña privilegios políticos, pero el entrenamiento es exigente, y el destino que se le asigna a los reclutas, incierto. En más de una ocasión, y desde el principio, John se preguntará si ha hecho la elección correcta. Obra llevada al cine en al menos dos ocasiones, desató interminables polémicas por la ideología imperante en la misma, la cual destaca más que el mismo argumento.

Etiquetas: Novela, Ciencia Ficción, Militarismo, Fascismo

Ficha creada por EKELEDUDU

 
Ordenar reseñas:

PURAMENTE IDEOLÓGICO
0 con 0 votos

John Rico nunca se hubiera reclutado, y mucho menos en la infantería móvil, de no haber sido en primer lugar porque iba a enrolarse su amigo Carl, con quien hasta ese momento había marchado siempre al unísono (eso se llama falta de iniciativa personal...) y en segundo lugar, por Carmencita, una joven cuya belleza tenía a ambos un tanto trastornados sin que a ella se le moviera un pelo ante cualquier individuo del sexo opuesto. La susodicha estaba inmediatamente antes que ellos en la fila cuando fueron a enrolarse, pero pronto desaparece de su vista (y de la historia) y ambos quedan frente a un sargento con cara de malo al que le falta un brazo y ambas piernas, y que tratará de disuadirlos. No obstante, los dos decidirán seguir adelante pese a oposición de padres y madres, y pronto se verán separados. A Rico lo destinan a la infantería móvil (porque además, su destino no es decisión suya) y lo que sigue de allí en adelante no es más que una carrera militar como cualquier otra que hayamos ya visto en la Tierra, pero trasladada al espacio, durante la cual estallará una guerra contra peligrosos enemigos extraterrestres, las chinches, especie de insectos en tamaño familiar.Y si esto es básicamente todo el argumento, sin embargo todavía hay mucho que decir acerca de esta novela.

TROPAS DEL ESPACIO ha sido llevado al cine al menos una vez, en 1997, y creo que también antes, aunque ni en Internet pude confirmar este último dato. De cualquier manera, la versión de 1997, dirigida por Paul Verhoeven y con Casper Van Dien encarnando a John Rico. Aquella película efectista y ligera estaba pensada para atraer a las masas, y más allá de su calidad, ni de lejos reflejaba el espíritu del libro que la inspiró. Este es, ante todo, un libro ideológico, un vehículo para la propagación de cierto mensaje, parte del cual es positivo y el resto, me parece a mí, detestable. En todo caso, a pesar de que STARSHIP TROOPERS valió a su autor el Premio Hugo en 1960, la controversia en torno a dicho mensaje no ha cesado, llegando, a veces, a límites absurdos. Las acusaciones de racismo que se le han hecho, por ejemplo, me parecen infundadas. Se basan en los motes ("bichos") que se dan a los principales enemigos a los que se enfrenta la infantería móvil, las chinches.. Esto me parece ridículo teniendo en cuenta que a una chinche vulgar y en formato pequeño nosotros mismos la catalogamos como bicho. Y por otra parte, los soldados en batalla, guste o no, con frecuencia usan epítetos denigrantes para sus enemigos. En este sentido, Heinlein refleja hechos que realmente tienen lugar en la Tierra y que seguramente repetiremos en el espacio si los humanos conseguimos trasladar allá nuestra locura.En todo caso, podría, si cabe, acusar a TROPAS DEL ESPACIO de presentar al clásico extraterrestre que no sólo es malvado en extremo, sino también de aspecto monstruoso; pero miles de libros, películas y series de TV hacen lo mismo, así que sería injusto imputarle ese cargo exclusivamente a esta novela.

Del mensaje de TROPAS DEL ESPACIO no puedo menos que rescatar que en estos tiempos en que tanto hincapié se hace en los derechos humanos, llegando al extremo de no insistir tanto en el daño cometido por un depravado al violar a una víctima como en la defensa de los derechos de tal delincuente; en esta época en que los seres humanos hemos mutado en caprichosos nenes de mamá que exigimos que nos den lo que creemos nos corresponde, pero no damos la misma importancia a nuestras obligaciones, esta novela resalta mucho el sentido del deber, algo que creo que la sociedad debería necesita urgentemente recuperar. No puedo decir, sin embargo, que lo haga de la mejor forma. Las ideas que enaltece son marcadamente militaristas y ultraderechistas. Por consiguiente, a lo largo de sus páginas encontraremos apologías de lo militar, rechazo hacia la no violencia y un manifiesto desdén hacia el civil. En consecuencia, quienes no comulguen con dichas ideas harán bien evitando esta obra, pues ellas son la base del discurso que aflora una y otra vez a lo largo de la trama. Los romances que vivía Rico en la mencionada adaptación de Verhoeven aquí no existen y, de hecho, el director cambió el sexo de uno de los personajes de TROPAS DEL ESPACIO para que se encamara con el protagonista. Y es que si Verhoeven hubiera llevado a la pantalla esta novela tal como Heimlein la escribió, habría recaudado, como mucho, la mitad de los ingresos que obtuvo en la taquilla.

Juzgado como libro de ciencia ficción, TROPAS DEL ESPACIO tiene poco que entusiasme a los devotos del género. El autor está empapado en los recursos del mismo, pero no les saca provecho porque simplemente no le interesó hacerlo, sino sólo difundir su mensaje. Por la misma razón, los combates contra las chinches no exhiben terror ante tan temibles monstruos, ni adrenalina de hombres luchando en defensa de sus vidas. Son simplemente el trabajo de soldados que cumplen con su deber, y se acabó. Así que quien comparta las ideas del autor, sin duda lo pasará en grande, pero veo difícil que a cualquier otro le ocurra lo mismo.

Escrito por EKELEDUDU hace mas de un año, Su votacion: 7