En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

SENTIDO Y SENSIBILIDAD

Tendencia a subir 7.32
44 votos
Portada de SENTIDO Y SENSIBILIDAD

Comprar SENTIDO Y SENSIBILIDAD en Amazon.es

Autor: JANE AUSTEN
Título original: Sense and Sensibility
ISBN/ASIN: 9788497930642
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: DEBOLSILLO
Fecha de publicación: 1811
Fecha de edición: 2003
Número de páginas: 376

Sinopsis:
Sus protagonistas las jóvenes hermanas Dashwood, quienes, desde caracteres contrapuestos, comparten el mismo afán por la búsqueda de la felicidad. Elinor, tranquila y paciente, confía en salvar con su discreción los obstáculos que impiden su relación con Edward Ferrars. Impetuosa y extravertida, Marianne, por el contrario, no duda en dejarse conquistar por el seductor Willoughby.

 
Ordenar reseñas:

ROMANTICISMO CON IRONÍA
4.5 con 4 votos

Segunda novela leída de la escritora inglesa. Primero fue “Orgullo y prejuicio”, relato que tengo presente al terminarlo hace poco, y entre ambos escritos hay varias concordancias.
Si mi primera lectura de Austen fue sorprendente, con “Sentido y sensibilidad” sigue, en cierta forma, con la misma línea, además de otros elementos comunes.

Mi primera “fascinación”, y aquí incluyo los 2 libros, es la temática, que no sólo me gustan sino que llega a ser interesante. Los temas que trata: el amor y el matrimonio; enredos amorosos y sociales; el reflejo de la vida acomodada, con sus fiestas, bailes, paseos, juegos, cotilleos, etc.; a priori, parecen una patochada, unas historias afectadas y cursis, que además me repatean las tripas el ocio, la frivolidad y la inutilidad de esta clase aburguesada del campo inglés. Pero es empezar la lectura y todo esto queda al margen. Su estilo literario es de calidad, profundiza más allá de estas trivialidades, y las intrigas que narra son cautivadoras.

La otra sorpresa sería la gran similitud con su posterior publicación, en asuntos, situaciones y esquemas narrativos. Por mi escaso conocimiento de la obra austeniana y de algunos films basados en sus argumentos, se puede decir (con atrevimiento más que certeza), que en su obra primeriza está condensada todas las tramas, elementos y características que han definido su narrativa.
Tuve la impresión, leyendo “Sentido y sensibilidad”, que es como un “borrador” para su narración siguiente, siendo notable y superior. Este diamante en bruto, fue posteriormente cortado, pulido y retocado, dando lugar a un trabajo más perfecto, con un valor literario destacable. De ahí que considere a “Orgullo y prejuicio” una historia más completa a pesar de sus similitudes. Sus argumentos son más intrigantes, sus personajes (en especial Lizzy) más atractivos psicológicamente, y el impecable estilo (en ocasiones barroco) más elaborado y cuidado.

La crítica social, similar en las 2 novelas, tienen un cariz “suave”. Por supuesto no tienen el objetivo de denuncia del realismo y naturalismo, pero ejerce un poco esta crítica, al plasmar con sarcasmo las costumbres sociales y actitudes de las personas.

Centrándome exclusivamente en “Sentido y sensibilidad”, es un relato romántico con detalles costumbristas de la burguesía o clases acomodadas en un ambiente campestre. Por todo el texto se aprecia un corte humorístico e irónico con un toque de denuncia sobre varios temas, siendo a mi juicio 3 los principales.

El primero de estos asuntos es la condición de la mujer en la sociedad de su tiempo. Prácticamente sin derechos hereditarios, sin elección ante el matrimonio, de opinión, de educación (sólo tiene conocimientos de dibujo, música y literatura, y son enseñanzas autodidactas), y ser esposa, es la única “salida” viable como realización personal y social.

También hay crítica a esta sociedad, donde muchos de sus miembros son indolentes y frívolos. Hay una reprobación al matrimonio por dinero y rango social (aquí el ideal romántico es más evidente), y hay un deseo para que triunfe el amor por encima de estos obstáculos materialistas e intereses familiares. Hay un análisis de todas las posibles relaciones: familiares, de amistad, vecinales, y como no, amorosas.

Y por último sería la crítica moral. Bastante importante, pues la novela gira en muchos sentidos sobre este punto. Los pensamientos, la actitud, los convencionalismos, y las formas de comportamiento social, son observados en todos los personajes. La autora censura la hipocresía, las ambiciones sobre el escalafón social y de dinero, los cotilleos, maledicencias y las faltas de comportamiento en comunidad.

Las 2 hermanas protagonistas tienen diferentes caracteres, Elinor representa el sentido y Marianne la sensibilidad. Después de un hecho crucial, poco a poco, hay un “trasvase” de personalidad. Las actitudes van cambiando y Austen da más detalles sobre la sensibilidad de Elinor, y el juicio y el decoro de su hermana, se van afianzando más. Estos comportamientos son tratados a modo de “moraleja”, pues el sufrimiento acompañado del comportamiento ejemplar y la buena educación, es suficiente para conseguir lo que se desea. Mientras que la rebelión y la lucha por el amor, están abocadas al fracaso, si no se tienen las “cualidades personales” que he mencionado antes.

Un breve apunte sobre la película homónima de Ang Lee. Es una buena y gran adaptación, con magníficas actrices principales y actores de reparto, una preciosa fotografía, buen ritmo fílmico y excelentes escenas. Estuvo nominada en 6 categorías principales, y consiguió el Oscar como guión adaptado, escrito por la soberbia Emma Thompson. Ha tratado conveniente el texto, y para convertirlo al lenguaje cinematográfico, ha escogido los mejores fragmentos de la novela, ha eliminado situaciones y personajes secundarios, y sólo ha desarrollado las ideas principales de las historias.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 6

LA JOVEN AUSTEN
4.5 con 2 votos

Habré leído ya a lo largo del tiempo, una buena lista de novelas de los grandes escritores ingleses decimonónicos. También leí, LADY SUSAN, novela juvenil, corta y epistolar de Jane Austen, y había visto películas como “Sentido y sensibilidad” y “La joven Jane Austen”. Con estos antecedentes, en mi mente fue naciendo una imagen de cómo iban a ser las novelas de esta autora. Al proceder ahora a su lectura, estoy en condiciones de observar que la imagen prevista por mi mente y la real, difieren notablemente. El tránsito de novelas más modernas y dramáticas, a otras más antiguas y ligeras, puede producir un cierto chasco. Además, en el caso concreto de la película homónima; el trabajo cinematográfico, juega con ventaja frente al texto de la autora. Resulta mucho más fácil asimilar cualquier escena, contemplándola hoy, con un guión actual de Emma Thompson, con un vestuario riguroso, con unos escenarios auténticos, con imagen en color, con sonido perfecto, y con un extraordinario trabajo de actores; que limitándonos, simplemente, a leerla en las páginas de un libro escrito hace ya más de doscientos años.
El lector, se encuentra en el libro con una sucesión de lances sociales y amorosos, sucedidos en el seno de la familia que forman una madre y sus tres hijas. El entorno social en que viven es un círculo de familia y amigos, de clase media o media-alta; algunos viven en su casa en el campo, otros, los más ricos, alternan temporadas en Londres y en el campo. Desde el punto de vista físico, el escenario es soberbio; prados, bosques, colinas, valles, todo precioso; tampoco está mal la cosa desde el punto de vista social; vecindad amabilísima, personas encantadoras, invitaciones a comer, a jugar a las cartas, bailes, excursiones; parece jauja, no se puede pedir más. Habiendo un panorama tan idílico y personas solteras por medio, surgen, como es lógico, amoríos más o menos compulsivos que mejoran el buen humor general al ser motivo fácil de comidillas por parte de los demás. Naturalmente, la trama amorosa y social se va liando más y más hasta conducir a rupturas, desengaños, sofocones, nuevas confidencias y así sucesivamente hasta la culminación final del argumento. El simpático verbo de la Austen hace el resto, hilvanando todos estos amores y desamores, con su proverbial facilidad y discreción, no exenta de elegancia y buen rollo estilo imperio.
Cualquiera que lea estas líneas, quizá detecte el tono, levemente displicente, que utilizo, próximo incluso a la chanza; y acaso juzgará con disgusto, que no es adecuado para la reconocida calidad de Jane Austen. Pero puedo asegurar, que sí utilizo ese tono es por que esta lectura me ha trasmitido una cierta trivialidad. No consigo, que el poso que deja la autora en mi mente tenga mayor calado, lo encuentro… banal tal vez; ligero; falto de ese mínimo de trascendencia, que uno espera que tengan sus lecturas. Siendo esto además, particularmente extraño, en tanto que el género, me suele gustar.
Otro tema, que también me dejó frío, es el de la crítica social que contienen sus novelas. Nunca dudé que esa crítica existiera como todo el mundo dice; también es cierto que nunca la imaginé, excesivamente cáustica. Pero, la verdad es que, después de leer SENTIDO Y SENSIBILIDAD, no detecto, ni siquiera, la misma existencia de tal crítica. Es cierto que se satirizan los comportamientos crueles, mezquinos, maldicientes, o perpetradores de cualquier otro vicio; es cierto también, que se critica la actitud de los que entienden el matrimonio como una forma de mercantilismo. Pero, como también se ensalza a los que practican las virtudes contrarias, tengo que concluir que no es una crítica al sistema en sí mismo, sino a los miembros de dicha sociedad afectados por esos vicios. Además, abonando esta tesis, observo que sus tendencias en lo social me parecen especialmente complacientes con los esquemas dominantes en la época. Su moral, en lo relativo al amor y a las relaciones entre los sexos, que parece ser coincidente con la de Élinor, refleja muy bien los esquemas al uso, y como han de ser, las correctas normas y su cumplimiento. Se debate, eso sí, con la lógica dificultad de poderlas llevar a buen termino; tratando para ello de acompañarse de personas virtuosas, y procurando alejarse de las desaprensivas o indecorosas.
También he leído cosas relativas al romanticismo de la época, algo que no comparto, al menos, si por romántico, estamos calificando el estilo de la primera mitad del XIX, caracterizado por el individualismo, y el gusto por lo medieval, la poesía, o lo exótico. Alrededor del año 1.810, había indicios de romanticismo, pero no era, en absoluto, un estilo asentado; lo neoclásico, por el contrario, estaba perfectamente implantado en las artes plásticas, en la arquitectura, en la moda, y en la música. Es verdad, que faltaba poco para que el movimiento romántico estallara con fuerza, pero la estética que aparece en el libro es mucho más neoclásica que romántica. En lo relativo a la literatura, tampoco Jane Austen se considera una escritora romántica, a pesar de haber en Inglaterra referentes del romanticismo, como los poetas Lord Byron, Shelley, y Keats, o los novelistas Mary shelley, y Walter Scott. SENTIDO Y SENSIBILIDAD con su trama desarrollada en la cotidianeidad de la vida inglesa de su época, está completamente alejada del gusto romántico y de los temas manejados por aquellos escritores. Otra cosa distinta son los amoríos que se relatan, que ciertamente llevan esa carga romántica que tiene todo lo relacionado con el amor. Pero en ese caso, sólo como sentimiento personal, no como aquel movimiento artístico, en el que primaba la estética del medioevo, el gusto por los viajes, y el amor por las ruinas y lo turbulento.
Queda claro pues, que el libro me produjo desilusión; pero, tampoco se puede deducir de ahí, que no me haya gustado; es compatible, leerlo con agrado, y sin embargo, sentir cierta decepción. Mis comentarios hasta aquí, han reflejado una valoración mía uno o dos puntos por debajo de lo esperado, pero, así y todo, me gustó. Y concretamente, hay un aspecto que me gustaría destacar. Se trata de posicionar adecuadamente a la autora y también a la sociedad en que vivió. Tuvo ésta, muchos aspectos censurables, nadie lo duda; pero, en un sentido amplio y en comparación con otros países del mundo de entonces, la sociedad inglesa de la época, era la más avanzada. Por que, a pesar de todas las pegas que se le quieran poner; esa sociedad era autocrítica en si misma, sus normas de funcionamiento interno admitían el progreso y la modernidad, haciendo posibles novelas como ésta. Al decir tal cosa, estoy pensando en la sociedad española de la misma época y lo estancada que estaba en su desarrollo con relación a Inglaterra. Esa es una de las razones fundamentales, por las que ese país, en ese momento, estaba a punto de llegar, o lo había hecho ya, a una situación de hegemonía mundial que duró, hasta que, ya en pleno siglo XX, la llegada de países mucho más grandes y poderosos, le privara de esa posición. Y eso, es algo innegable. Como lo es, que en aquella época existiera una escritora con esa clarividencia.
Para entender la frialdad de mi reacción tras su lectura, pongo un sencillo ejemplo; habríamos de imaginar a un viajero cualquiera, que a poco de salir por la puerta de la catedral de León, tras su visita a la misma, se le suba a un helicóptero; se le traslade inmediatamente a la ladera del monte Naranco, en Oviedo; y se le introduzca en la pequeña nave de la basílica de Santa María del Naranco. La lógica, hace pensar que el noventa y cinco por ciento de las personas que repitiesen ese proceso, y quizás me quede corto, opinarían que esa joya del arte visigótico asturiano, es, poca cosa. Pero algo parecido, le habría ocurrido a ese mismo visitante de León, sí inmediatamente antes de visitar esa magnífica catedral, le hubiesen sacado de visitar el interior de las catedrales de Tours, de Beauvais, o de Chartres; en ese caso, la de León, autentica joya del gótico español, le parecería pobre, muy pobre. Lo que quiere decir que hay que poner las cosas en el contexto adecuado. Mi reacción particular, un poco descreída con la novela de la Austen, es consecuencia de haber leído este libro sin llegar a situarme en el contexto de su época, y con una especie de prejuicio a su favor, que me hacía tener una imagen de la obra, mitificada, de manera un poco… romántica, se podría decir, aquí sí, como sentimiento personal; y al contrastar esa imagen con la realidad desnuda, el impacto producido, forzosamente habría de llevar a una valoración tibia.
Como colofón, debo añadir que la basílica de Santa María del Naranco, no es poca cosa, es una maravilla, pero una maravilla de pequeño formato.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 6