En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

SÁBADO

Tendencia a subir 8.43
7 votos
Portada de SÁBADO

Comprar SÁBADO en Amazon.es

Autor: IAN MCEWAN
ISBN/ASIN: 9788433970763
Género: Narrativa
Editorial: ANAGRAMA
Fecha de edición: 2005

Sinopsis:
Henry Perowne es un hombre feliz. Es un reconocido neurocirujano y está casado con Rosalind, una abogada de un importante periódico. Ambos disfrutan su trabajo, se quieren y quieren a sus hijos, un prometedor músico y una joven poeta. Es sábado, 15 de febrero de 2003, el día de las grandes manifestaciones contra la guerra de Irak. Henry se despierta, va hacia la ventana de su dormitorio y ve un avión en llamas que sobrevuela Londres muy bajo. Henry teme un accidente terrible, un ataque terrorista. Más tarde, escuchando la radio, sabrá que se trata de un aterrizaje forzoso. Y Henry volverá a dormir, y hará el amor con su mujer, y se irá luego a su partida de squash semanal. Pero la visión nocturna no ha sido sino el presagio de la realidad azarosa que irrumpirá en la plácida burbuja de su vida tan armoniosa...

 
Ordenar reseñas:

REFLEXIONES DE UN NEUROCIRUJANO
5 con 4 votos

Me gustaron las dos novelas que leí de Ian McEwan: “Expiación” y “Chesil Beach”. Y ahora, leyendo “Sábado”, veo que aquí su autor es tan diferente, que casi parece otro. Las dos novelas mencionadas enseñaban un escritor pulcro, ordenado e incluso refinado; tenían una trama más o menos lograda según su acierto personal o su sintonía con los gustos de cada lector, y es innegable que, al margen del tema, atesoraban una calidad cierta. En “Sábado”, las cosas se perciben de otra forma; no hay duda de que la calidad permanece, pero ¿dónde está la trama?, se pregunta uno a sí mismo mientras vaticina: ¿será que esto se va a resolver sin que haya trama? Estos planteamientos de esquemas cambiantes y arriesgados, podrían fastidiar a algún lector, pero no a mí, creo, incluso, que podría haber sido un acierto si se hubiera quedado en un simple ejercicio de estilo, cosa que, a lo largo de buena parte de la novela, pensé que iba a ocurrir. Pero no ocurrió; repentinamente sobrevienen las situaciones que dan lugar a la trama central, se desarrolla ésta, y se culmina todo el asunto; y me satisfizo mucho lo acertado de ese desarrollo y de esa culminación; y tal vez influyera en ello un cierto efecto sorpresa; cuando creía que nada iba ya a cambiar: ¡Zas!, cambio copernicano y además muy bien resuelto.

Efectivamente, al no aparecer la trama, todo hubiera quedado en un ejercicio reflexivo y analítico del protagonista sobre múltiples cuestiones que le afectan, o afectan a su familia, a su actividad profesional, a la actualidad política más candente, y a muchos más asuntos que pasan por su mente mientras transcurren las horas de ese sábado que da lugar al título de la novela; y ello en una especie de monólogo interior (pese a estar narrado en tercera persona) que abarca tanto lo cotidiano, como lo excepcional; lo banal, como lo trascendente; lo próximo, como lo global. De esta manera, el continuo transcurrir de páginas va imprimiendo el carácter del personaje sobre el fondo de sus circunstancias, suavemente, sin caer en el tedio, sin grandes aspavientos y, en definitiva, sin provocarle al lector disconformidad con sus ideas; lo sorprendente es que él expone las suyas con tal claridad que podrían chocar con nuestro propio ideario, a pesar de ello, a mí, al menos, no me molestaron por dos razones: una, porque su discurso no es dogmático, sino que maneja la duda como una parte importantísima de su manera de entender el mundo, y la otra, porque aunque en ese instante seamos los receptores únicos del mensaje, la misión de éste no nos parece un intento de convencernos de nada, sino solo el simple resultado de compartir sus sencillas e inocuas reflexiones: simplemente su mente funciona y sus ideas no se reciben como un intento de adoctrinamiento, sino como una mera reflexión, con la que podemos coincidir o no.

Así que ahí está uno leyendo, cautivado por la tenue plática que se desarrolla en la mente de Henry Perowne, eminente neurocirujano de un hospital londinense, que baraja cuestiones reales y cotidianas que interesan por su carácter insignificante de simple pensamiento, cuestiones, sin forma de novela, que son solo la vivencia de unas horas de un sábado cualquiera para un único individuo; uno más entre tantos. Es muy notable la tremenda miscelánea de materias que atraviesan su mente en esa fase inicial que podríamos denominar como “de reflexión”. La familia es una de las fuentes de meditación más constantes, incluyendo en ella a sus hijos y las actividades que lleva cada uno; su hija es poeta, su hijo incipiente músico de rock; incluye también a su excéntrico suegro, asimismo escritor y algo musicólogo, y a su mujer, abogada de éxito, que le da mucho juego para meditar sobre su vida de pareja, incluyendo afectos y sensualidad; también habla de su madre, antigua campeona de natación, pero mujer convencional, recluida ahora en una residencia con Alzheimer, a la que va a visitar regularmente y con la que toma el té, y nos explica cómo es ahora su relación mutua, la actual y también la pretérita; su situación profesional es otro tema recurrente, incluye compañeros de la clínica, algunos de rango inferior, otros de su misma categoría (con los que juega al pádel), e incluso pacientes de una significación especial; también disecciona su casa, inusualmente singular, en el centro de Londres, y su envidiable coche, y las actividades con las que generalmente transcurre su ocio. Como la novela coincide con los prolegómenos de la guerra de Irak (2003), la situación política internacional es otro de los temas a que dedica sus pensamientos; es un asunto éste en el que se revela claramente su punto de vista político, influido por el enfoque que los medios de comunicación dieron al tema (las armas de destrucción masiva), si bien no termina de germinar del todo en su mente aquel mensaje probélico, pues es un hombre inteligente y duda; sin embargo, cuando habla con su hija, joven y visceral, entra al trapo en el presumible debate: guerra sí, guerra no; madurez contra idealismo; y ello en medio de una innegable acritud; otras veces disecciona las discusiones literarias que suele mantener con ella, en esas ocasiones, de manera incluso relajada.

Pero al fin las reflexiones avanzan y, en un momento dado, la novela convencional llega con el desembarco de la trama, que se engarza con todo lo anterior (que, desde luego, no tenía nada de gratuito), dando lugar a unas interesantes situaciones en las que el tema médico (neurocirugía), juega un papel bastante importante. El producto resultante es una novela eficiente, ¿un thriller?, que jugando con los recursos que manejan la mayoría de los novelistas consigue obtener un resultado brillante. Cierto es que por mucha brillantez que tenga no deja de ser una novela convencional, muy bien resuelta pero convencional. La etapa inicial produce la sensación de haber descargado sobre uno mismo una retahíla inacabable de mensajes —todo lo que ha cruzado su mente durante horas—, que trascienden de lo manido y funcionan como soporte de información alusiva a la esperada trama, y que, llegado el momento, ésta reconoce y utiliza convincentemente.

He mencionado hasta aquí los asuntos que componen el grueso de su hilo de razonamiento en la zona inicial de la novela; no he hablado o he hablado menos, de los nuevos temas que eclosionan con la irrupción repentina de la trama y que se desarrollan de forma parecida a la que había hasta ese momento; en realidad, la tónica de la narración sigue basada en el monólogo interior del protagonista; solo cambia el hecho de que haya nuevas cuestiones emergentes, pero de esas ya no digo nada, porque no quiero destriparlas. En fin, que esta novela y, por extensión, este autor, están especialmente indicados para aquellos lectores que no se conforman con la narración de una historia convencional, por buena que sea, y buscan en la lectura una combinación de calidad literaria, con buenas historias, y con el complemento añadido de un estilo narrativo que ofrece motivos para pensar, en mil cosas si es necesario, o para hacerse preguntas o, en definitiva, para disfrutar de un autor, como este, que ofrece mucha calidad acompañada de algunos cambios sorprendentes, y que, hasta ahora, puedo decir que no me ha fallado.

Escrito por sedacala hace 2 meses, Su votacion: 9