En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LOS RÍOS PROFUNDOS

7.5
2 votos
Portada de LOS RÍOS PROFUNDOS

Comprar LOS RÍOS PROFUNDOS en Amazon.es

Autor: JOSÉ MARÍA ARGUEDAS
ISBN/ASIN: 9788437613215
Género: Literatura contemporánea
Editorial: CÁTEDRA
Fecha de edición: 2005

Sinopsis:
Con ríos profundos, Arguedas se sumerge en las aguas nutricias del ser peruano a través de la experiencia de un protagonista, Ernesto, de traza autobiográfica. Se habla del abandono de la inocencia y de la identificación decidida con la condición indígena.

 
Ordenar reseñas:

PROFUNDA RAZA, PROFUNDA SANGRE
5 con 6 votos

Partido entre lo indio y lo español vive Ernesto (y J.M.Arguedas), sin lograr conciliar la
hostilidad de ambos mundos. El autor y el personaje es blanco, criado en una familia de
tíos, que lo odia, y cuidado por los indios sirvientes. A partir de allí se sentirá más
cercano a éstos que a su familia de sangre.
Ese traspasamiento de cultura arraiga en el espìritu de Arguedas (“me criaron los indios;
otros, más hombres que éstos...”) y atraviesa, como un río profundo, toda la novela.
Ernesto es un niño al que su padre deja en un internado de curas para niños
acomodados. Abogado itinerante que va de pueblo en pueblo tratando de ganarse la
vida, deja una estela ausente y cálida en el niño, que lo evoca y lo hace objeto de sus
planes de huida.

Novela compleja, emocional y hasta onírica, en la que la naturaleza es el personaje
dominante. Dominancia sensual y cálida : las descripciones geográficas son deliciosas,
no aburren ni son excesivas porque son espejo cristalino del interior de Ernesto.
J.M.Arguedas inaugura la corriente neoindigenista en la literatura hispanoamericana y
tiene resonancias en autores más jovenes, como Vargas Llosa y Julio Ramón Ribeyro.

Novela compleja, de denuncia social, racial y cultural. Pueblo quechua devastado,
abusado y oprimido, de una pobreza brutal. Irrepetible el relato del cura haciendo llorar
a los infelices! Tema repetido y no por ello menos impactante. Todas las herramientas
de sometimiento desplegadas : violencia física, humillación, manipulación, olvido
cultural, hambre y a seguir. Arguedas las describe con crudeza natural con un fondo
musical y cantarino. Dolor natural, cantado y aceptado.

Novela compleja, de un autor atormentado que nunca logró “combinarse” y se quitó la
vida. Qué fuerte y vital es Latinoamérica para dar estas letras con perfume, que llenan
los ojos de dulzura y rabia.
Una profunda soledad acompaña a ese joven niño que se larga a buscar un lugar en su
existencia, en Perú, en el mundo. Joven que ve y entiende y por ello sufre y goza.

Para amantes de la literatura latinoamericana in extremis. (Pove, vos que anduviste por
esos parajes!)

Escrito por lucero hace mas de un año, Su votacion: 8

OMBLIGOS
5 con 5 votos

Los ríos profundos (Uku mayu en quechua, la lengua indígena más hablada del planeta) es una novela autobiográfica de madurez. José María Arguedas, en el libro Ernesto (14 años), nos habla de sus primeros meses en el colegio jesuita de Abancay, una capital de provincias en los Andes del Perú. Es un libro sencillo, lineal, con una carga de realidad muy grande debido a su carácter autobiográfico. Arguedas es, además, un gran escritor, reconocido aun por los que luego lo han criticado por motivos políticos, como Mario Vargas Llosa.

Ernesto, protagonista y escritor, viene de una infancia difícil. Perdió a su madre a los dos años, su padre, abogado, fue marginado por cuestiones políticas y obligado a malvivir (pese haber gozado en su momento de una muy buena posición económica) de la profesión itinerante. La madrastra de Ernesto, al más puro estilo Disney, jamás lo trató como a un hijo, no lo quería ni ver y lo mandaba a vivir con los criados que, a diferencia de él, blanco y casi rubio, eran indios. Así pues hay varios momentos en la novela en que Ernesto recuerda cómo jugaba con los hijos de la cocinera, cómo aprendió a hablar el quechua casi al mismo tiempo que el castellano, cómo dormía con ellos en lechos de paja sobre el suelo o salía hacia la sierra a acompañarles en sus viajes a los pueblos, pues a nadie le importaba en la casa qué hiciera o adonde fuera. En el momento que alcanza los 14 años reclama a su padre mayor atención. Quiere ser llevado con él en sus viajes. Entonces comienza la novela y ese es el título del primer capítulo: Los Viajes. Transcurre en Cusco, antigua capital del territorio inca y que en quechua significa Ombligo, pues como ciudad sagrada y núcleo de poder de los incas, la consideraban el ombligo del mundo.

A partir de aquí la novela se desarrolla, principalmente, alrededor de cómo Ernesto siente en conflicto su posición privilegiada de niño blanco, en el colegio de pago católico al que lo lleva su padre (en las primeras páginas), con su identidad y cariño hacia la forma de vivir y sentir de los indios, entre los que se crio y con los que se siente tan ligado. Ernesto ve cómo los hacendados, los curas, los mestizos, tratan de convivir con los indios y los cholos solo si estos segundos siguen sus códigos y sus valores. El pretexto de civilizarlos. Ve cómo ese pretexto y esa convivencia no son más que una forma exquisitamente cínica de dominación y destrucción de todos aquellos códigos y valores que no comulgan con el status quo de los que tienen la piel clara, como él. Ernesto sufre por lo que se espera de él en su futuro como adulto blanco de buena familia.

La maduración personal se mezcla con la maduración social y Arguedas-Ernesto nos interpela con la historia del niño. La novela nos desafía a tratar de entender en qué se diferencia la forma de entender el mundo desde la perspectiva andina (tanto si eres blanco como él, o indio) frente a la perspectiva occidental (presente tanto en peruanos de piel clara como en indios que han adoptado totalmente su rol en ese enfoque, los indios alienados de las haciendas). El indigenismo, al final, no es más que eso, plantear que los códigos usados para hablar de la gente siempre son de manufactura europea y, por tanto, a menudo imprecisos cuando se aplican en otros continentes (además de usarse a menudo como excusa para el control socioeconómico y justificar cierto racismo ilustrado). Así que hay que atender a cuáles son los códigos de los indios, si queremos verdaderamente hablar de los indios. Nos anima a no medir el ombligo ajeno con el molde del nuestro, dejar de esperar ver lo que conocemos para llegar a ver aquello que aún no hemos aprendido.

Novela que recomiendo por ser una lectura sencilla, relativamente breve y con una actitud muy original a la hora de repensar cuestiones que creíamos trilladas. La editorial de Catedra es un lujo espectacular, pero considero que, durante una primera lectura, mejor evitar las abundantísimas notas (hay spoilers) así como el profundo estudio preliminar (misma razón, ¡además de que pueden dejarle a uno agotado!).

Escrito por Volsung hace 6 meses, Su votacion: 7