En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

¿QUIERES HACER EL FAVOR DE CALLARTE, POR FAVOR?

Tendencia a subir 7.4
10 votos
Portada de ¿QUIERES HACER EL FAVOR DE CALLARTE, POR FAVOR?

Comprar ¿QUIERES HACER EL FAVOR DE CALLARTE, POR FAVOR? en Amazon.es

Autor: RAYMOND CARVER
ISBN/ASIN: 9788433914835
Género: Narrativa
Editorial: ANAGRAMA
Fecha de edición: 1997

Sinopsis:
En el relato que da título a la obra, una esposa confiesa a su marido que le fue infiel dos años atrás y éste trata de digerirlo sin mucho éxito: después de pasear por la ciudad, irse de copas, jugar al poker y ser asaltado, vuelva a su casa y descubre que no sabe qué hacer? que nunca ha sabido qué hacer? y su esposa que le sigue hablando? ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? Situaciones cotidianas son la tónica general de los más de veinte cuentos que forman este primer libro de narraciones que escribió a lo largo de quince años Raymond Carver.

Etiquetas: policiaca

 
Ordenar reseñas:

¿QUÉ HAY EN ALASKA?
3.33 con 3 votos

Para nuestra comodidad, afirmaría que tendemos a querer creer que Carver prescinde descaradamente de la introducción y el desenlace en sus historias. Directamente nos agarra del pescuezo y nos suelta en medio de cualquier berenjenal. Pero no todo es tan sencillo. A mí una vez me soltó en medio de una reunión de amigos. Dos parejas fumando en pipa de agua, comiendo patatas fritas y bebiendo gaseosa. Todo transcurrió por los cauces perfectos que Carver sabe trazar. Finalmente una de las parejas se despide de la otra, abandona la reunión y vuelve a su casa. Deciden irse a la cama. Yo ya estaba dentro de la mía, esperando a que apagaran la luz para hacer yo lo mismo. Pero de repente ocurre algo extraño, algo que perturba al protagonista y a mí. Así acaba la historia y confuso me pregunto - “¿Era esto necesario?” Cierro el libro sin entender nada y apago la lámpara.

Cuando desperté aquella mañana, ese final inexplicable seguía rondando por mi cabeza. Me incorporé sobre la cama y de repente, esbocé una sonrisa. - “¡Qué hijo de puta!”

Escrito por Kaldero hace mas de un año, Su votacion: 7