En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE

Tendencia a subir 7.32
84 votos
Portada de EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE

Comprar EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE en Amazon.es

Autor: SIR ARTHUR CONAN DOYLE
Título original: The Hound of the Baskervilles
ISBN/ASIN: 9788467022216
Género: Novela negra, intriga
Editorial: ESPASA-CALPE
Fecha de publicación: 1902
Fecha de edición: 2007

Sinopsis:
Holmes y Watson son llamados a investigar los extraños crímenes aparentemente relacionados con la antigua maldición que pesa sobre la familia Baskerville. El "asesino" parecer ser un "animal enorme y negro con forma de perro, aunque mayor que ningún otro visto jamás por criatura humana". Atraídos por el misterio del caso, nuestros protagonistas se ven pronto envueltos en un laberinto de antiguas supersticiones y oscuras venganzas, en el escenario amenazador y siniestro de los páramos de Dartmoor.

Etiquetas: Sherlock Holmes

 
Ordenar reseñas:

SOBRENATURAL, QUERIDO WATSON
4.71 con 7 votos

Este es el libro, según la mayoría de lectores y degustadores sherlockianos, mejor logrado y más estimado de la obra del genial e inmortal detective, y desde luego el más famoso. Es la 3ª ó 4ª vez que lo leo y, sin ningún lugar dudas, es el de mayor calidad literariamente hablando; aunque, personalmente puedo preferir algunas de sus aventuras, ya sea por la dificultad, originalidad o la resolución del misterio.

La novela fue escrita en 1901 a pesar que oficialmente el personaje llevaba 8 años “muerto”, cuando se precipitó, junto con su archienemigo Moriarty, por las cataratas Reichenbach en “El problema final”. Sin embargo, este nuevo escrito no fue una resurrección, sino una “historia previa”, pues el autor situó la acción unos años antes de dicha muerte literaria. El ejemplar tuvo un éxito sin precedentes y, afortunadamente, ante la presión de numerosos seguidores, finalmente reapareció el personaje en 1903 con “La aventura de la casa deshabitada”.

El origen de la maldición de los Baskerville se debe a un amigo del escritor, que en una noche lluviosa y junto al fuego de una chimenea, mientras se contaban cuentos de terror se gestó la idea de una “novela de miedo” (anécdota que recuerda a una noche similar en la villa Diodati del poeta Lord Byron, donde se concibieron las historias de “Frankenstein” y “El vampiro” de Polidori). Surgieron ciertas leyendas de Dartmoor, una extensa meseta yerma que atrajo la atención del literato. Un paraje “fascinante” que visitó, recorrió e inspeccionó, quedando satisfecho para el perfecto escenario de su nueva novela, que escribió buena parte de ella sobre ese mismo terreno sombrío.

“El sabueso de los Baskerville” presenta algunas diferencias con el resto de la obra holmesiana. El inicio es similar con el “juego” de descubrir, mediante las huellas encontradas en un objeto cotidiano y vulgar, la personalidad de su dueño; donde el Dr. Watson intentará aplicar los métodos deductivos de su amigo, y con la acostumbrada superioridad y algo de burla, Sherlock desbaratará las conclusiones, primero con sagaces observaciones (Sherlock comenta: “El mundo está lleno de cosas evidentes, en las que nadie se fija ni por casualidad”), y más tarde aplicando su inteligencia para obtener las deducciones verdaderas.
A continuación comienza la exposición del caso, que mediante el análisis y la lógica aplicadas a las pistas y hechos, se hace una visión global del misterio haciéndolo más enigmático que al principio.
A partir de aquí, y en esta ocasión, el novelista introduce 2 novedades.

La primera variante es el ambiente tétrico, gótico, inquietante y de suspense (más que de terror) que flota en todo el relato. Una leyenda demoniaca con crímenes y crueldad, se convierte en una maldición para los Baskerville. Es un componente diabólico que incide en el misterio, el caso fluctúa entre el punto de vista sobrenatural o una posible voluntad humana.
El entorno escalofriante se completa con pinceladas “fantasmales” (ruidos, pasos sigilosos, aullidos, sollozos) de la mansión familiar; y por último un protagonista importante y principal de la trama: la localización espectral, brumosa y amenazadora del páramo, habitado por un ser infernal, ciénagas mortales, acantilados amenazantes, minas abandonadas, chozas prehistóricas, y la presencia de un criminal peligroso. Una atmósfera perfectamente conseguida, contribuyendo, en grado superior, en envolver adecuadamente la intriga.

La segunda variación es el considerable protagonismo que desempeña Watson respecto a Sherlock. El detective sólo tiene una presencia destacable al principio y final del relato. El doctor será quien lleve las riendas y nos guie entre los habitantes y los sucesos del páramo, intentando desenmarañar la madeja de los enigmas. Y debo confesar que, aunque parezca extraño, no se le echa de menos (no mucho) la figura de Holmes, pues la intriga de la narración está impecablemente construida, pulida y rematada.

Alejándome del argumento principal con asuntos “paranormales”, el escrito tiene varios detalles curiosos con las alusiones a creencias dudosas, como a la frenología, o al policía francés Bertillon, inventor de otra seudociencia con fines policiales: la antropometría.
Siendo peculiar al mencionar la superstición, demostrando el sentido del humor de Conan Doyle al “caricutarizarse”, cuando pone en boca de Sherlock el desprecio por las personas creyentes de lo sobrenatural, calificándolas coleccionistas de cuentos de hadas, ya que era una “convicción” muy arraigada en el narrador la existencia de estos pequeños seres alados. Cosa insólita, es una fantasía propia de mentes simples o infantiles, y no de una persona de ciencia, culta e inteligente.

Por último, y puesto que he parodiado con el título de la reseña una exclusiva frase del cine (nunca la escribió Conan Doyle), comentaré brevemente la adaptación cinematográfica que hizo Terence Fisher en 1959, la cual he vuelto a ver. Como aficionado al cine puede ser una película buena, en mi opinión es solamente entretenida, con una gran ambientación tétrica como corresponde a la productora Hammer, experta en la escenografía de terror; y con una acertada elección de Sherlock con Peter Cushing, pues se adapta a la fisonomía del protagonista, aunque más bajo, no obstante tiene lagunas en su interpretación nerviosa ante la falta de capacidad de observación y reflexión del detective genuino.
Pero como seguidor del personaje, la versión deja mucho que desear. Del texto han utilizado las ideas principales del argumento, pero arruinando lo demás: han cambiado personalidades, incluso mezclando caracteres; las ideas secundarias las han acortado o simplemente no las han desarrollado convenientemente; han introducido nuevos temas a la trama que desvirtúan y cambia el sentido original, y además sin aportar nada.
Una adaptación pobre y decepcionante para un “purista” en la literatura sherlockiana.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 8

WATSON, HOLMES Y SU LUPA
4.67 con 6 votos

Arthur Conan Doyle mantiene, a día de hoy, una gran difusión popular; sus historias han sido llevadas al cine y a la televisión con tanto éxito, que el número de adaptaciones ha llegado a ser altísimo. Esto ha desarrollado en la mente de los espectadores, un estereotipo de su obra, que no toma como base directa sus libros, sino las imágenes características de Watson, de Holmes y de su lupa, tal cual salen en la pantalla. Cuando un miembro de esa legión de espectadores, decide incorporarse a la categoría, mucho menos numerosa, de lector; se encuentra con la sorpresa, de que estas historias, que uno creía que eran modestas novelas de evasión, son a la vez, obras de una magnífica calidad literaria.

Enseguida se descubre con su lectura, que por bueno que haya sido el resultado fílmico, el literario es, en algún caso igual de bueno y casi siempre mucho mejor. De hecho la lectura de sus obras, nos hace pensar que estamos ante el creador de la fórmula primigenia del género policiaco; la resolución del enigma será mejor o peor, según la novela de que se trate, pero el esquema es una creación suya y contiene las claves para captar inmediatamente la atención del lector. En esta novela en particular, la trama está, bastante bien resuelta; quizás, algunos efectos están hoy un poco trasnochados, son, tal vez demasiado decimonónicos; pero aún con esa relativa ingenuidad, funcionan perfectamente y se leen hoy, con el mismo interés que en su época.

Ahora bien, independientemente de los resortes o mecanismos de argumento utilizados para resolver la trama, lo que yo valoro más de esta novela y supongo extensivo al resto de novelas policiacas de Conan Doyle, es la creación del ambiente en que se desenvuelve la narración; el talante que tienen los personajes, tan británico y tan formal; esa minuciosidad que persigue Watson a base de exquisito cuidado en los detalles y aplicación de la más rigurosa racionalidad, minuciosidad que luego se derrumba totalmente desbaratada, cuando Holmes aplica su apabullante inteligencia. También esos paisajes yermos y sombríos, esos trenes, esas mansiones en la Inglaterra rural, tantas y tantas cosas que parecen crear ese marco tan serio. Todo este mundo, está tan bien traído, que te sitúa inmediatamente en ese escenario que tan bien nos imaginamos; se diría que es su escenario natural, aquel en el que mejor encajan estas historias. Aquí todo esta colocado para conseguir crear suspense y para no distraer con detalles innecesarios, a no ser, que éstos, tengan interés para la trama; eso no lo sabemos en el momento, aunque lo normal es que, si se dejan caer detalles, no sean gratuitos, para algo servirán. Y así se entra poco a poco en un juego en el que, significativamente, ni el lector, ni el autor, ni casi, casi ningún personaje, le da a la muerte, la trascendencia moral y ética, que lógicamente tiene. Los sentimientos de familiares y amigos de los asesinados, no parecen tener mucha importancia, lloran un poco, se les dan las condolencias y a correr, o mejor dicho a pensar en quien es el asesino. Se prescinde de esos sentimentalismos, no se hurga en el dolor y se pasa a considerar esa muerte como un frío ejercicio de disección, casi como un juego, en el que las claves son, el como y el porqué. Esa inquietud queda por fin satisfecha al revelar Holmes, como encajan las piezas del complicadísimo puzzle, y dando todos (menos el asesino, claro) un suspiro de alivio, al fin, todo queda resuelto.

Conan Doyle parece el inventor de esta formula, Wilkie Collins un antecesor influyente, Agatha Christie la que lleva el sistema a su máxima expresión y los que vienen detrás, que son miles, practican variaciones sobre el mismo tema, más o menos afortunadas. Es seguro que Edgar Allan Poe, pudo influir sobre todos ellos, como lo hizo, sobre tantos otros escritores, pero su influencia es más genérica, menos concreta.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8

MUY ENTRETENIDO
4 con 2 votos

La verdad no hay mucho que decir, es un libro muy entretenido que pone a prueba el ingenio del lector para, junto a Sherlock Holmes y su fiel compañero Watson, tratar de dilucidar el misterio que presenta la novela. La flemática caracterización de los personajes y la ambientación me trajeron inmediatamente a la mente las películas en que el actor británico Peter Cushing interpretaba al deductivo detective.

Aunque el desarrollo y el desenlace de la historia están a la altura de la fama de sus personajes, pueden parecer más bien simples para el lector actual, sobradamente acostumbrado a thrillers policíacos de toda especie. Pero no olvidemos que esta historia fue publicada originalmente en entregas, entre 1901 y 1902, época en que este género aún no había sido suficientemente explotado, por lo que generó gran interés y un número no despreciable de seguidores de las aventuras de Sherlock Holmes, que felizmente se mantienen hasta nuestros días.

Escrito por bimm hace mas de un año, Su votacion: 7

LO MEJOR DE HOLMES QUE HE LEIDO
2 con 1 votos

Me encantó este libro. Que se puede decir. Para escribirlo no solo necesitó su pericia si no que tuvo que buscar conocimientos en ciertas materias para escribirlo (si lo leeis ya sabreis a lo que me refiero). Las ultimas 50 o 60 hojas me acuerdo que las leí del tirón de lo enganchado... que estaba.

Escrito por tazguy00 hace mas de un año, Su votacion: 9