En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

OTRA VUELTA DE TUERCA

Tendencia a subir 7.02
49 votos
Portada de OTRA VUELTA DE TUERCA

Comprar OTRA VUELTA DE TUERCA en Amazon.es

Autor: HENRY JAMES
Título original: The Turn of the Screw
ISBN/ASIN: 9788497595162
Género: Terror
Editorial: DEBOLSILLO
Fecha de publicación: 1898
Fecha de edición: 2003
Número de páginas: 208

Sinopsis:
Otra vuelta de tuerca está considerada la historia de fantasmas por antonomasia y un hito insoslayable en la historia de la literatura universal. Protagonizada por una joven institutriz al cuidado de dos niños en una mansión victoriana, a lo largo de la narración intervienen presencias y personajes tal vez sobrenaturales. La anterior institutriz y el sirviente murieron en extrañas circunstancias. ¿Cuál es el secreto que se oculta entre los muros de la mansión? Para descubrirlo, el autor nos conducirá magistralmente por los vericuetos de la historia en un sostenido e inquietante crescendo.

 
Ordenar reseñas:

LA INSTITUTRIZ Y LOS DOS NIÑOS
4.42 con 12 votos

La obra de Henry James es extensa y consecuentemente toca muchos temas, algunos ciertamente repetitivos como: “americanos y europeos”, “americanos en Europa”, “Italia o la fascinación del arte”, “viajando por Europa”, etc. Pero, un tema tan peculiar como el del cuento de fantasmas, lo tocó solo en este libro y apenas en algún otro de la misma época y menos éxito.

Y creo que su incursión en el género es brillante al salirse de los esquemas habituales en los que el espectro aparece y produce la consabida temblequera. No es por esa vía por la que James conduce su relato, su objetivo no es pasmar al lector con sustos o presencias terroríficas, que obviamente están por ahí y aparecen, pero induciendo apenas leves escalofríos. Su interés es otro; el quiere manejar el relato con su estilo basado en el análisis psicológico de los personajes incluyendo quizá entre ellos a los mismos aparecidos. Buscando ese objetivo crea una red de conexiones psíquicas entre unos y otros, juega con sus personalidades y sus caracteres y va sumergiendo al lector interesado en un laberinto en el que, a pesar de la dificultad para encontrar la salida, se encuentra a gusto.

De todas formas aquí el autor contó con una historia especialmente propicia para soportar esos juegos psicológicos a los que era tan aficionado y a su vez entrelazarlos con una narración con muchas posibilidades en el terreno de una sutil especulación, casi policíaca. El resultado es un libro corto pero muy jugoso y abierto a varias interpretaciones posibles a las que se presta admirablemente.

Tratándose de Henry James es inevitable hablar de su prosa. Mi experiencia previa con este autor (LAS BOSTONIANAS, DAISY MILLER y EL RETRATO DE UNA DAMA) y las conversaciones sostenidos con otros lectores sobre sus obras, me enseñan que no es un escritor fácil que guste a una mayoría, es más, creo que no les gusta a la mayoría, aunque tiene un puñado de incondicionales que disfrutan, y bastante, leyéndole. Al decir que no gusta a la mayoría, insisto en que me estoy refiriendo a un conjunto de lectores entendido y ducho en lecturas de calidad, es decir, no a lectores habituales de “Best Sellers”. Las razones de este desencuentro entre ese público culto y el escritor están indudablemente en su manera de escribir. Sus novelas se basan en buena parte en los densos diálogos que sostienen arduamente sus personajes buscando matices con los que mantener la pulsión psicológica requerida; ahí el ingenio y la brillantez de unos y otros van alimentando continuamente la narración poniendo a cada cual ante el dilema propio de cada historia (cada novela tiene el suyo). Así, las frases que se esgrimen son complejas, largas y un poco retorcidas al querer que expresen ideas que también son extensas, tortuosas y complicadas.

Este es el Henry James que yo conocía hasta ahora, pero en OTRA VUELTA DE TUERCA se había ya iniciado el proceso que cambió la forma de escribir de su autor.

Cuando publicó este libro en 1898, ya había empezado a utilizar un amanuense debido a una molestia en la muñeca que le impedía escribir cómodamente. A partir de ese momento su trabajo consistía en dictar utilizando la voz mientras un ayudante le escribía a máquina. Este sistema hizo su prosa aún más retorcida al tener un origen más vocal que escrito. En mi opinión este efecto se percibe bastante en el lenguaje utilizado en OTRA VUELTA DE TUERCA que sobre todo en las partes del libro más cargadas de diálogos se vuelve menos comprensible en primera instancia y exige a veces releer para comprobar cual de las dos mujeres es la que ha dicho tal frase y cual la réplica, ya que en el fragor del diálogo entre ambas habías perdido la noción de quien estaba hablando. También cuando trata de explicarnos el conflicto interior de la institutriz sus frases se retuercen, primero en una dirección e inmediatamente en la contraria, complicando bastante su entendimiento y además de forma, creo yo, un poco innecesaria. Nada de eso me ocurrió en EL RETRATO DE UNA DAMA, que a pesar de ser un libro largo y prolijo me resultó muy accesible y me satisfizo como una de aquellas escasas veces en que te identificas al máximo con el libro que tienes entre manos.

En resumen, un autor muy especial que sólo suele gustar a su público más entregado, pero que en este caso, teniendo en cuenta que el tema de que trata pertenece a un género que, me consta, tiene muchos seguidores, es muy posible que interese a personas que no han tenido contacto previo con la obra de James, y que podrían tenerlo utilizando esta novela como trampolín, posponiendo para después la decisión de intentar otros títulos suyos o plantarse aquí.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8

DE CONFIANZA
3.33 con 3 votos

Caserón bucólico, niños inocentes que oyen voces, criados murmuradores, supersticiones de viejas y personajes misteriosos. Todos los ingredientes de una historia de fantasmas habitual, con un final nada típico; podría ser el argumento de cualquier película de sobremesa actual, pero tiene calidad y personalidad. No es muy extenso pero sí inquietante. Más por las ideas que por la acción: no es un vulgar libro de sustos.

Escrito por Minaith hace mas de un año, Su votacion: 7

FANTÁSTICO
0 con 0 votos

Me ha gustado, especialmente porque me gusta mucho este estilo de tramas, thriller y terror, y no soy de leerlas mucho.
No creo ser la única, pero mientras lo he leído me hacia acordar el libro "El fantasma de Canterville". Tienen una trama parecida, la diferencia es que en este caso los fantasmas no se toman tan a la ligera y causan más temor que en el "El fantasma de Canterville".
Me gustan principalmente estos relatos antiguos porque están narrados de una forma más formal y teatral. Esta forma de narración ya no se encuentra mucho en escritos actuales, se ha perdido a lo largo de los años. Esta forma de narración hace a la historia más real y creíble.
La idea de añadir niños es perfecta en cualquier relato no infantil, no porque llame la atención del niño, para nada, sino porque al haber niños las cosas parecen más graves. En el caso del género de terror, asusta más la presencia de criaturas tan "inocentes", tal cuál lo dice en este libro.
Hay varios detalles que fueron agregados especialmente para generar en conjunto un clima terrorífico. Por ejemplo: la señora Grose no sabe leer o los niños son muy educados y poseen demasiada inteligencia para su edad.
Está detalladamente preparado para causar incomodidad y temor en el lector.
Un elemento que no he comprendido todavía es el nombre. No estoy muy segura a qué se refiere una "vuelta de tuerca". A pesar de que lo menciona en más de una ocasión no he llegado a entender del todo.

Escrito por MiluMorales hace 5 meses, Su votacion: 10