En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

NOCHE FANTÁSTICA

Tendencia a subir 5.5
4 votos
Portada de NOCHE FANTÁSTICA

Comprar NOCHE FANTÁSTICA en Amazon.es

Autor: STEFAN ZWEIG
ISBN/ASIN: 9788496489028
Género: Literatura contemporánea
Editorial: EL ACANTILADO
Fecha de edición: 2005

Sinopsis:
Noche fantástica contiene siete relatos de Stefan Zweig. Una prostituta que por unos instantes revive su vida en la Viena de principios de siglo, un estudiante de medicina que descubre los enigmas de la existencia de manera dramática, la metamorfosis insospechada de un joven rico y aburrido o el destino de una pequeña ciudad judía en medio de una Alemania en pleno invierno, son algunos de sus argumentos. Todos ellos nos confirman de nuevo la sorprendente habilidad narrativa de su autor por profundizar en los más hondos entresijos del alma humana. Una conmovedora soledad emotiva y la inevitable pérdida de inocencia que de ella deriva, completan la evocación de un mundo, tan irrecuperable como sorprendentemente actual, que Zweig describe con mano maestra.

Incluye:
Primavera en el Prater
En la nieve
Escarlatina
La institutriz
Novelita de verano
Noche fantástica
El pago de la deuda atrasada

 
Ordenar reseñas:

A MEDIO CAMINO
5 con 3 votos

Tengo entendido que la atención que ha recibido Stefan Zweig desde su muerte ha sido fluctuante, con tendencia a disminuir con el paso del tiempo. No puedo evitar la sensación de que, en cierto modo y en el mejor de los casos, es considerado un clásico de segunda categoría. Yo, aunque solo he leído tres de sus “novelas cortas”, comienzo a estar de acuerdo con ello.
Conocí al Zweig hace más de un año gracias a Sopa de Libros. En aquel entonces me compré una antología suya que encontré a buen precio y que incluía: CARTA DE UNA DESCONOCIDA, probablemente su mayor arma en su lucha contra el olvido; AMOK, NOCHE FANTÁSTICA y TERRIBLE SECRETO. Ha pasado más de un año y aun me queda por leer la última. Esto solo puede significar una cosa: Stefan Zweig no me apasiona, incluso, sin disgústame, me da pereza leerlo.
Evidentemente, como la antología que tengo en mi casa es algo rara, esta reseña se refiere únicamente a la narración que da nombre a la ficha, no al resto que acompañan la edición.

De los tres relatos que he leído, UNA NOCHE FANTÁSTICA, publicado en 1922, es el que más debe al momento y lugar en que se escribió: Viena de inicios de siglo, aquella que Pabst supo plasmar con habilidad en el cine. Es, sin duda una novela “fin de siécle”. En ella contrasta la opulencia burguesa -carreras y apuestas- con decadentes ferias y prostitutas; encontramos importante la influencia de Freud y Marx (más parecidos de lo que se parece): al superyó de la moral burguesa del gentleman se le opone la naturalidad del ello de las clases trabajadora, la creencia de la realidad de la vida como un jeroglífico -la mentira en que viven los burgueses- cifra la única verdad vital, la de los trabajadores; e intuyo cierto juego entre la idea de Eros/libido y Tanathos.
Zweig, preocupado como ya me es habitual en él por fenómenos psicológicos que desmenuza en sus novelas cortas a través de un personaje, relata la historia de un burgués adinerado, un perfecto gentleman que no necesita trabajar para vivir, cuyo dinero anula toda resistencia a su voluntad y que es invadido por la mayor enfermedad de su clase: la indolencia -tema común, más o menos tangencial, de todos los libros que he leído del autor-, ese tedio que tan maravillosamente trató Baudelair. El protagonista vive en la indolencia y la apatía, hasta que llega la noche fantástica. Lo que comienza como un juego de poder y de imposición de la voluntad con cierta dosis de crueldad, desemboca en un robo involuntario y con ello comienza cierta carrera por descender a los infiernos en busca del calor de una caricia. Calor y sentimiento que será encontrado en los bajos fondos, tras quitarse la apática máscara de gentleman y tras la cual nada volverá a ser igual para nuestro protagonista.
En una novela tan corta es inexcusable que el interés sea tan fluctuante. Comencé realmente intrigado por a donde llevaría la indolencia a la nueva criatura de Zweig, pero a las pocas páginas -todo lo que corresponde al meollo del asunto: la carrera de caballos- lo había perdido completamente, leía, sin pena ni gloria. Luego al final, el momento real del cambio, en el encuentro con la prostituta, el austriaco logró interesarme por su escritura, por el descubrimiento psicológico que describe.

Solo llevo tres historias suyas, y pronto haré una cuarta, pero empiezo a tener algunas impresiones sobre el autor que aunque no me importaría comprobar -tengo curiosidad por el Zweig ensayista (Momentos Estelares…) y alguna novela suya más larga (novela de ajedrez) - tampoco me motiva especialmente a ello, no con todo lo que hay por leer.
De mis impresiones la que más sobresale es que Zweig se encuentra a medio camino. Sus relatos están a medio camino entre el cuento y la novela, no logran el clima concentrado de los grandes cuentistas como Poe, ni la creación de un mundo rico -interno o externo- que logran los grandes novelistas-, se encuentro a medias entre uno y otro y eso no sirve. Sí es un medio perfecto para sus intereses: describir un fenómeno psicológico en profundidad. Lo que le coloca a medio camino entre el breve ensayo psicológico y la literatura, poniendo en evidencia la estupidez de estas distinciones.
Sospecho que Stefan Zweig era mucho mejor intelectual que escritor. Es una personalidad interesante, a la que me habría gustado escuchar en una conferencia. Tuvo la habilidad de estar siempre en el lugar oportuno en el momento justo y de relacionarse con los grandes hombres de su tiempo, pero no fue capaz de equiparse a ellos. Si esto es cierto, es un espléndido intelectual, a medio camino entre el genio del clásico y el de un buen autor de su tiempo.
Claro que no son más que algunas intuiciones que saco desde lo poco que he leído de él, pero todo indica a interesarme más como testigo que como autor.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 6