En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LAS MEMORIAS DE SHERLOCK HOLMES

Tendencia a subir 7.35
20 votos
Portada de LAS MEMORIAS DE SHERLOCK HOLMES

Comprar LAS MEMORIAS DE SHERLOCK HOLMES en Amazon.es

Autor: SIR ARTHUR CONAN DOYLE
Título original: The Memoirs of Sherlock Holmes
ISBN/ASIN: 9788466753760
Género: Novela negra, intriga
Editorial: ANAYA
Fecha de publicación: 1893
Fecha de edición: 2007

Sinopsis:
Los relatos que componen la selección revelan las ricas personalidades de Holmes y Watson. Los temas de estas historias son variados.

Etiquetas: Sherlock Holmes, Relatos

 
Ordenar reseñas:

DESDE LOS INICIOS HASTA EL… ¿FIN?
5 con 6 votos

Segunda serie de relatos sobre Sherlock, con la cual el autor consiguió, ante sus reiteradas negativas de seguir redactando más escritos del detective, una cifra exorbitante: 1000 libras esterlinas; convirtiéndose en el escritor mejor pagado de la Inglaterra de finales de siglo XIX.
Conan Doyle tuvo la clara intención de perpetrar un filicidio literario y enterrar, de una vez por todas, a sus celebérrimas creaciones. Sin embargo, no calculó la fortaleza y el cariño que habían alcanzado Sherlock y Watson entre la aceptación y simpatías de un sinnúmero de incondicionales (incluida la influyente madre del literato, su gran consejera) que pusieron el grito en el cielo ante el homicidio. Resolución que mantuvo firme durante 10 años, con una breve pero espectacular incursión con la publicación de “El sabueso de los Baskerville”, pero, al final, sucumbió ante el clamor popular.

“Memorias de Sherlock Holmes” es una colección de 11 historias cortas que poseen casi la misma estructura narrativa que las novelas: presentación con el “juego” de la observación y la deducción de un objeto cotidiano, exposición del caso, desarrollo de la investigación y explicación esclarecedora. Lo que otorga fascinación a estos escritos son las dosis de intriga que emanan de los misterios que, tras unos hechos inciertos o inexplicables y unas pistas desconcertantes y confusas, logran atrapar la atención y el interés del lector (el puro placer de descifrar el enigma), mientras se sigue con avidez las acciones y razonamientos del perspicaz protagonista.
Más que comentar los argumentos para evitar posibles spoilers (no he considerado como tal la “muerte y resurrección” del héroe, ya que es un contenido bastante difundido), prefiero incidir en otras cuestiones y anécdotas que afectan al particular mundo sherlockiano, tanto las personalidades como las actitudes que influyen en el desarrollo y la evolución de la obra.

En “La Gloria Scott” convergen varias similitudes con la novela “El signo de los cuatro”: presos, escapada de prisión, chantaje y el personaje que regresa del pasado. Pero lo más revelador de esta intriga, es que está considerado el primer caso de cierta importancia donde intervino un joven genio, con apenas veinte años. Y todo gracias al único amigo que tuvo en el colegio universitario. El relato al tener estas características, ofrece una particularidad inusual, ya que es contado por el propio Sherlock y la intervención de Watson es el de simple oyente.
La siguiente aventura del libro, “El ritual de los Musgrave”, se continua con otra descripción de Holmes, ya que es otro caso de su juventud, en concreto, el tercero de su carrera.

“El tratado naval”, la narración más larga de la serie, aparte poseer ciertos elementos oscuros para la resolución del misterio, contiene una de las más extrañas digresiones que jamás haya enunciado el detective. Mezcla dos temas: la naturaleza y la divinidad, que nunca antes había dado muestras de interés. En un momento dado, y sin venir a cuento, Holmes, al ver una rosa, empieza a filosofar sobre su belleza y su conexión con la Providencia. Disertación desconcertante, al no tener ningún propósito en el argumento, inclusive cuando en historias anteriores se ha dejado claro la escasa o nula inclinación del temperamento de Holmes por estos dos concretos asuntos.
Gesto que me recordó a lo que explica Umberto Eco para la elección del título de su novela “El nombre de la rosa” (Guillermo de Baskerville es un evidente homenaje), una cuestión confusa que apenas nada tiene que ver con el texto.

En “El intérprete griego”, empezamos a averiguar un poco más de la genealogía de nuestro ignoto amigo. En concreto, se hace mención y trabamos conocimiento con su hermano mayor: Mycroft. Como no puede ser de otra manera, tiene unas aptitudes extraordinarias. Posee dotes asombrosas de observación y deducción, siendo superior a su hermano investigador. Es memorable el duelo de inferencias que ambos mantienen ante las observaciones derivadas sobre un caballero elegido al azar. Doyle ha creado otro talento, algo sorprendente teniendo en cuenta la ojeriza que tiene por su creación más famosa; sin embargo, para no “pillarse los dedos”, le ha imposibilitado para el oficio policial y criminalista. Hubiera sido absurdo que su “odiada” invención conviviera y rivalizara con otra figura aún más excepcional.

En la última trama, “El problema final”, además de lo comentado al principio, surge un personaje significativo (más importante y fundamental en la pantalla grande y pequeña) en la historia homesiana, su archienemigo el profesor Moriarty. Como adversario tiene un carácter a la altura de su antagonista: extrema inteligencia (un cerebro puesto al servicio del delito, "el Napoleón del crimen"), intrépido, astuto y peligroso. No es casual su apariencia “reptiliana”. Un choque entre dos fuerzas de la naturaleza, el bien y el mal, que tiene como culminación un escenario sublime: las cataratas de Reichenbach. Como curiosidad, este paraje ideal para su “iluminada” idea del magnicidio nació en un viaje de placer con su mujer por tierras suizas.

Finalmente, me reafirmo en las excelencias de la serie de televisión (Granada Television en los años 80 y 90) que expuse como consecuencia de otra reseña. Por aquel entonces sólo había visto dos capítulos y ahora, con seis más pertenecientes a esta tanda de relatos, reitero la formidable ambientación, el gran trabajo de interpretación principal (Holmes: Jeremy Brett, y como Watson: Edward Hardwicke y David Burke) y, para mí, el punto más valioso es el minucioso cuidado y tratamiento de adaptación del texto original. Los guionistas se han permitido pocas licencias; sólo comenten dos alteraciones excesivas: el final de “El intérprete griego” con una conclusión más dinámica y diferente; y el principio de “El problema final” con el caso apócrifo de la desaparición de una obra de arte: “La Gioconda”.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 8

LAS MEMORIAS DE SHERLOCK HOLMES
3.5 con 8 votos

Me han gustado bastante estas “Memorias” que, en realidad no son tales, sino un conjunto de 11 episodios independientes en cada una de los cuales se ponen a prueba (y por supuesto con éxito) las dotes investigadoras y deductivas de S. Holmes.

Lo he leído en una edición de Anaya, de la colección “tus libros”. Esta edición tiene unas 310 páginas que, si descontamos el interesante apéndice firmado por el escritor Millás (en el que analiza la figura de Conan Doyle, su entorno histórico, económico, etc.) se quedan en unas 300 paginas, esto es una media de 25 páginas por episodio, extensión muy adecuada para leer cada día un capitulo antes de irse a la cama J sin correr uno el riesgo de perder el hilo del caso (probable si se deja para otro día).

Llama la atención la estructura tan rígida de cada capítulo. En seguida se habitúa uno a tan formal planteamiento, haciendo la lectura muy “cómoda”.

Cada episodio suele comenzar con el encuentro de Watson (o en ocasiones un tercero) con Holmes. Normalmente en este primer encuentro el narrador (que siempre es Watson) cuenta alguna anécdota que revela la brillante capacidad deductiva de Holmes. A continuación es el personaje que acude a Holmes en el que narra directamente los antecedentes del caso, tras lo cual (normalmente previo desplazamiento de los protagonistas en tren a la escena del delito) se produce el desenlace. En ocasiones, el desenlace se antoja demasiado breve o sencillo en comparación con las expectativas creadas por lo que se nos ha contado anteriormente, pero este supuesto suele ser excepcional.

Escrito por Alvaro03 hace mas de un año, Su votacion: 7

HABÍA CREADO UN MONSTRUO...
2.75 con 4 votos

Si las aventuras de Sherlock Holmes me gustaron, las memorias lo han hecho mucho más. Los casos me han parecido más singulares que los anteriores, y lo he leído deseando desenmarañar un capítulo para empezar el siguiente. Aunque he de reconocer que lo que más me ha llamado la atención, ha sido leer el prólogo, donde se explica el aborrecimiento que Sir Conan Doyle sentía por su personaje. Jamás lo hubiese imaginado. Por lo visto el personaje había crecido tanto y poseía tal personalidad que tenía esclavizado al autor. La verdad es que poniéndome en su pellejo, no debía ser tarea fácil inventar tantos casos a cual más ingenioso, sin caer en la obviedad, y manteniendo al lector descolocado y expectante hasta la explicación del suceso... creó un ?monstruo? que me encanta.

Escrito por Dreamy hace mas de un año, Su votacion: 9

NO ME LO CREÍA
1.5 con 2 votos

Esta reseña contiene spoiler
Leer

Escrito por tazguy00 hace mas de un año, Su votacion: 7