En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

MATAR A UN RUISEÑOR

Tendencia a subir 8.08
40 votos
Portada de MATAR A UN RUISEÑOR

Comprar MATAR A UN RUISEÑOR en Amazon.es

Autor: HARPER LEE
Título original: To Kill a Mockingbird
ISBN/ASIN: 9788496778283
Género: Literatura contemporánea
Editorial: ZETA BOLSILLO
Fecha de publicación: 1960
Fecha de edición: 2008
Número de páginas: 416

Sinopsis:
Premio Pulitzer 1961. Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama (EE UU), cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Matar a un ruiseñor muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales. Y con un sistema judicial sin apenas garantías para la población negra. Un auténtico clásico de la literatura estadounidense del siglo XX que ha cautivado a millones de lectores. En 1962, Robert Mulligan la llevó al cine es una oscarizada producción con Horton Foote y Gregory Peck en los papeles protagonistas.

 
Ordenar reseñas:

TO KILL A MOCKINGBIRD
4.75 con 8 votos

Sigo en esa línea tan fecunda, generando comentarios, de escribir reseñas de libros con película famosa.

Harper Lee, la autora del libro, obtuvo con este, el premio Pulitzer en 1961, y no volvió nunca a escribir ninguna otra novela. Esta la escribió con carácter autobiográfico, retratándose a sí misma y a su padre. Es conocida también, por su participación en las entrevistas a los asesinos de Kansas acompañando a Truman Capote, como preparación de su novela A SANGRE FRÍA. Es una sorpresa que una actriz tan histriónica como Sandra Bullock, ofrezca un trabajo contenido y ajustado al personaje, interpretando a Harper Lee en INFAMOUS.

Volviendo a MATAR A UN RUISEÑOR película, se podrían escribir muchas páginas sobre ella, pero puestos a elegir, yo resaltaría el papel de Gregory Peck, como el Atticus Finch más creíble que se pudo encontrar. En 1962, año de esta película, aún le quedaban muchos buenos trabajos por hacer, pero éste, supuso un punto culminante en su trayectoria; ya había sido, por quedarnos en lo literario, un formidable Achab, papel de mucho mérito, por romper con esa imagen de “buena persona”, habitual en él. Aquí, por el contrario es el prototipo de la bonhomía, que nadie hubiera representado como él. Pero hay que reseñar que si la película de Robert Múlligan es impresionante, el libro es memorable. Cuando alguien que no lee casi nunca, me pide que le recomiende un buen libro para aficionarse a la lectura, lo primero que se me viene a la cabeza es MATAR A UN RUISEÑOR; esta recomendación, da las mayores posibilidades de acertar y conseguir un nuevo converso a la lectura, con quien luego pegar la hebra.

Hay dos temas fundamentales en el libro. Uno es la cuestión de la segregación racial, que se toca de manera central; sobre ese asunto gira toda la novela. Los prejuicios contra los negros y la intolerancia, conllevan el germen de la injusticia, que se desencadena, dando pie a la intervención del abogado Atticus Finch. Aquí surge el otro tema central, el ejercicio escrupuloso e incorruptible de la abogacía, que el padre practica de manera intachable y un tanto heroica, haciendo un esfuerzo además, por transmitir constantemente a sus hijos, un razonado mensaje de integridad moral. Este es el asunto de que trata la novela, pero tan importante o más, es el ambiente en que se sitúa la acción, y el tono con que se enfoca la historia.

El ambiente en el que se sitúa, es ese Sur profundo de EEUU, con su agobio húmedo, con sus prejuicios raciales y sociales, con la campechanía de sus gentes mas modestas y con la intolerancia de las más poderosas. Pareciera que Huck Finn, fuese a irrumpir por una esquina, conversando indolente con Tom Sawyer. Resulta curioso que ese ambiente, que coincide con el recreado en las novelas de Mark Twain, con esos niños jugando despreocupadamente al tibio sol de la tarde, sirva también de escenario, para que William Faulkner sitúe sus desgarradas historias, cargadas de dramatismo, de negros nubarrones y de mala sangre.

Pero, y lo dejo aposta para el final, lo que más impacta del libro, lo que deja huella es la exquisita sensibilidad, con que la autora impregna la relación de Scout con Atticus, su padre, con su hermano, con el vecino misterioso, con Calpurnia, la criada negra… Se crea así una atmósfera de ternura, de camaradería, de complicidad, también de rectitud moral, en resumen, una atmósfera idílica y maravillosa que todos desearíamos que existiese en nuestras vidas y que la puñetera realidad diaria, impide que exista, como existe, en ese mundo infantil de Scout Finch.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 9

EL PEOR PECADO
2.67 con 3 votos

Me parece fundamental, un libro muy recomendable. Quizás no innova mucho en cuanto a la forma, pero el contenido lo vale por sí solo. Una historia "simple" muy complicada, se dicen muchas cosas (y todas importantes). Lo recomiendo porque, además, es de muy fácil lectura, se lee enseguida.

Escrito por Maria hace mas de un año, Su votacion: 9

CORRECTO, SIN MÁS
2 con 1 votos

Lo reconozco, me he visto arrastrado a la lectura de este clásico por la moda/revuelo del "nuevo" libro de Harper Lee, aunque era uno de mis pendientes por aquello de acarrear la etiqueta de clásico del S.XX, más que por su flanco cinematográfico (que la verdad sea dicho me atrae bastante menos).

Y me ha gustado, pero no tanto como debería. Casi, casi, lo que más me ha entretenido durante su lectura ha sido paladear la jerga sureña de sus diálogos. Una delicia que casi, casi justifica su lectura en inglés a ser posible (no me imagino cómo diantres habrán traducido el libro).

Pero por lo demás, nada nuevo bajo el sol y además nada ni remotamente original o impactante ni siquiera en su forma narrativa. Todo demasiado sencillo, todo trucos bien trillados y conocidos para tocar la fibra sensible del lector, (ese narrador infantil, que por otro lado se ve a la legua que no es infantil ni de lejos, está muy visto como herramienta para generar empatía), todo demasiado diáfano, todo demasiado previsible (por favor, el "heroísmo" final de cierto personaje casi me hace vomitar de empalague).

Trucos que más o menos funcionan, es verdad, la lectura es absolutamente agradable, pero le falta ese punto de heterodoxia, de singularidad que lo separe del mundanal ruido de libros simplemente correctos. Desde mi humilde punto de vista, otro libro del montón. Vaaale del montón de los libros "buenos", o al menos "correctos" como ya he dicho, pero ni de casualidad se merece ni la mitad de la propaganda que se lleva.

De verdad, no es que yo me caracterice por literato exacerbado que solo lea a Joyce, (vamos, ni de lejos), pero, hombre, para que un libro se merezca el Pulitzer supongo que se le espera algo más. Quizá, es que los tiempos han cambiado (afortunadamente) y esa simplona crítica del racismo y la doble moral, (por cierto, vaya comparación burda con Hitler que se marcan), ha perdido fuelle y ya no impacta ni la décima parte que en los 60...

Leedlo si tenéis un rato y curiosidad (insisto, si podéis, en inglés, por el ambientazo sureño), pero no puedo recomendarlo con demasiadas energías.

Escrito por arspr hace 5 meses, Su votacion: 7