En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL MAL DE MONTANO

Tendencia a subir 6.8
5 votos
Portada de EL MAL DE MONTANO

Comprar EL MAL DE MONTANO en Amazon.es

Autor: ENRIQUE VILA-MATAS
ISBN/ASIN: 9788433972903
Género: Narrativa
Editorial: ANAGRAMA
Fecha de publicación: 2002
Fecha de edición: 2007
Número de páginas: 320

Sinopsis:
Un narrador, que firma sus libros como Rosario Girondo, escribe un diario personal y lleva tan lejos su mal de Montano, está tan enfermo de literatura, que la ficción inicial (la creación de un personaje obsesionado por el porvenir de la literatura y dedicado a descifrar el arte de los diarios personales de sus escritores favoritos) acaba transformándose en una realidad cuando el autor se convierte en carne y hueso en la literatura misma, y entra a formar parte de una sociedad secreta de conjurados contra los enemigos de lo literario.

 
Ordenar reseñas:

MI PRIMER VILA-MATAS (Y NO EL ÚLTIMO)
4.67 con 3 votos

Mi intuición, o mis prejuicios, que vienen a ser lo mismo, siempre me habían aconsejado alejarme de este autor por lo que presentía sería su literatura o, como preveía, su metaliteratura. Y estoy orgulloso de mi intuición porque acertó, pero no hizo pleno y además se equivocó en su consejo, ya que este libro me ha sorprendido y gustado mucho. Más allá o más acá o alrededor de esta metaliteratura está la propia vida y el preciso y precioso estilo del autor.

Vila-Matas lo tiene claro:

“Después de todo, quien escribe con sentido del riesgo anda sobre un hilo y además de andar sobre él tiene que tejerse un hilo propio bajo sus pies (…) de la misma forma que cada vuelo lleva consigo la posibilidad de la caída, cada libro debería contener en sí la posibilidad del fracaso.”

Y este es uno de los puntos fuertes del libro: la valentía para dejar de ser un "parásito literario de otros" y no formar parte “del uniformado ejército moderno de lo idéntico”, aunque se fracase en el intento, que no es el caso.

Leyendo sobre este mal de Montano, en sus tres vertientes –una general, de muerte de la literatura, y dos individuales, de bloqueo del escritor y de una vida habitada literariamente a través de otros–, encontramos a un autor, un hombre, enfermo de literatura porque te ayuda a comprender la vida y al mismo tiempo te deja fuera de ella, que busca encontrar un fin a la búsqueda, que desprecia y necesita (aunque no lo sepa o no quiera saberlo o lo sepa de sobra) la enfermedad porque “Hay un estado de buena salud que no nos permite comprenderlo todo” (André Guide). Alguien que está harto de no haber hecho nada más en la vida que continuar y no se resigna a vivir para haber vivido, para ya estar muerto. Un hombre que necesita un poco de presente y justificarse ante la muerte con una obra bien hecha, y volver de un viaje con miembros de hierro, piel oscura y ojo furioso después de haber segado la alta hierba y haber cazado leones y de follar, un polvo salvaje, como si se acabara el mundo y la literatura y así perder de vista el mal de Montano, porque ya se sabe que “ser escritor es fracasar”.

Y ese es también otro de sus puntos fuertes, el humor, un humor ácido y hasta trágico que incluye la burla de sí mismo, capaz de barrer de un polvo salvaje tanta “tontería metafísicoliteraria”.

Un libro por donde se pasean Kertesz, Valery, Musil, Walser, Gide, Gombrowicz, Cheever, Kafka, Pavese entre otros. Un libro que te enseña a leer mientras te descubre los andamiajes de la escritura en un revoltijo de diarios íntimos, conferencias imposibles, viajes astrales, diccionario de autores, Sanchos y Quijotes, sueños, amigos vampiros, desdoblamientos, mujeres fatales, confesiones, topos asesinos, mentiras, pólvora y borracheras.

Entre esta miscelánea de géneros y temas, pienso que es irremediable que el alto nivel que Vila-Matas alcanza en numerosas partes del texto decaiga en otras, lo que no es óbice para que los califique entusiásticamente de gran lectura y de gran escritor. Repetiré con él, sin duda.

Eso sí, absténganse aquel lector que busque novelas acabadas con introducción, nudo y desenlace, y hágalo sin remordimientos porque es un lector no querido por el autor. Pero, si aun así se decide a su lectura, que sepa que el autor, sabedor de la exigencia de muchos lectores de encontrar historias de amor en los libros, no se la escamoteará.

Escrito por Guille hace mas de un año, Su votacion: 8