En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

UN MAGO DE TERRAMAR

Tendencia a subir 7.5
40 votos
Portada de UN MAGO DE TERRAMAR (LOS LIBROS DE TERRAMAR #1)

Comprar UN MAGO DE TERRAMAR (LOS LIBROS DE TERRAMAR #1) en Amazon.es

Autor: URSULA K. LE GUIN
ISBN/ASIN: 844507136X
Género: Fantástica
Editorial: MINOTAURO
Fecha de edición: 1968
Número de páginas: 217
Saga: LOS LIBROS DE TERRAMAR (1)

Sinopsis:
En el mundo de Terramar hay dragones y espectros, talismanes y poderes, y las leyes de la magia son tan inevitables y exactas como las leyes naturales. Un principio fundamental rige el mundo: el delicado equilibrio entre la muerte y la vida, que muy pocos pueden alterar, o restaurar. Pues la restauración del orden cósmico corresponde naturalmente al individuo que se gobierna a sí mismo, el héroe completo capaz de dar el paso último, enfrentarse a su propia sombra, que es miedo, odio, inhumanidad.

Ficha creada por Kash

 
Ordenar reseñas:

OTRO APRENDIZ DE MAGO PIERDE EL CONTROL
4.4 con 5 votos

Llamaremos Duny al protagonista de esta novela porque así se llama al principio, aunque luego de haga referencia a él como Ged o Gavilán. Duny, como Harry Potter, es un niño que posee ciertas habilidades mágicas; pero Terramar, el mundo que sirve de escenario a su historia, nada tiene que ver con el actual, sino que es el típico de las obras de fantasía heroica, situado en eras remotas, con ambientes rústicos y a menudo abundante en barbarie. También la naturaleza de la magia es distinta. Cuando se lee a Rowling, se tiene la sensación de que en el mundo mágico de Harry poco o nada es imposible, mientras que en los libros de Terramar la magia es, o bien algo que a menudo da miedo usar por motivos que podríamos llamar ecológicos (producir lluvia en un lugar podría traer sequía en otro) o algo que mayormente consiste en mero ilusionismo o, en fin, cualquier otra cosa para la que siempre parece existir un pero. No asombra que distintos personajes, comenzando por la tía del niño -una simple bruja de aldea- se esmeren tanto por encauzar correctamente las singulares dotes de Duny. Si bien esto también lo encontramos en la saga de Harry Potter, no tardaremos en descubrir, alarmados, que en este caso el peligro parece ser todavía más grave, algo paradójico si se tiene en cuenta que la magia es de una naturaleza más sutil.

En efecto, el problema, según iremos viendo, reside en la humana y por lo tanto falible condición del protagonista, que es impaciente y orgulloso. Un célebre mago, Ogión -cuya apabullante fama lo hace intimidante al principio, pero que en algún punto se volverá paternal y entrañable- lo toma a su cargo. Intenta transmitirle el conocimiento, pero el aprendizaje es lento y el muchacho siente que no puede esperar. Como aquel otro aprendiz de hechicero que tan famoso hicieran Paul Dukas y Mickey Mouse, su impaciencia lo llevará a abordar por su cuenta conjuros que requieren de un entrenamiento que él todavía no posee.

Pero es combinada con el orgullo que esta impaciencia provocará el desastre en uno de los momentos de mayor tensión de la novela. Duny -ya definitivamente convertido en Ged- es enviado a Roke, una escuela de magia, donde uno de sus condiscípulos se obstina en agredirlo verbalmente y humillarlo, insistiendo en que no es un verdadero mago. Y para que pruebe lo contrario, desafía a Ged a invocar el espíritu de un muerto. Es una prueba excesiva para Ged; no obstante, la acepta, y algo acudirá en respuesta a esa invocación. "Algo", no "Alguien"... Y algo que ni siquiera tendría que existir...

UN MAGO DE TERRAMAR es un libro muy original, en el que no hallamos malvados espeluznantes como Morgoth, Sauron o Lord Voldemort. Los invasores kargos son bárbaros ni mejores ni peores que cualesquiera otros, ficticios o reales, y Jaspe es un joven altanero y desagradable, pero ningún monstruo. Sólo esa horrible cosa convocada por un conjuro imprudente y mal hecho es de verdad terrorífica y malvada. Esta circunstancia termina de redondear la sencillez del mundo en que se desarrollan las aventuras de Ged y que la hace natural y creíble. Pero a no confundir. La habilidad descriptiva de la autora nada tiene de simple, al menos en su sentido más peyorativo, y alcanza niveles decididamente gloriosos.

La novela principia también una saga pero, y ésta es una opinión cuestionable, me parece que los volúmenes posteriores -al menos los que pude leer, LAS TUMBAS DE ATUÁN y LA COSTA MÁS LEJANA; tengo entendido que mientras tanto apareció al menos un volumen más- no alcanzaron la soberbia calidad de UN MAGO DE TERRAMAR. El cual, por si hace falta aclararlo, fue, es y será siempre uno de mis predilectos en el terreno de la literatura fantástica.

Escrito por EKELEDUDU hace mas de un año, Su votacion: 10

MAGIA
0 con 0 votos

Probablemente nadie como Le Guin ha logrado nunca crear a un protagonista que se vale de la magia a cada rato y al mismo tiempo mantener esta magia como un elemento desconocido, misterioso y escaso en el maravilloso mundo de Terramar, que nada tiene que envidiarle a la Tierra Media.

Gavilán es oficialmente mi mago favorito.

Escrito por Tinaral hace mas de un año, Su votacion: 9