En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

MADAME SOLARIO

7
1 votos
Portada de MADAME SOLARIO

Comprar MADAME SOLARIO en Amazon.es

Autor: GLADYS HUNTINGTON
ISBN/ASIN: 9788416011179
Género: Literatura contemporánea
Editorial: ACANTILADO
Fecha de edición: 2014
Número de páginas: 448

Sinopsis:
Ambientada en un hotel selecto de Cadenabbia, a orillas del lago Como, Madame Solario, cuya publicación estuvo rodeada de misterio durante más de veinte años, recrea el mundo de la belle époque antes de la Primera Guerra Mundial. Natalia Solario, una viuda joven, enigmática, de una belleza turbadora, y su hermano mayor Eugène, igual de distinguido pero más inquietante, irrumpen en una pequeña sociedad de veraneantes cosmopolitas y refinados. La aparición de los dos hermanos saca a la luz las convenciones de la flor y nata de Europa y América, así como la sutil frontera entre la moral y la amoralidad en un mundo a punto de desaparecer.

Gladys Theodora Parrish (1887-1959) era hija de una familia acomodada estadounidense. Al casarse adoptó el apellido de su marido, Constant Huntington, con quien vivió en Londres. Escribió Barton’s Folly, una pieza de teatro para el Arts Theatre Club, un par de relatos para The New Yorker, y una novela, Carfrae’s Comedy (1916). Poco después empezó a escribir Madame Solario, que sin embargo sólo se publicó anónimamente cuarenta años después, en 1956, y siguió rodeada de misterio hasta 1980, cuando se descubrió a su autora. Tres años después de publicar esta novela aclamada por la crítica y los lectores desde 1956, tras una serie de tragedias familiares, se suicidó.

Ficha creada por Guille

 
Ordenar reseñas:

SABOR AGRIDULCE
4 con 2 votos

Tras terminar su lectura, uno, con su particularísimo gusto, achaca gran parte del éxito que parece tuvo este libro a todo lo que lo rodeó en su momento y que es precisamente lo que más se suele resaltar en esas pocas reseñas que están recogidas en la web de la propia editorial: una novela escrita por una mujer de la época en la que aparecen temas tales como el incesto, el suicidio, el adulterio, la inmoralidad o amoralidad, la corrupción y la endogamia que sostenía aquella indolente alta sociedad de primeros de siglo, no editada hasta cuarenta años después de que fuera escrita y cuya autoría no se llega a conocer hasta un buen puñado de años más tarde.

Esas reseñas, que parece que se han copiado unas a otras, o todas a la sinopsis que de ella hizo su editorial, también resaltan los mismos aspectos de la obra: un mundo a punto de desaparecer, el canto del cisne de la aristocracia europea, referencias al Gatopardo, a Henry James, citando el encendido elogio que Marguerite Yourcenar hizo a la novela, y llegando incluso a calificarla de obra maestra o de novela de culto. A todo ello añaden un poco de su trama y un mucho de la vida de la autora y solo una o dos reseñas dicen algo más sobre la novela en sí.

¿Y qué opino yo de la novela en sí? Resumiendo, la primera parte y casi toda la tercera me han parecido notables; la segunda, con un brusco cambio de estilo narrativo, más deslucido y confuso, enfrió significativamente mi entusiasmo; y las trascendentales escenas finales de la segunda y tercera parte me han parecido, simplemente, mejorables.


El principio de la novela promete. Una prosa muy de principios de siglo, elegante, morosa, detallista, con esos personajes tan educaditos, tan sujetos a protocolos, etiquetas, ataduras; con esos individuos e individuas tan clasistas, tan políglotas, tan ociosos, tan peinaditos, tan de mano desmallada que deja en la superficie del agua del lago Como una levísima estela mientras la tarde declina lentamente y solo se oye el sonido que hacen los remos en las chumaceras. Y un personaje principal, Madame Solario, que, a través de los ojos de un joven enamorado en la distancia, nos llega enmarcada entre un misterioso y deslumbrante encanto y una sospecha de mujer manipuladora y fatal.

En la segunda parte, el estilo de la prosa se vuelve deslucido, atropellado, con cambios bruscos en el hilo narrativo, escenas confusas, diálogos que parecen inacabados o incompletos o que simplemente se nos hurtan y la información que nos proporciona, y que es la función que desarrolla en la obra esta segunda parte, nos llega de forma fragmentada y no siempre clara. Ya no es el enamorado Middleton quien nos guía, sino el hermano de Madame Solario, un personaje este que, queriendo, no puede ser un nuevo Vizconde de Valmont, y para el que le falta inteligencia, madurez y perversidad y le sobra rabia, impaciencia y una más que sobrevalorada estimación de sus capacidades.

Con el nuevo punto de vista, la ambigüedad del personaje de Madame Solario se agudiza. De algo cercano a una mujer fatal en la primera parte llegamos a una sin sangre en la segunda; de alguien que parecía maniobrar los hilos a voluntad, aunque su objeto se nos sustrajera, pasamos a una persona manejada por su hermano sin oposición alguna; de una mujer misteriosa e inalcanzable vamos a encontrarnos con una mujer sin atractivo alguno más allá de su belleza.

En la tercera parte no se aclara la bruma que rodea a Madame Solario aunque sí se nos da la clave de su personaje y de la novela. Aquí, volvemos a ser guiados por el platónico enamorado, un apasionado cazador de gestos, de miradas, de movimientos imperceptibles cargados todos de intenciones, preguntas no formuladas y respuestas solo adivinadas, en un universo y una época donde cada acto tiene su protocolo y cada actitud un mensaje. El detalle necesita tiempo, y el relato vuelve a la lentitud de la primera parte, aunque esa mano desmayada que dejaba la estela en el agua ahora trajina, nerviosa y descuidada, aunque apenas lo parezca, en el arreglo de su pelo mientras los ojos ora se pierden en la lejanía, ora acechan y temen cualquier movimiento extraño, conformando una atmósfera de tensa y permanente espera. Y la espera tiene su recompensa, aunque esté muy alejada de la calidad que gran parte del relato prometía. Tanto la escena final del libro como otra, también trascendental, en el final de la segunda parte, me parecen muy deficientes, dejando un sabor agridulce en el lector, al menos en el que suscribe estas palabras.

Escrito por Guille hace mas de un año, Su votacion: 7