En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LOS NIÑOS DEL BRASIL

Tendencia a subir 5.5
4 votos
Portada de LOS NIÑOS DEL BRASIL

Comprar LOS NIÑOS DEL BRASIL en Amazon.es

Autor: IRA LEVIN
Título original: The Boys from Brazil
ISBN/ASIN: 9788498724592
Género: Novela negra, intriga
Editorial: ZETA BOLSILLO
Fecha de publicación: 2011
Fecha de edición: 1977
Número de páginas: 304

Sinopsis:
Corre el año 1973. En su escondite en Brasil, Josef Mengele se reúne con otros jerarcas nazis fugitivos para hablarles de un proyecto muy ambicioso, del que depende el destino de la raza aria. Para llevarlo a cabo, es necesario dar muerte a un centenar de hombres. Un investigador aficionado ha conseguido grabar lo que se ha dicho en esa reunión y pone sobre aviso a Yakov Liebermann, el más famoso cazador de nazis del mundo. En una trepidante carrera contra el tiempo, Liebermann tratará de resolver el enigma antes de que el diabólico plan de Mengele se haga realidad.
Entre los títulos de Ira Levin (1929-2007) se cuentan Las mujeres perfectas, Acosada, Bésame antes de morir, La semilla del diablo (todos ellos llevados al cine) y El hijo de Rosemary.

Etiquetas: Adaptación al cine, Nazismo

 
Ordenar reseñas:

MEJOR PASAR PÁGINA. TODAS.
5 con 5 votos

Ira Levin escribe este thriller científico al que le pesa cada año de investigación científica y de debate sobre la clonación. En su época -1976- sería novedoso el debate que plantea y el tema tratado. En la actualidad el debate resulta burdo, insustancial y extremadamente simple; el tema ya no sorprende.
Más interesante es el tema del exilio de los nazis en Sudamérica, pero se disuelve en una trama de intriga sobre conspiraciones y delirios, sin entrar jamás en las importaciones tecnológicas/ideológicas que aportaron a las dictaduras latinas, ni apenas en las cazas del mosad.
Queda pues la cuestión de la importancia de los juicios a los supervivientes y la memoria del holocausto. Nada no visto antes unas decenas de veces, sin mojarse jamás con el papel de Israel al respecto -Ira es judío y no me sorprendería que afín al gobierno y estado de Israel- y por supuesto demonizando -hasta el ridículo por sus aspiraciones- a los nazis: primero son nazis, y luego nada más, apenas hay personas.

¿Qué acompaña a este vacío de contenido? Una narración ágil, cinematográfica, elegante e implacable en cierto sentido, con muertes efectistas propias del cine negro, y una investigación con pulso. Se nota que el autor judío quiere repetir el éxito de Rosemary’s Baby -me niego a soltar el spoiler del título en castellano-, y pone todo de su parte para que la traslación de la novela al guión sea casi de copia y pegado. Y aun así en la película se cometerá el error de desprenderse demasiado de ella, sobre todo en los mejores momentos y el perfil de los personajes.
Para más añadido conocía parte de la sorpresa final: el objetivo del Dr. Mengele, solo me faltaba conocer los medios, que pude deducir con rapidez.

Entonces, allá por la página 131, capítulo 4, me planteé por primera vez como lector ¿por qué me estoy leyendo el libro si ya existe una película? Irónicamente había llegado al libro a raíz de la recomendación hace años de la película por mis padres. No sé por qué se me había quedado metida en la cabeza y además que me tenía que leer el libro antes de la peli -hasta hace poco siempre fui partidario de esta opción, extremándolo hasta casi la obsesión. Desde los 11-12 años busqué el libro estando descatalogado por todas partes. Al final me olvide hasta que quiso el azar que lo encontrara maltratado en ese cementerio de libros que es el CashConverters., Quien conozca esta cadena de tiendas de 2ª mano que tanto maltrata los libros sabrá a qué me refiero. Mira por donde pague el euro establecido por él y me dispuse a leerlo. Pero de verdad, ¿por qué seguir habiendo tanto por leer tan superior a lo que tenía entre mis manos y conociendo el final de un libro que se basa en su sorpresa, y habiendo una película recomendable? Me temo que la cinematográfica prosa de Ira Levin no da ninguna respuesta. Lo abandone y me vi el filme, que dicho sea de paso es bastante más flojo.
El libro lo leí en un momento de hambre lectora voraz, después de estar cuatro meses sin leer novela alguna -descontando novela-ensayo y epistolar y por supuesto, cuentos, teatro, poesía y ensayos propiamente dichos-, y sin que me encantara nada desde Julio -gracias Hugo!. Con semejante apetito devoré la magnífica primera novela de McCullers -gracias por la recomendación- y seguía (y aún sigo) con tal hambre que ningún thriller caduco del montón podía saciar.
No importa lo veloz que se leyera literatura de tan rápido consumo. Es mejor pasar página. Todas.

No me arrepiento.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 2