En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL LIBRO DE BLAM

8
1 votos
Portada de EL LIBRO DE BLAM

Comprar EL LIBRO DE BLAM en Amazon.es

Autor: ALEKSANDAR TISMA
ISBN/ASIN: 9788496489769
Género: Literatura contemporánea
Editorial: EL ACANTILADO
Fecha de edición: 2007

Sinopsis:
Miroslav es el único superviviente de la familia Blam: tanto sus padres, judíos, como su hermana, rebelde y comunista, han muerto a manos de los soldados. Miroslav, hombre apocado, sobrevive gracias a la protección de Propadic, antiguo amante de su madre, y a estar casado con Janja, una cristiana que le es infiel. Pero así como el diario oficial de la ciudad oculta los acontecimientos más atroces bajo falsas crónicas de sociedad, así también Blam intenta en vano sacudirse el desaliento recordando a los vecinos ahora exterminados, los amigos caídos y la mujer que amó. El resultado es una extraordinaria semblanza de la falsa normalidad a la que se aferra el ciudadano en tiempos de violencia, un retrato lúcido y necesario de todas las guerras. El libro de Blam es la primera de las cinco novelas del ciclo Ramas entralazadas, en el que Aleksandar Tisma convirtió la ciudad de Novi Sad, a orillas del Danubio, en un microcosmos de los acontecimientos más deplorables del siglo pasado.

 
Ordenar reseñas:

QUÉ BIEN ME HE QUEDADO
4.67 con 3 votos

Qué bien se queda uno tras leer un buen libro. Qué bien se queda uno cuando, además, el libro ha servido para conocer a un autor hasta ese momento desconocido. Qué bien se queda uno, además, al saber que el libro forma parte de toda una pentalogía (aunque hasta el momento solo haya otras dos novelas publicadas). Qué bien se queda uno…y eso que empecé la lectura muy a la defensiva.

Siento hacia el tema del holocausto cierto hartazgo. He leído, he visto y he oído tanto sobre ello que, en principio, se me hace muy cuesta arriba volver una vez más sobre aquel desgraciado episodio. Conozco lo que tuvieron que soportar las víctimas; conozco de lo que fueron capaces sus verdugos. No necesito más testimonios sobre lo terrible que fue aquello.

Sin embargo, hay varios aspectos del drama que me siguen fascinando: la pasividad de las víctimas antes y durante el conflicto, la aquiescencia del resto de la población, y el remordimiento y la vergüenza del superviviente. Afortunadamente, este último es el tema que vertebra esta novela, y los otros dos son también aspectos de gran relevancia. Por supuesto, es inevitable, no faltan episodios terribles del padecimiento del pueblo serbio judío a manos de los alemanes y de los húngaros que aprovecharon el conflicto para ocupar territorios, y de la venganza o justicia posterior, pero excepto en el tramo final de la novela, la narración de los mismos evita todo dramatismo, limitándose a poco más que una enumeración somera de aquellos desmanes que, sin embargo, siguen impresionando por su crueldad. Hechos terribles que se nos dan a conocer en paralelo a la vida cotidiana de la ciudad de entonces -la escuela, los bailes de juventud, el amor- y a la vida cotidiana de la ciudad del ahora –el trabajo, el matrimonio, los antiguos amigos y conocidos, los muchos desaparecidos- desde el que se narra toda la historia.

Y es que la novela sigue un equilibrado desorden de espacios temporales que dan fe de la maraña emocional en la que vive el protagonista, Miroslav Blam, personaje indolente que se mueve entre la memoria de hechos y personas que están siendo barridos por el olvido de una sociedad que se sobrepone a la tragedia, y las fantasías sobre lo que no fue ni será, inútilmente compensadoras tanto del pasado que le obsesiona y por el que se culpa y avergüenza como del presente del que se siente excluido.

El lenguaje, sencillo y ágil, se acomoda perfectamente tanto a la minuciosidad obsesiva de algunas descripciones como a la concisión administrativa con la que son tratados otros episodios; tanto a las escenas de acción como a las reflexiones melancólicas; tanto al registro periodístico de hechos como a la carga sentimental de una cartas de amor y desesperación. El lirismo, que también tiene sus momentos de gloria, es siempre contenido y eficaz; el interés por el devenir de la historia no decae en ningún momento.

En resumidas cuentas, una buena novela de un muy interesante autor al que volveré pronto.

Escrito por Guille hace mas de un año, Su votacion: 8