En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA TREPADORA


Portada de LA TREPADORA

Comprar LA TREPADORA en Amazon.es

Autor: RÓMULO GALLEGOS
ISBN/ASIN: 9788423903382
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: ESPASA-CALPE
Fecha de edición: 1986

Sinopsis:
Esta historia ambientada entre el campo y la ciudad, lo rural y lo urbano; nos presenta tres personajes entrelazados, arquetípicos: Hilario Guanipa, Adelaida y Victoria. Para mí, el galán de la historia no es significativo. Más lo es la naturaleza viva, atrayente, libre; característica en la obra de Gallegos.La novela se divide en tres partes que no pueden ser más explícitas: I: "El hombre de presa": El "salvaje", el animal, el hombre movido por los instintos naturales; pero también el motivo de lucha, la esperanza de cambio... Está aferrado a la tierra y suele tener sucia su alma y su conciencia. II: "La de la voluntad abolida": Adelaida... Es el personaje que me parece más interesante en la novela. III: "Victoria": El fruto de esta unión. Ella es "dichosa, feliz, contenta", palabras que dice cara al viento y con convicción. La mayoría suele concluir que ella es la trepadora de Gallegos porque busca escalar posiciones, adueñarse de otros mundos (en un sentido amplio, obviamente). Un poco para moralizar, el autor nos plantea el regreso a las raíces, Victoria encuentra en la naturaleza virgen la verdad, la posibilidad de seguir sonriendo sin limitaciones. Esto es bueno, sin embargo, para mí, sigue siendo Adelaida el personaje más grande y profundo de esta historia, sin ser el que grita más duro ni la que ría más alto. Esta obra suelen analizarla en los liceos para estudiar la obra de Gallegos; esta novela fue escrita hace más de 80 años! Pero si nos damos cuenta, estos personajes podemos conocerlos; pueden ser reales; hoy en día siguen habiendo voluntades abolidas, esposos machistas y niñas que sueñan con un futuro distinto sin darse cuenta de lo que ya tienen.