En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA TORRE DE ÉBANO

Tendencia a subir 9.25
4 votos
Portada de LA TORRE DE ÉBANO

Comprar LA TORRE DE ÉBANO en Amazon.es

Autor: JOHN FOWLES
Título original: THE EBONY TOWER
ISBN/ASIN: 9788416542833
Género: Literatura contemporánea
Editorial: IMPEDIMENTA
Fecha de publicación: 1974
Fecha de edición: 2017
Número de páginas: 400

Sinopsis:
Con la precisión y el dominio del lenguaje que caracterizan su narrativa, Fowles nos vuelve a sumergir en un mundo poblado de personajes propios de lo mejor de la mitología clásica. Un joven crítico de arte se replantea su convencional vida tras visitar a un pintor inglés retirado voluntariamente a la campiña francesa en compañía de dos misteriosas muchachas. Un ladrón filosófico despierta a un escritor para someterle a la peor de las torturas. La desaparición de un exitoso miembro del Parlamento pone en jaque a la policía londinense. Un grupo de amigos, cada uno con sus miserias, pasa unos días agridulces en un idílico paraje campestre. Estas cuatro historias, acompañadas de la traducción de un romance amoroso medieval francés, recogen los apasionantes temas de las novelas que convirtieron a este autor en uno de los referentes de la literatura inglesa del XX. Cinco relatos del autor de «La mujer del teniente francés» y «El coleccionista», que constituyen ejemplos perfectos del estilo riquísimo, deslumbrante y magistral de Fowles, y que están a la altura de sus mejores obras.

Etiquetas: CUENTOS

Ficha creada por Guille

 
Ordenar reseñas:

UNA MUESTRA ACEPTABLE DEL GENIO DE FOWLES
5 con 1 votos

Podría leer con gusto hasta la factura de la luz si esta saliera de la mano de Fowles. Es más, estoy convencido de que conseguiría que cada una de ellas fuera única y apasionante. Tres eran las obras que de él llevaba leídas y las tres no podían ser más diferentes: desde su thriller psicológico “El coleccionista”, pasando por el victorianismo postmoderno de “La mujer del teniente francés” hasta su incalificable y genial “El mago”, todas ellas reflejan la gran versatilidad del autor, su erudición sin grandilocuencia, su genio; todas ellas combinan sabiamente la profundidad y la agudeza con un estilo claro y elegante y todas ellas reflejan el gusto del autor por el misterio, el desconcierto y la ambigüedad.

En estos relatos que componen “La torre de ébano” se puede encontrar la misma diversidad y algunos de los elementos narrativos de todas ellas. Pienso que no llegan a la maestría de las novelas citadas, aunque brillan a gran altura, destacando sobre todos ellos el que da título al libro (y a pesar de una escena de amor que me pareció un tanto cursi, casi tanto como cualquiera otra de la que nosotros mismos no seamos protagonistas).

En la novela corta que es "La torre de ébano”, David Williams visita al excéntrico, seductor e irascible Henry Breasley en su solitaria casa de campo de la Bretaña francesa. Allí se adentra en un idílico paisaje en el que el famoso y anciano pintor se encuentra acompañado de dos jovencitas que parecen estar a su servicio, a cualquier servicio, y que le dispensan un frío recibimiento. Una atmósfera inquietante, un misterio latente, amor y deseo, aventura o seguridad, el inicio de un viaje de autoconocimiento. Para quien haya leído “El mago”, estoy seguro que todo lo dicho le recordará muy mucho a la famosa novela.

Allí asistiremos al conflicto acerca del arte contemporáneo que se entabla entre ambos protagonistas, un pintor representativo, Breasley, y un pintor abstracto, David Williams. Un conflicto que corre en paralelo a sus diferentes concepciones vitales: la pasión y el compromiso del primero, “un viejo sátiro en zapatillas, sonriendo con suficiencia y echando pestes con gran satisfacción sobre cualquier atisbo de sentido común y sobre todos los cálculos", tal y como aparece en un sueño de Williams, que, a su vez, es visto por Breasley como el representante del arte como institución social, una disciplina objeto de debates en comités y dirigida a intelectos constructores de teorías, “no para la gente ni, lo que es aun más grave, para uno mismo”.

Y en el centro de esta discusión, poco a poco, se va erigiendo la figura de una de las jóvenes, Ratón (un juego de palabras entre mouse y muse), y por la que David se verá inmerso en una lucha interior, en un descubrimiento de sí mismo y por la que se asomará a “algo más que la realidad de ser: la pasión de existir”.

Escrito por Guille hace 5 meses, Su votacion: 7