En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA METAMORFOSIS

Tendencia a subir 7.65
196 votos
Portada de LA METAMORFOSIS

Comprar LA METAMORFOSIS en Amazon.es

Autor: FRANZ KAFKA
Título original: Die Verwandlung
ISBN/ASIN: 9788420666518
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: ALIANZA
Fecha de publicación: 1915
Fecha de edición: 2006
Número de páginas: 144

Sinopsis:
Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto. Tal es el abrupto comienzo, que nos sitúa de raíz bajo unas reglas distintas, de LA METAMORFOSIS, sin duda alguna la obra de Franz Kafka (1883-1924) que ha alcanzado mayor celebridad. Escrito en 1912 y publicado en 1916, este relato es considerado una de las obras maestras de este siglo por sus innegables rasgos precursores y el caudal de ideas e interpretaciones que desde siempre ha suscitado.

 
Ordenar reseñas:

DELITOS Y FALTAS
4.5 con 6 votos

Esta reseña contiene spoiler
Leer

Escrito por _926_ hace mas de un año, Su votacion: No ha votado

LA METAMORFOSIS
4 con 1 votos

Tenemos a nuestro protagonista, Gregorio Samsa, que se dedica a viajar para comerciar con telas; un día despierta tras no haber descansado, pues ha sufrido terribles pesadillas por la noche. Pero la peor está al llegar.
Y es que al abrir los ojos, todo parece estar como siempre, sin embargo descubre horrorizado que se ha convertido en un bicho gigantesco (y realmente asqueroso, por cierto).

El desasosiego con mayúsculas contado en menos de 200 páginas, donde Kafka recrea una atmósfera realmente opresora y angustiosa, pues Gregorio se encuentra reducido a nada: en medio del pánico y el estupor, no puede comunicarse ni explicar qué ha sucedido, aunque ni él mismo lo sabe.
Lo peor viene cuando todos le dan de lado, sus compañeros, sus amigos o sus padres no dudan en rechazarlo -¡demasiado que le permiten quedarse en casa!-, siendo sólo su hermana la que intente ayudarlo acercándose a él para hacerle la “vida” más llevadera en su nuevo estado.
Es en base a estas acciones y reacciones cuando Gregorio se plantea cómo ha sido su vida y cómo ha intervenido él en la de los que le rodean, llevando al lector de la mano para que le acompañe en sus cavilaciones. En fin, todo un drama.

Muy fácil de leer, escrita de manera amena y sencilla, pasamos las páginas sufriendo esa metamorfosis, en medio de descripciones espectaculares, sintiéndonos más y más pequeños en una coraza oscura de incredulidad y delirio, donde no sabemos si sentir pesadumbre o repugnancia, aunque probablemente al final nos dividamos entre ambas.

Una obra maestra que me encanta, recomendadísimo queda.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 7

UNA SIMPLE CORTINA DE HUMO
3.86 con 7 votos

Mi segunda experiencia kafkiana. La primera, EL PROCESO, recuerdo que fue más bien insulsa. Esta segunda, en cambio, ha merecido la pena.

Básicamente he encontrado al mismo escritor en ambas obras, la diferencia es, que EL PROCESO es una obra mas larga, en la que la noción de argumento, se desvirtúa poco a poco, conforme avanza el libro, debido a la confusión que la burocracia y el ajetreo de unos y otros, va generando y llega a un punto caótico en el que ya no sabe uno donde está. En LA METAMORFOSIS, por el contrario, el tamaño reducido nos ahorra caer en esa desorientación, no nos perdemos y lo ocurrido en la novela queda perfectamente claro, aunque resulte, paradójicamente, inexplicable. Y es de esta manera, por que la exposición de la trama es clarísima, las palabras son las justas y las frases, las necesarias. Está muy cerca, por ello, de ser uno de esos autores de cabecera míos, que sé que nunca me van a dar dolor de cabeza y a los voy a leer siempre con gusto.

Lo que toca ahora (expresión cuya usura actual, por muchos, está convirtiendo en espuria, a mis oídos) es hablar de lo otro, que siempre se saca cuando se habla de Kafka, es decir, la interpretación de sus argumentos. Es lógico que así sea, a ello contribuye la placidez de su expresión escrita, contrastando fuertemente con el desplante de narrar con desparpajo, que uno es un artrópodo. Sí EL PROCESO incluye un repertorio amplio de situaciones kafkianas, hay que reconocer que, empezando por los primeros renglones, y siguiendo con el resto del libro, LA METAMORFOSIS es el máximo exponente de lo esperpéntico y lo absurdo. Pues bien, a pesar de esa especie de obligación establecida de tener que hablar de su interpretación, me resisto a ello, o al menos simplifico mucho el análisis.

Ser un escarabajo, sobre todo teniendo en cuenta su tamaño derivado del humano, mucho mayor que un escarabajo normal y consecuentemente más repulsivo, supone un mecanismo argumental, para a partir de ahí, exponer una serie de circunstancias encuadradas en el ámbito social. Los problemas económicos de la familia, la relación con el explotador apoderado de su empresa, los traumas paternos, los pequeños problemas de intendencia diarios como la limpieza o la comida, los problemas de salud (la manzana incrustada en la chepa) o la relación con el mundo exterior. Estas cosas, quiere él que aparezcan como asuntos secundarios. Así puede, tranquilamente, aplicarse a la crítica sin que dé la sensación de que lo está haciendo. Todo el que lee el libro centra su atención en lo repulsivo de la situación (pensando además que existirá un porqué) y no hace cuenta de que la existencia del artrópodo no es más que un señuelo para desviar la atención y así poder expresar mejor los problemas sociales de esas personas, que son la razón de ser de toda esa pantomima.

Por tanto no creo que exista interpretación alguna, todo es una simple cortina de humo, para poder aplicar cómodamente crítica social. Y aunque la historia parezca destilar desasosiego y tristeza, no descarto que en realidad desde el punto de vista del autor, todo sea una especie de farsa no exenta de ciertos aspectos burlones e hilarantes.

No puedo dejar de imaginarme al padre, a la hermana, a los huéspedes, a todos los que están alrededor de Gregor, como esos tipos cachazudos que salen en LAS AVENTURAS DEL BUEN SOLDADO SCHWEJK, con el tono humorístico y costumbrista propio de esa novela emblema de la literatura checa.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8

¿KAFKIANO???
3.29 con 7 votos

Este libro es de esos que abres pensando que te vas a encontrar algo complicado a juzgar por lo que llevas años escuchando y sin embargo tiene una prosa sencilla y fácil de comprender. Lo complicado viene después de leerlo y me refiero al análisis y a las conclusiones que cada lector puede sacar de él. Osea, es más compleja tu conclusión que la obra en sí y estas cosas siempre me han hecho pensar si eso es bueno o malo, porque nunca sabremos con certeza si el autor quiso transmitir precisamente lo que nosotros hemos creido comprender. Algo parecido me pasó con "El viejo y el mar", salvando las distancias, porque al menos el de Kafka dosifica la emoción y está escrito con un estilo narrativo más llamativo (por no decir menos vulgar). En conclusión, que no me queda claro después de leerlo si la fama ha llegado por la obra en sí o por el comentario del primer iluminado que decidió analizar el texto y sacar sus conclusiones. Eso sí, es imposible desmerecer la imaginación que tuvo el autor y la manera de hacer sentir al insecto". Peeeeero, lo mejor del libro me lo encontré fuera: un relato corto llamado "El artista del hambre" que me dejó maravillada y del que nunca había oído hablar y que me ha hecho plantearme aún más la fama de la metamorfosis

Escrito por JaneEyre hace mas de un año, Su votacion: 6

EXTRAORDINARIO
3 con 3 votos

Es el mejor relato corto que he leído, o por lo menos el que más me ha impactado. La transformación del Samsa, y las reacciones de su familia, pueden tener varías interpretaciones: políticas, religiosas, sexuales, sociales, etc. Es un relato sobre la soledad, la discriminación y la incomprensión del individuo frente a la sociedad.
Para mí lo importante fue la sensación que tuve, la situación del protagonista con toda su angustia e irrealidad, es un sentimiento que todos hemos pasado alguna vez, y no necesariamente en las mismas situaciones.
Lectura indispensable y esencial, tanto para adentrarse en el universo kafkiano, como para intentar “entender” el mundo actual.

Escrito por FAUSTO hace mas de un año, Su votacion: 10

UNA MALA PRIMERA IMPRESION?
2.5 con 6 votos

Fué lo primero que he leído de Kafka, por lo que mi crítica se remite solo a lo que pude observar en este libro, y no al autor en general.

El libro fue mucho menos de lo que esperaba basado en la cantidad de halagos que recibe. Su interpretación es demasiado abierta para mi gusto, y la narrativa me resultó poco dinámica, como si el autor se interrumpiera constántemente agregando aclaraciones o comentarios para reforzar innecesariamente una idea, resultando muchas veces en la redundancia, lo cual resulta en que más de una vez terminara leyendo en "piloto automático" hasta encontrarme con algo que vuelva a capturar mi atención. Para muchos puede que sea una joya de la literatura (y respeto su opinión), pero a mí me resultó muy sobrevalorado.

Escrito por sleepy86 hace mas de un año, Su votacion: 3

SENSACIONES
2.33 con 6 votos

Este es hoy por hoy el único libro con el que he cerrado la tapa y he dicho: un 10! y acto seguido he empezado a releer nuevamente.
Inexplicable el cúmulo de sensaciones que me provoca, alguna escena llega a poner realmente los pelos de punta. Me he emocionado y sufrido con y por Gregor. Mi lectura obligada cada cierto tiempo.

Escrito por Mayte hace mas de un año, Su votacion: No ha votado

MUY BUENO
2 con 3 votos

Un libro asombroso que relata el comportamiento de una familia ante una desgracia, relatado de una forma que se ha ganado el adjetivo kafkiana :D. Un gran libro aunque puede que algo complejo.
Lo mejor: Las multiples lecturas que tiene. Lo peor: Me parecio complicado, siempre sientes que no entiendes algo o que se te escapa alguna cosa, al menos eso me pasa a mi.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 7

ANTIESTRÉS
1.8 con 5 votos

Un relato muy oportuno en estos días en que cosas como llegar tarde al trabajo o perder un documento parecen graves dramas. Kafka muestra una sumisión a la vida casi budista al explicar lo que pasa cuando uno se convierte en un insecto gigante: nada; la vida sigue.

Escrito por Minaith hace mas de un año, Su votacion: 7

LA FAMILIA SAMSA
0 con 0 votos

En mi edición de los relatos de Kafka publicados en vida, La metamorfosis (La transformación) ocupa un lugar central. Después de un paseo gris por Contemplación, La condena y El fogonero, tenía muchas ganas de rencontrarme con aquella novela corta que tanto me sorprendió a los 16.

Ahora que lo he (re)leído mi imagen sobre Franz Kafka comienza a transformarse. Creo que la lectura de Kafka requiere de una sensibilidad y/o una inteligencia de la que carezco. Favorece a un tipo de lector racionalista, apasionado por las alegorías, las adivinanzas y el juego de encontrar símbolos y significados ocultos. Un modo de hermenéutica del que me encuentro algo distanciado. Sin esto, es difícil que los monótonos grises de Kafka mantengan la atención. La sencillez y concisión léxica en largas oraciones de sintaxis alemana, ese distanciamiento alienado, con pensamientos desapasionados y obsesivos de personajes grises… Es una escritura de quirófano, aséptica y gris que me a menudo me supera. Con todo, La metamorfosis es, de cuanto he leído del autor, el único relato que pude leer sin que divagara o se adormeciera mi atención al menor descuido.


El relato comienza con una fuerza poderosa. “Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de unos sueños intranquilos, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso bicho”. Unos sueños intranquilos. Se encontró. Se… El bisturí de Kafka comienza afilado y conciso y juega a insinuar un trastorno psicótico más que una transformación física. El diagnóstico, como pretende Gregor, pende de la confirmación y reacción de los demás. Sí, parece ser un bicho. Y solo tiene pensamientos para su trabajo y su familia. La sensación de extrañeza domina todo el relato, pero en esta primera parte realmente se justifica el concepto kafkiano. No pude separar la mirada ni un instante en esta primera parte, necesitaba conocer la reacción de los personajes.

Los siguientes capítulos repiten el mismo esquema: intento de adaptación de Gregor a su nueva situación, sublevación contra ella, salida del cuarto en busca de contacto con su familia, rechazo y castigo. Cada vez Gregor desciende más bajo, pero la historia va perdiendo fuelle. La sensación de extrañeza va cediendo paso al juego interpretativo de buscar significados ocultos. La importancia decisiva de un escritorio, lugar de trabajo de Gregor (y de un escritor); los significados sexuales y fetichistas de la defensa a ultranza de la fotografía de una señora envuelta en pieles y el enfurecimiento de su hermana -única vez que se dirige a él desde la transformación-; los posibles significados de la manzana antes de ser el bicho arrojado a su cuarto, condenado y herido; la fusión de la música con el personaje de la hermana y el deseo de raptarla a su guarida; los juegos de tamaños entre Gregor y su padre; o ese levantamiento erecto de la hermana en busca de esposo con el que termina el relato. Habrá quien disfrute hilvanando los distintos significados e interpretaciones, cada una más abstractas que la otra, o referidas a la biografía del escritor, y habrá quién pueda pasarse horas preguntándose ¿por qué se transforma en un escarabajo?, ¿de veras es una transformación real o es un trastorno psicótico de Gregor del que no podemos separarnos por la técnica de focalización interna?, ¿puede ser que simplemente los demás estén reaccionando a su trastornada conducta?, ¿qué significa el escarabajo?, ¿un parásito?, ¿símbolo de la (auto)marginación?, ¿como Kafka, como un escritor, como un judío, como un burgués, como un hijo?, ¿una parábola masoquista sobre el precio a pagar por decidir dejar de ser un miembro activo y productivo para la familia y la sociedad y dedicarse a escribir, a lo que a uno le gusta?. Yo soy muy simple y me quedo con las sugestiones que me provoca la sumisa (auto)marginación de Gregor y, sobre todo, el relato de la familia Samsa.


Hay algo demasiado fantasmagórico en la familia Samsa para tomármela en serio en una dimensión real. Un padre autoritario, una madre débil, una hermana manipuladora y un hijo escarabajo. La metamorfosis podría ser un cuento de terror: la historia de una familia que vampiriza a su hijo, y su reacción cuando éste se convierte en una carga. Pobre del futuro marido de Grete.

El personaje de Gregor me parece demasiado autocomplaciente, demasiado víctima. Resulta irritante la descripción de su inocente autoengaño continuo y contrastado con la realidad de los hechos. Por su parte, la madre es una criatura endeble y superficial que sigue los vientos de su familia, luego son el padre y la hermana los que realmente me interesan.

El padre es presentado como el antagonista del relato. A medida que Gregor -cabeza de familia en funciones antes de la desgracia- se deteriora y encoge, su padre se crece -en un momento dado parece hasta capaz de pisar al bicho-, toma aparentemente las riendas de la casa y asciende en dignidad. El punto álgido es tras el fin del bicho, cuando el padre cobra la suficiente dignidad como para expulsar a los molestos inquilinos de su casa. ¿O tal vez sea en conmiseración por su hijo? En cada parte, el padre es el ejecutor de los castigos hacia Gregor. Pero bajo la presencia autoritaria del padre hay un poder más sutil y fascinante: el que ejerce la hermana.

En la relación de Gregor con su hermana hay algo viciado e incestuoso mediado por la música y la promesa del conservatorio. Se muestra sutilmente en el conflicto del cuadro de la mujer de las pieles y más abiertamente en la escena del violín, donde Gregor se arrastra con el deseo de raptar a su hermana a su cuarto para siempre, como si de un dragón se tratase. Aparentemente Grete es la única que, inicialmente, trata a su hermano-bicho, con atención y piedad tras la desgracia. Pero también le toma desde el principio como un bicho, como ‘eso’, sin ningún intento de comunicación (salvo cuando su hermano “se pegó sobre el cristal [de la fotografía de la mujer], que le sujetó y alivió el ardor de su vientre”). Haciendo del cuarto del hermano su dominio, de su cuidado sus tareas, la hermana va cobrando poder sobre él y a través de él,en la familia. En realidad es ella la responsable de cada castigo infligido a Gregor, aunque sea el padre la mano ejecutora. Ella traiciona a su hermano cuando dice “Gregor se ha escapado” ¿está malinterpretando su intento de ayudarla?, ¿está castigando la sublevación de Gregor a sus caprichos de vaciar su habitación de muebles?, o ¿está castigando el numerito de la fotografía? Será ella, después, quien dirá a sus padres que hay que deshacerse del bicho, persuadirá al padre y despejará toda duda posible sobre si puede o no comunicarse. Y, finalmente, ella será la primera en levantarse y estirar su cuerpo joven al salir del tranvía.

Sin poder interesarme demasiado en sesudas preguntas y abstractas divagaciones, me quedo con este relato e interpretación. Y con la desagradable sensación de que no estoy leyendo más que el desproporcionado y tendencioso ajuste de cuentas de un hombre resentido con su familia.

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 7