En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL INVIERNO EN LISBOA

Tendencia a subir 6.36
11 votos
Portada de EL INVIERNO EN LISBOA

Comprar EL INVIERNO EN LISBOA en Amazon.es

Autor: ANTONIO MUÑOZ MOLINA
ISBN/ASIN: 9788432217227
Género: Narrativa
Editorial: BOOKET
Fecha de publicación: 1987
Fecha de edición: 2006

Sinopsis:
Entre Lisboa, Madrid y San Sebastián, la inspiración musical del jazz envuelve una historia de amor. El pianista Santiago Biralbo se enamora de Lucrecia y son perseguidos por su marido. Una evocación de las pasiones amorosas y el resultado de la fascinación por la intriga que enmascara los motivos del crimen.

 
Ordenar reseñas:

SIN ENTUSIASMO
5 con 1 votos

Sin entusiasmarme, he disfrutado más de esta relectura, tarea que quiero incorporar cada vez más a mis hábitos lectores, que en la lectura que hice allá por los lejanos años 80 cuando me sobrepasó mucho más que ahora el afán del autor por hacer de cada frase la gran frase y en donde los sentimientos, las acciones, los pensamientos no bastaban por sí mismos y tenían que ser siempre como otra cosa. Demasiado lirismo para ser una novela negra, demasiados elementos de novela negra, arquetípicos, casi paródicos, para ser otra cosa.

Sin embargo, esta vez me pudo el ambiente de soportales en sombras, de grises inviernos, de fina y brumosa lluvia, de mar embravecida, de habitaciones con cucarachas, de bares llenos de humo y mucho bourbon y música de jazz, y la trama cuyo leitmotiv es más el vacío que el narrador siente en su vida por la ausencia de una historia de amor y pasión como la que le confiesa el protagonista en una larga noche pasada en una habitación de un hotel de Madrid que la propia historia de amor que seguramente nos llega adulterada por la nostalgia que el narrador siente por lo no vivido, por ese “impulso más fuerte que el amor y del todo ajeno a la ternura, pero no al deseo ni a la soledad” más fuerte que los propios amantes y capaz de vencer la absoluta falta de esperanza. Una añoranza que alcanza incluso al fracaso de esa pasión y casi al olvido de ese fracaso, a ese momento en el que uno, al poco de despertarse, se asombra de comprobar que ha sido capaz de vivir unos minutos sin acordarse de ella.

Escrito por Guille hace mas de un año, Su votacion: 7