En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER

Tendencia a subir 7
4 votos
Portada de LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER

Comprar LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER en Amazon.es

Autor: PATRICK SÜSKIND
ISBN/ASIN: 9788432206580
Género: Literatura contemporánea
Editorial: SEIX BARRAL
Fecha de edición: 2000

Sinopsis:
La historia del señor Sommer cuenta la vida de un niño de pueblo que tiene un extraño vecino, del que nadie sabe su nombre, por lo que le pusieron señor Sommer. Un extraño viandante capaz de hacer, pues eso, andar, andar y andar hasta que parece que ya no puede más, y después, continuar andando. Así pasan sus días.

 
Ordenar reseñas:

CRECIENDO (O NO)
5 con 1 votos

Es curiosa mi renovada relación con este libro. En primer lugar tengo un recuerdo totalmente nítido, y por otra parte absolutamente falso, de que es un libro de mi niñez o como mucho del inicio de mi adolescencia. Pero se publicó en el 91, es decir, que a poco que tardase en leerlo, era ya legalmente mayor de edad. Supongo que la culpa de esta falsa memoria la tienen las adorables ilustraciones de Sempé y la (sub)consciente asociación con El Pequeño Nicolás.

Por otro lado, dentro de mi falso infantil recuerdo, tengo (tenía quizás) la por otra parte común sensación de que, sí, lo leí, pero no lo terminé de aprehender. De que como niño, (que no era, aunque sí fuese inocente aprendiz de ese adulto que nunca llegaré a ser), el libro tenía mucho más escondido entre sus letras de lo que yo era capaz de ver.

Así que me decidí a revisitarlo. Lo cual siempre es una operación de riesgo. Puede salir bien (La Historia Interminable, Momo) o salir rematadamente mal (El misterio del cuarto amarillo, Bosque Mitago).

Y la sensación que me queda es cuando menos contradictoria. Por un lado, la novelita (o cuento largo) me ha resultado ligeramente decepcionante. (Aunque a años luz de mi desencuentro con El Perfume). Es decir, muchos menos dobleces y un bosque mucho más pequeño tras esas palabras de su linde que lo que esperaba (re)descubrir.

Pero por otro la falsamente infantil historia, me resulta francamente magnética tanto en su sencillez como en los, desde luego nada sencillos, temas tocados. Es claramente un libro que me toca la fibra, que me resulta agradablemente desagradable en las emociones, sensaciones y reflexiones que me genera.

Quizá es un claro ejemplo de cómo esto de escribir-leer es una compleja maniobra en que ni el autor ni el lector tienen la sartén por el mango. Y quizá es un potencial ejemplo de cómo un libro "flojeras" puede resultar tremendamente potente en el lector (y/o el momento) adecuado. O bien de lo complementario: lo grandioso que resulta que un escritor disfrace un potente libro en una sencillez naif.

Lo cierto es que afortunadamente me importa un bledo cual de las dos opciones sea. Puedo suspirar aliviado y decir que este ha caído en el saco de los buenos.

Escrito por arspr hace un mes, Su votacion: 8

LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER
3.67 con 3 votos

Este es uno de esos libritos que encontré por casualidad en una de mis visitas a las librerías de segunda mano donde suelo comprar.
Todo un descubrimiento.

Para contarnos esta historia, nuestro narrador se remonta a la época en que aún se subía a los árboles porque quería volar, es decir, su niñez y adolescencia.
Así nos sumergimos en sus recuerdos, expuestos con la voz del crío. Además de su faceta “pajaril”, nos habla de sus clases de piano con una profesora petarda y rancia; de Carolina, la niña con el vestido amarillo limón por la que estaba colado –y que más tarde le desencantó-; de cómo aprendió a montar en bici, aunque le costó un triunfo… y sí, del Señor Sommer.
Este hombre llegó, junto con su mujer, a Unternsee y sin embargo nadie sabía nada de ellos, salvo que la mujer se dedicaba a hacer muñecas, pues no se relacionaban con nadie del pueblo.
Él era un personaje misterioso, solitario y pellejoso. Su única afición era andar… y andar y andar… Todos los días caminaba sin parar, recorriendo la región de punta a punta, con la única compañía de una mochila y un bastón (salvo en invierno, que también llevaba un gorro y demás).

Los habitantes de la aldea, aprendieron a vivir con su presencia, mientras que el crío se moría de curiosidad por saber más de él, a dónde iba durante el día, etc.

Lo compré porque me llamó la atención la portada (la edición es una monada), y lo cierto es que me sorprendió, pues lo que en principio aparenta ser un simple cuento, nos deja un curioso suceso agridulce que solo descubriremos al final de sus páginas.

Dentro encontramos una historia muy disfrutable, bajo óptica infantil, para mayores, acompañada de las ilustraciones –la mar de majas- del bueno de Sempé.

Y no, aún no he leído “El perfume”.

Escrito por Shorby hace mas de un año, Su votacion: 6