En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

FROM HELL

Tendencia a subir 7.89
36 votos
Portada de FROM HELL

Comprar FROM HELL en Amazon.es

Autor: ALAN MOORE, EDDIE CAMPBELL
ISBN/ASIN: 9788439591580
Género: Cómics, Novela Gráfica
Editorial: PLANETA DE AGOSTINI
Fecha de edición: 2001

Sinopsis:
From Hell es la obra maestra de Alan Moore, considerado como el mejor escritor de cómics de la historia, y de Eddie Campbell, el dibujante perfecto para esta obra, en la que se puede asistir a la representación definitiva del mito de Jack el Destripador así como una disección sin piedad de la sociedad victoriana.

 
Ordenar reseñas:

ALAN EL DESTRIPADOR
5 con 4 votos

Hay dos motivos por los que alguien se acercará a esta obra. Uno, es Jack; otro Alan. Y venga de donde venga el acercamiento al destripador, no decepcionará. Yo, desconocía completamente la historia de Jack y sus investigaciones, y para ser sincero –y vulgar-me la sudaba; pero si sentía una atracción especial hacia el misántropo “mejor escritor de historietas de la historia”, hacia el declarado mago del caos, el anarquista de largas barbas. Mi morbosidad es más subversiva que sanguinaria.

Una vez aclarada mi predilección por el Dr. Moore, frente la investigación de Abberline es hora de hablar un poco de él.(1)
El Dr. Moore, nació en el 53. Fue expulsado del colegio, algo que debería haberle afectado profundamente, pero que, por lo que sabemos de su carácter, pudo haberle sido hasta cierto punto indiferente. Esta tragedia cambió su vida y a la larga le introdujo en la logia del cómic a finales de los 70. Allí conoció a Alan Davis, encuentro que le proyecto a la fama y al éxito con CAPITAN BRITANIA. Desde entonces tuvo un éxito acelerado, ascendió en la logia del 9º arte con títulos como V DE VENDETTA, BATMAN: LA BROMA ASESINA y WATCHMEN, hasta alcanzar el máximo grado y volverse conocedor de todos los trucos y secretos de su profesión. Llegó a ser llamado el “Mejor Escritor de Historietas de la Historia”.
A finales de los 80, estaba dando vueltas a escribir algo sobre la mente de un asesino cuando le surgió un proyecto de gran importancia y compromiso para la sociedad de su tiempo y para la logia del cómic. Un proyecto capaz sacudir la corona británica (la del totalitarismo de la Reina Victoria), de atraer y sacudir a miles de lectores, de dar la vuelta a un mito y de dejar huella en la Historia. De marcar la arquitectura del tiempo. Se trata de la recreación de los crímenes de Withe Chappel, de un estudio sobre el mito de Jack el Destripador, unos crímenes que dejaron su impronta en la misma arcada de la Cuarta Dimensión 100 años antes. Pero las ambiciones del Dr. Moore iban más allá, no quería conformarse con una tarea insulsa y eficaz, quería aprovechar su misión para algo más grande.
Así, sacando fuerza e intensidad, como si de un druida se tratase, de la sangre de sus víctimas, el Dr. Moore, quiere cambiar el mundo del lector, abrirle los ojos y mostrarle las vísceras de la sociedad y el funcionamiento de los procesos de mitificación. Este sacro propósito le llevará a cometer los peores crímenes: a desollar un mito, desangrar la monarquía británica, destripar la sociedad victoriana, y con sus hedientos órganos palpitantes deconstruir la Historia del sXX, el descenso a los infiernos del hombre; descenso que ha dado lugar a nuestro momento presente. “¿Qué está pasando?” se preguntan en 1888 los testigos del primero de estos crímenes, en el que para mi es el mejor capítulo del cómic (2). Está desatándose el infierno.
Mientras comete los crímenes, Alan el destripador, sufrirá grandes cambios. Durante 10 años de trabajo y de largo peregrinaje por las apestosas calles de las editoriales, el espíritu de la propia obra le conducirá, junto a su alter-ego, a un proceso de reflexión interna que le llevará a cuestionar la realidad tal y como la entendemos y a tomar la decisión de convertirse en -sí- mago.
Es a medias de este proceso cuando decide enviar un texto a las editoriales sobre todos sus crímenes, acompañado de un “apéndice” con el generoso fin de clarificar su obra, de demostrar que él, realmente es el autor de tantos crímenes, el único capaz de destripar con tanto genio la sociedad Victoriana y la creación de un mito. Este “apéndice” tiene el noble propósito de clarificar, desenmarañar y filtrar toda la suciedad de 1888, pero tienen tanto trabajo, tanta información, que están al borde del colapso, de la nefritis. (*) Este escrito, éste testimonio criminal, tiene por título FROM HELL.

Durante esta misión, el Dr. Moore, tiene la inapreciable ayuda del dibujante Eddie Campbell, quien a modo de cochero le guiará por las calles del Londres más despiadado. Campbell, conoce los bajos fondos de Londres como la palma de su mano, pero también el palacio de la reina Victoria, y los ambientes más aristocráticos. Es como si llevara años siendo taxista del Londres victoriano. Conoce su arquitectura, sus calles, sus gentes, sus empresas (3), sus costumbres y vestuarios, todo. No hay detalle que se le escape a este hombre.
Por supuesto, las vistas no son agradables, es más, son confusas a primera vista, asfixiantes, degeneradas, desagradables y feas. Pero una vez nos acostumbramos a este paisaje, apreciamos y agradecemos lo fantásticamente que se acopla a la sórdida historia. No solo complementan e lustran la obra de Alan, sino que con su complicidad, hace un todo diferente y mejor.
Cuando llega ese momento, la fusión Dr. Gull-Moore, Netley-Campbell, Abberline-lector, Londres-Hell; es total. Es entonces cuando más metidos estamos en los crímenes, en la imposible investigación saturada de pruebas y falsas huellas. Es en este momento, cuando se comete el primer destripamiento y cuando el libro nos forma un nudo en la garganta y nos exalta el ánimo por vez primera. No por sensiblerías baratas, ausentes; ni por su dureza, que aun está por llegar y se limitará a dejarnos pasmados; tampoco por su humor y desenfado, solo encontraremos ácida ironía; ni por su dinamismo, ritmo, ni naturalidad; es un libro bastante denso (4); sino por su genialidad, por la perfección de aquello que nos envuelve.

El lector se convertirá en inspector, y recorrerá las calles de Londres con bombín buscando dar sentido a los crímenes del Dr. Moore, a Jack, a su impacto, su mito y consecuencias. Realizará escabrosas investigaciones forenses, en soledad o acompañado por las notas, y se plantará cara a cara con los destripamientos de este mago del cómic. Descubrirá que Alan el destripador, considera los 80 del siglo XIX como la clave para entender todos los acontecimientos posteriores, y los crímenes de su alterego en 1888, como la representación de la esencia de esa década oscura. Encontrará a la sociedad victoriana, una prostituta famélica cubierta de joyas y abrigo de visón, abierta en canal, con su poderoso corazón industrial palpitante a los pies, luchando por no perder el utilitarismo e insuflar vida a un cuerpo, un imperio, que apenas se sostiene en pie. Observará aterido cómo el órgano de la prensa ha sido extraído: es sensacionalista, morboso, amigo del capital y un negocio que se vende a la rentabilidad, sin escrúpulos a la hora de inventar basura y aumentar la histeria de la población. E impregnándolo todo, están las tripas de la corrupción en todos los estratos de la sociedad, la pobreza, la desesperación, el analfabetismo, la intolerancia política (Irlanda), racista (antisemitismo), sexual (derechos de la mujer pisoteados, homofobia al extremo), ideológica (peligroso terror de los poderosos al marxismo), etc. Observará la morbosidad que provocan crímenes horrendos, la lucha de cada célula enferma de ese cuerpo -que es la sociedad- por formar parte de la macabra historia. Nadie se libra de estos anónimos masturbatorios, falsos testimonios e inventivas confesiones; mujeres, ricos, pobres, intelectuales, analfabetos, toda la sociedad enloquece ante el terrible espectáculo, desean involucrarse en la histeria colectiva y con excusa de ella ejercer su cerrada intolerancia. Por último, bajo la nuca, una cabeza de hombre elefante, de Ghanesa durmiendo plácidamente, ignorante a lo que ocurre en el resto de su cuerpo, encontrará los extirpados pechos de la víctima: la sociedad industrial burguesa y el totalitarismo absoluto de la reina Victoria.
Al otro lado de la pared hay una olla con todos los ingredientes del mito de Jack El Destripador, mezclados. La olla se encuentra fundida por las altas temperaturas del fuego de la intensidad conceptual de la narración y de la deconstrucción.
En sus investigadores el lector también descubrirá crípticas pintadas de Alan, escritas en plena exaltación, en grandes obeliscos, y en las que se tratan temas fascinantes como la lucha histórica entre lo dionisiaco y lo apoloineo, puesto en relación con nuestra historia reciente, los crímenes de White-Chappel, la arquitectura mística londinense, la cuarta dimensión, el profeta William Blake, la hipótesis matriarcal de Graves, y más.

Después de terminar este recorrido, solo puedo decir que Alan ha cumplido con éxito su misión, y pronosticar que su obra pasará a la historia como una autentica obra maestra, no solo del cómic, sino del arte en general. Este autor está destinado ha convertirse en mito y alcanzar el olimpo de los genios del cómic.
Sin duda lo recomiendo a todo lector interesado, pero con precauciones. Como teoría de la identidad de Jack es tan plausible y certera y correcta como cualquiera, pero recordemos que Gull significa también estafa, gaviota. Su mayor valor es sin duda y como ya he dicho, como deconstrucción de un mito, y como espejo en que puede reflejarse la sociedad.
Es una obra de tesis, un ejemplo de cómo ficción y realidad, investigación objetiva y subjetividad son indivisibles. Una prueba de que arte y ciencia se dan más que la mano.
_____________________________________________________________________________
*Hay dos formas de leerse el libro, dos cómics distintos. Uno es complementándolo con las notas, otro es ignorándolas. Cada forma tiene sus ventajas. Leerse las notas (que son muchas, unas cien páginas o más) es de gran ayuda para entender todo el alcance de la obra y lo que ha pasado por la mente de Moore al escribir, y de paso quedarse apabullado con la inmensa documentación, pero corta el ritmo y espesa la narración, ya de por si densa (que no pesada). Mi consejo personal es ignorarlas, salvo en los capítulos que se perciban como claves y en las viñetas donde uno se da cuenta que hay mucho jugo y se le está escapando. Vamos que se lean las notas de lo que interesen, no todas. Hay mucha paja en este cómic-investigación, aunque necesaria. A mi no me interesaba toda la documentación y hechos verídicos, bibliografía y discusiones sobre los crímenes y sus investigaciones, asique procuraba leerme estás en diagonal u obviarlas, y leerme atentamente solo aquellas con relevancia en la narración o que profundizara en el imaginario que maneja el autor.
Moore dudó entre si incluir las notas en la publicación integra o no, y tras mucho darle vueltas se decidió a hacerlo por consejo de sus amigos. No seré yo quien dude del acierto de esta decisión. Que cada cual elija el cómic que quiere leer.

(1) Si bien toda la obra es un todo indivisible se puede forzar una división según los protagonistas. Las viñetas protagonizadas por el Dr. Gull, las más conceptuales y en mi opinión interesantes; y las protagonizadas por el inspector Abberline, un reflejo más costumbrista donde la importancia recae ante todo en la investigación de los crímenes y las distintas teorías. Mi favorita como digo, es la del Dr. Gull.

(2) Este capítulo, el 5º, donde se comete el primer crimen, es una maravilla. Resumiré el principio y el final, para que podáis haceros una idea del genio del autor presente en todo el cómic. No es SPOILER porque no revela nada fundamental, pero si describo acontecimientos de este capítulo. Comienza con una escena sexual en Braunau (Austria), den la misma época que los crímenes, de dos personajes desconocidos que va in crescendo. No hay texto, solo los gemidos cada vez más intensos de la mujer. Cuando va a llegar el clímax la siguiente viñeta es una iglesia obelística de Hawksmoore en el vacío donde su forma, su contorno imponente es el protagonista. Las siguientes escenas es un atentado que hubo en la época, en esa misma iglesia y que se zanjó con la muerte de varios judíos. La última viñeta es la puerta de la iglesia siendo reventada por la explosión y -eyaculando(tachón)-, expulsando, litros de lo que parece sangre. Volvemos con nuestros personajes, ya han terminado el coito y la mujer tiene una visión. Hemos presenciado la concepción de Hitler. Después volvemos a nuestros personajes y se nos presenta el día a día en paralelo de una prostituta, con trazo descuidado y sucio, frente al del doctor personal de la reina, en un dibujo claro y difuminado, de claro contraste con el anterior estilo.
El final del capítulo, después de la muerte de la primera prostituta a manos de Jack el destripador, se nos presenta en el mismo dibujo cuidado de antes, la rutina de éste tras llegar a casa después de los crímenes, una rutina tranquila, aseada y atenta con su mujer. Entre estás viñetas, sin texto, se nos intercalan varías para las que el capítulo nos ha ido preparando y que de la misma forma que el “cine-ojo” (ojo+aguas=llanto), producen en conjunción con la rutina del asesino una nueva imagen distinta a la suma de sus partes. Estas viñetas son: un sarcófago egipcio (de la expoliación que realizó el imperio británico) estrechamente relacionado mediante una tradición de maldiciones con las Guerras Mundiales, el edificio en que fue concebido Hitler, el cadáver de la asesinada, un enorme incendio que hubo ese mismo día con llamas altas como el infierno, y el hombre elefante (Ghanesa) durmiendo apaciblemente, un hombre de quien se decía que según su sueño se podría saber el futuro de la nación. Mientras todo esto ocurre y el hombre elefante duerme tranquilamente, alguien en las llamas del incendio se pregunta: “¿Qué está ocurriendo aquí?”. Es el imperio británico, que se desmorona mientras duerme apaciblemente.

(3) Sorprende encontrarse de fondo, pasando desapercibidos detrás de los protagonistas, a viejos conocidos presentes en el momento en que acababan de llegar al mundo; como el dueño de la alimentación global: Nestle, que reparte humildemente botellas de leche por la capital de Victoria.

(4) “From Hell no es una lectura fácil. Está en las antípodas de la transparencia conceptual y gráfica de un, digamos, Tom Strong, por citar otra obra de Moore. Es un cómic de apariencia árida y denso respirar. Insistiremos, para convencer a los indecisos, en una cuestión no siempre comprendida: a veces el mayor placer se extrae del mayor esfuerzo. From Hell requiere tiempo y dedicación, pero esa inversión, sin ninguna duda, es ampliamente recompensada. Estas viñetas, una vez recorridas, serán difíciles de olvidar.” (Bibliopolis)
Este consejo de bibliopolis es acertadísimo, y lo habría agradecido enormemente. Con FROM HELL hay que sumergirse en los bajos fondos sin devorarlos, no postergar la próxima lectura, no dejar correr el tiempo o se escapa la magia. Leerla lentamente pero de un tirón. Yo la di un parón por cosas del verano y cuando volví, ya no era igual. Aunque leía lo mismo, con la misma calidad, era como seguir leyendo una obra fabulosa que ya has dado por terminada. Mi estado en la lectura, a partir de ese momento, era casi como el Dr. Gull tras el último crimen, tras su gran clímax, que no el de la obra. FROM HELL es una obra de tesis.

Aprovecho para comentar que en el último capítulo, hay 5 viñetas clave, bastante enigmáticas, de las que Moore se niega a dar pistas en las notas para su interpretación (así lo declarara). Me pregunto como la interpretará cada uno =)
_____________________________________________________________________________
**
Hay un excelente capítulo extra del cómic a modo de 2º apéndice sobre las investigaciones de Jack. Este capítulo es de gran calidad, y sin duda aunque sea un apéndice recomiendo a todos su lectura.
Yo fue lo último que leí, pero en él hace un repaso a todas las investigaciones posteriores sobre Jack, y su folclore. Como durante todo el libro introduce guiños y sospechosos sacados de estas investigaciones que descarta, o no, por algunos motivos, tal vez sea recomendable, para el lector ignorante de todo lo referente a este personaje, leerlo en primer lugar. Además es una maravillosa introducción a las intenciones del autor. Mejor escritas y más claras que está interminable reseña. Y bien dibujada, por cierto.
El guión de estas viñetas es por momentos formidable con reflexiones sobre su trabajo tan brillantes como las siguientes:
“El asesinato jamás puede resolverse, a no ser en el sentido forense más estricto. Ese oscuro coagulo humano jamás podrá disolverse en una suspensión clara y lúcida.”
“La verdad es que lo importante nunca han sido los asesinatos, ni el asesino ni sus víctimas. Sino nosotros. Nuestras mentes, y como bailan/ Jack refleja nuestras histerias. Es un receptáculo sin rostro de cada nuevo pánico social. Es un judío, un médico, un francmasón o un monárquico caprichoso […] Lo único que sabemos que es real es el complejo fantasma que proyectamos. El verdadero asesino ha desaparecido, sin que nadie lo vea, y puede que ni estuviera ahí para empezar.”

Dudo que vuelva a leer nada igual. Tal vez en 50 años.

_____
Edito:
Se me olvidaba decir -sí, a pesar de tanto rollo aun me faltaba algo. Increible pero cierto- que la película, no la he visto, pero al igual que con todas sus obras llevadas al cine, Moore renegó de ella por decir que el guión era una mierda (sic).

Escrito por Tharl hace mas de un año, Su votacion: 10

OBRA MAESTRA, DE CORREOSO DISFRUTE
4 con 2 votos

Novela gráfica con guión del prácticamente infalible Alan Moore, e ilustraciones de Eddie Campbell.
De las 3 novelas gráficas que he leído de este autor (creo que las 3 más famosas, todas llevadas ya al cine aunque en el momento de escribir estas lineas Watchmen esté sin terminar), sospecho que esta es la que más trabajo le ha llevado y mas orgulloso quedaría.

Sin embargo, no es la que mas he disfrutado. Alan Moore para llevar a cabo este enorme trabajo, se documenta de manera exhaustiva con toda la información disponible que se ha ido acumulando desde la misma epoca de los terribles destripamientos, hasta las investigaciones más recientes sobre ello.

Con toda esta información, traza meticulosamente una historia donde recoge las hipótesis mas plausibles y que más le gustan de todas, y las va uniendo con otras suposiciones suyas e historias totalmente inventadas para crear una unidad narrativa admirable.

Sin embargo, creo que ahí es en lo que falla un poco esta obra. No resulta fluida de leer, porque para comprender totalmente lo que está tratando de contar, es inevitable ir consultando continuamente unos extensos apéndices... que a veces son entretenidos e imprescindibles, y en otros momentos completamente secundarios y sin interés. Eso lastra el disfrute de la obra, a mi parecer.

Imagino que otra opción sería leerlo pasando de los apéndices, igual se disfrutaría de otra manera, con menos comprensión de lo que está pasando y de donde lo ha sacado Alan Moore, pero empapándote más de un posible ritmo en la historia que yo no he percibido. A ver si la próxima vez, en una relectura y sabiendo ya de qué va la historia...

Por cierto, las ilustraciones en un primer vistazo me parecían un poco sosas y sin chicha. Pero poco después te das cuenta no solo de lo bien trabajadas están, sino de que ese tipo de historia nececitaba una imagen de ese tipo.
Lo único que eché de menos, es un mayor tamaño de las viñetas. No solo para disfrutar más los dibujos, sino para no dejarme los ojos leyendo el texto, copón. No me gustan los cómics en el tamaño extragrande que han sacado últimamente Watchmen y V de Vendetta, pero quizá este From Hell sí que necesita ser así de amplio.

La película no la he visto, pero la pillaré a ver qué tal se las han arreglado para condensar toda la informacion que tiene el cómic.

Escrito por GoodyAlien hace mas de un año, Su votacion: 7