En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

ESTACIÓN DE TRÁNSITO

Tendencia a subir 7.64
11 votos
Portada de ESTACIÓN DE TRÁNSITO

Comprar ESTACIÓN DE TRÁNSITO en Amazon.es

Autor: CLIFFORD D. SIMAK
ISBN/ASIN: 8445073486
Género: Ciencia Ficción
Editorial: MINOTAURO
Fecha de edición: 1963
Número de páginas: 206

Sinopsis:
Considerada un clásico de la ciencia ficción, esta novela nos aproxima casi con misticismo a un futuro de hermandad entre los seres humanos, reivindicando la igualdad y denunciando la absurda tendencia humana hacia la violencia y la guerra. Mediante una prosa de exquisita sencillez, Simak teje una trama de suma actualidad que aúna hondura psicológica, acción, filosofía y optimismo, para liberarnos de encorsetamientos y prejuicios mentales.

Ficha creada por GoodyAlien

 
Ordenar reseñas:

UN CLÁSICO A VISITAR... AUNQUE SOLO SEA UNA VEZ EN LA VIDA
5 con 2 votos

Nos encontramos aquí ante uno de los clásicos indiscutibles de la ciencia ficción más prestigiosa.

Yo lo había leído mucho tiempo atrás, sin conocer lo bien valorado que estaba, y ya lo consideraba uno de los libros a recomendar a cualquiera.
Esta segunda lectura, mucho tiempo después y tras leer muchos más libros de todo tipo en el interin, me deja un sabor agridulce. La novela me sigue pareciendo más que buena, pero ha perdido para mí (y quiero recalcar ese 'para mí') mucho de la capacidad de enganche y sentido de la maravilla que tuvo en aquella primera vez, en que todo era nuevo y sorprendente. El problema, por tanto, debe de ser mio.

La historia, escrita en 1963 es hija de su tiempo. Se sitúa por un lado en plena Edad de Plata de la ciencia ficción americana, y por otro, en plena guerra fría mundial, cuando estaban esperando que en cualquier momento la tensión se escapara un poquito de más por un lado u otro y se desatara una guerra que destruiría la tierra y la civilización humana con ello.

Enoch Wallace, un tipo tranquilo nacido y criado en un apartado territorio americano, soldado superviviente de varias batallas entre americanos, acaba volviendo a su terruño, y allí es seleccionado para llevar a cabo una misión única que le deja a mitad entre la Tierra y el resto del Universo.

Chico para todo en una especie de estación de tránsito en la galaxia, es el único de la Tierra en conocer que existe todo un Universo de planetas, gente y conocimientos por descubrir. La fidelidad a esta Galaxia le impide comunicar nada a ningun terrestre, debido a que todavia no se considera a la Tierra suficientemente civilizada para integrarse en esta comunidad galáctica.

Han pasado más de 100 años, y varias lineas de tensión empiezan a llegar a su punto de explosión: la posibilidad de que la Tierra sea considerada un miembro de pleno derecho por un lado, la certidumbre de que esta misma Tierra se autodestruya, la cada vez más insoportable soledad de Enoch, que no se siente ni terrestre ni perteneciente a la comunidad interestelar, el inevitable fin del equilibrio de pueblo que permitía pasar desapercibido la extrañeza de la casa y el aspecto treintañero de ese tipo raro que sigue viviendo después de más de 100 años...

Está todo narrado desde la perspectiva de Enoch Wallace, que en realidad entiende muy poco de cómo funcionan las cosas en esa galaxia poblada de maravillas. Así pues, como lectores, nos quedamos a medias: Simak nos muestra solo unos pocos trazos de lo que puede ser, con algunos ejemplos, y nosotros debemos imaginarnos todo lo inaudito, grande y variado que pueden ser las razas y el cosmos que Enoch Wallace no puede ver.

Quizá no lo haya disfrutado tanto como la otra vez porque he leído varias novelas recientemente que van más allá en los puntos fuertes de Estacion de Tránsito. En cuanto a sentido de la maravilla y de sorpresa, China Mieville llega mucho mas lejos en su exhuberancia y barroquismo. Del mismo modo, el 'Hacedor de estrellas' de Olaf Stapledon, aunque tiene una lectura más difícil, es mucho más ambicioso en su temática común de aspirar a una galaxia unida en la diversidad. Estación de Tránsito toca muchos temas muy interesantes (cuando podemos considerar algo humano, o incluso su misma vida o existencia, qué diferencias son importantes, a qué debemos ser fieles cuando hay que elegir, la razón de nuestra existencia, el sentido de la carrera armamentística), pero no llega a desarrollarlos debido a la escasa longitud del escrito.

En cualquier caso, recomendación absoluta para cualquiera que todavía no la haya leído, y también para quien quiera iniciarse en la literatura de ciencia ficción y no se atreva con un tocho.

Escrito por GoodyAlien hace mas de un año, Su votacion: 9

MERECIDA BUENA FAMA
3 con 3 votos

Simak compone una inteligente visión de los miedos hacia la hecatombe atómica y la ignorancia terrícola encarnados en un solo hombre, que, ante sus empleadores extraterrestres, es responsable del planeta entero. Una obra propia de su época, los comienzos de la carrera armamentista, post-guerra de la segunda Guerra Mundial, que ha trascendido a su tiempo y se ha convertido hoy en un clásico; ya que mediante una prosa de exquisita sencillez, Simak teje una trama de suma actualidad que aúna hondura psicológica, acción, filosofía y optimismo.

Escrito por Leandro_Vázquez_Cerv hace mas de un año, Su votacion: 9