En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL TRIUNFO

8
1 votos
Portada de EL TRIUNFO

Comprar EL TRIUNFO en Amazon.es

Autor: FRANCISCO CASAVELLA
ISBN/ASIN: 9788483461143
Género: Literatura contemporánea
Editorial: DEBOLSILLO
Fecha de edición: 2006

Sinopsis:
Primera novela de Francisco Casavella, la joven promesa de las letras que se confirmó como un autor a tener en cuenta con El día del Watusi, recupera, a la manera de Vázquez Montalbán, la realidad de El Raval y el barrio chino barcelonés y el cambio sufrido por las hampas locales desde la llegada de la inmigración africana, pero Casavella utiliza como modelo a Salinger o incluso a Scorsese, en una manera de narrar muy cinematográfica, y que, como ya hiciera Pérez Galdós, utiliza el lenguaje de los personajes para definirlos: jergas del barrio y modismos utilizados por los jóvenes. Barcelona, años 80 del siglo pasado. En un barrio de supervivientes dirigido por exlegionarios y en pie de guerra por el control de las calles, el Nen y sus amigos Palito, Topo y Tostao, sueñan con triunfar en el mundo de la rumba. Pero cuando Nen descubre los motivos de la desaparición de su padre, el Guacho, del que solo queda su pasado de esplendor como cantante de rumbas, y el papel que tuvo en la misma, la relación entre su madre, Chata y el jefe de los exlegionarios, Gandhi, tiene que elegir entre su deseo de venganza y las ansias de conseguir el triunfo.

 
Ordenar reseñas:

HAMLET EN BARCELONA
5 con 4 votos

Rompo una lanza por una novela relativamente nueva, al menos para mí, que ando siempre a vueltas con escritores muertos. Casavella también murió, en diciembre de 2008, cortándose una más que prometedora carrera. Además de ésta he leído tres novelas suyas y todas son excelentes, lo que hace su pérdida más dolorosa.

Esta primera novela, llena de entusiasmo, es un primer borrador de la atmósfera y los modos narrativos de El día del Watusi, su obra mayor, y no sólo por su longitud. Aparece la periferia de Barcelona (aquí a fines de los 80, allí en pleno tardofranquismo) y se procede a convertir en mitos a personajes algo lumpen y canallescos (aquí El Gandhi y el Guacho, allí el Watusi del título, una de las figuras más poderosas, por sugerida, de la reciente novela española) Hasta aquí podía pensarse en el mejor Marsé. La obra se beneficia de un doble registro muy paródico: uno, muy coloquial, el del narrador Palito (un verdadero hallazgo por su frescura e inmediatez) y otro hinchado, relamido, hiperbólico, a medias entre lo rancio y lo poético, muy difícil de hallar y sostener y muy agradecido de leer (el del violento, autodidacta y cruel Gandhi) Es una apuesta rigurosa, muy medida, difícil para un escritor tan joven (27 años) por lo que tiene de contención expresiva.

Luego está una segunda lectura, muy curiosa: la obra es, a su manera, una reelaboración en toda regla de Hamlet. Repárese si no en su argumento: El Guacho, un prometedor "rey" de la rumba, es torturado, expulsado de su barrio y empujado a morir en la mendicidad por la mala voluntad de un ex legionario cruel, el Gandhi, verdadero dueño del cotarro, que está enamorado de su mujer del cantante y tiene una extraña relación con el hijo de éste, el Nen, al que protege y vigila alternativamente. El Nen jura vengarse de Gandhi y, con el involuntario concurso del Palito y sus amigos rumberos, consigue despojarle de su "reino", entregando el barrio a la mafia de magrebíes y africanos (seamos políticamente correctos: no es lo que se dice en el libro) que se hace finalmente con el control del Barrio. Los que conozcan bien la obra de Shakespeare encontrarán: una versión a lo chunguito del To be or not to be, de lo más curioso que he leído en años; una trasposición lumpen de la escena de Hamlet sugiriendo a los actores lo que deben representar en la fiesta del rey (aquí Nen les da a Palito y los suyos la letra de una rumba para que la canten en una boda, que viene a cumplir el mismo objetivo); un dolorido Polonio, un impetuoso Laertes y una Ofelia un poco casquivana (entreténgase el lector en identificarlos; no le costará mucho); un duelo final, aquí en un cochambroso parking, con profusión de muertes... Y no sigo por no ser aburrido.

La novela se desenvuelve con brillantez, mezclando ambientes canallescos y referencias más que cultas, de modo indirecto, nada enfático, a un ritmo verdaderamente conseguido. Sería divertida si no contara tantas tragedias, y trágica si el narrador no tuviera tanta retranca, quizá involuntaria (de nuevo la mezcla de géneros que tanto gustaba a Shakespeare) ¿Quién da más por una primera novela, por cierto nada larga? Anímense, lectores, y den una oportunidad a este autor que, pese a su temprana muerte, no debe ni mucho menos ser olvidado.

Escrito por Faulkneriano hace mas de un año, Su votacion: 8