En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

EL PIRATA

8
3 votos
Portada de EL PIRATA

Comprar EL PIRATA en Amazon.es

Autor: WALTER SCOTT
Título original: The pirate
ISBN/ASIN: 9788467027136
Género: Histórica
Editorial: ESPASA-CALPE
Fecha de publicación: 1822
Fecha de edición: 2008
Número de páginas: 550

Sinopsis:
El pirata está a medio camino entre el drama costumbrista y la novela de aventuras. El capitán de un barco pirata llega a las islas Shetland (Escocia) y seduce a una noble, prometiéndole que se casará con ella. Es capturado y ajusticiado en Londres por sus múltiples crímenes. Ella, movida por la superstición isleña, viaja a Londres para deshacer el juramento, pues de lo contrario se le aparecerá el espíritu del muerto.

Ficha creada por Faulkneriano

 
Ordenar reseñas:

LAS ISLAS SIN ÁRBOLES
5 con 5 votos

No quería escribir una reseña sobre El pirata, por ser esta una novela poco conocida y porque en cierta medida sería repetir los argumentos que di cuando escribí sobre Ivanhoe. Pero, como me consta que a alguno le interesará, voy a condensar las cuatro ideas básicas en una reseña comprimida.
Walter Scott no está de moda a día de hoy. Esto referido a alguien que empezó a escribir novelas hace doscientos años, es una completa obviedad. Pero lo que no es tan obvio es que fue el primer escritor con auténtico éxito internacional en el campo de la novela. Sí, El Quijote fue muy conocido en toda Europa (Scott hace varias referencias a la obra de Cervantes en esta novela), también Robinsón Crusoe lo fue, lo mismo que Gulliver, pero más allá de su fama, estas novelas de siglos anteriores tenían una difusión comercial limitada. Ese estado de cosas cambia con Walter Scott, sus novelas se extienden por el mundo anglosajón, pero también por el resto de Europa convirtiéndole en el novelista más afamado de su época. Sin embargo hoy, doscientos años después, su obra cuenta historias que, haciendo acopio de sensatez, son poco creíbles, que además están escritas con un lenguaje retórico y altisonante que no refleja la realidad pero que pretende situarnos en tiempos históricos, y sus personajes están envueltos en una especie de aliento particular que los lleva a comportarse de una manera prefijada. Es decir y resumiendo, que sus novelas son tremendamente románticas. Pero, además de serlo, son también tremendamente entretenidas por su especial habilidad para controlar los movimientos de sus personajes, que se cruzan unos con otros en el espacio y en el tiempo urdiendo complejas tramas que mantienen en vilo al lector durante toda la novela. Y, siendo así, nada importa que no estén de moda, o que pasen cosas excesivamente rocambolescas, o que el autor lo exprese todo con un verbo excesivo o que sus personajes sean estereotipados. Algunos lectores renunciamos a ponerle pegas a todo eso —que muchos otros considerarán hoy como algo infumable—, si a cambio encontramos una especial dinámica y vitalidad en sus personajes que nos introduce en un mundo casi soñado; este tipo de cambio compensa y nos disponemos a leer y a disfrutar convencidos de la rentabilidad lúdica de la operación. Da lo mismo que esta no sea la Inglaterra medieval y que no se enfrenten normandos contra sajones, como en Ivanhoe, o que no esté por ahí Robin de Locksley más conocido como Robin Hood. Eso no importa nada, enseguida nos acostumbraremos a habérnoslas con escoceses y descendientes de vikingos asentados en el archipiélago de las Sethland, muy al norte de Escocia y a darnos un paseo por las islas Orcadas, que también están al norte aunque menos alejadas de la Gran Bretaña, en las que discurren unas cuantas aventuras aprovechando su retorcida geografía insular y todo ello situado en pleno siglo XVII. Entre marinos, lugareños de lejano origen noruego, autoridades escocesas, relatos de antiguas historias corsarias en el Caribe luchando contra los españoles, brujas y trasgos surgidos de las nocturnidades del oscuro invierno de esas latitudes, el turbulento mar omnipresente, y el buen talante y la simpatía de un narrador que siempre nos sorprende con los giros bruscos de su trepidante trama, llegamos encantados a un final plenamente satisfactorio.
Esto ahora no se lleva, pero a mí, y creo que a algún otro, nos va.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8