En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL

Tendencia a subir 7.86
7 votos
Portada de LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL

Comprar LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL en Amazon.es

Autor: GUSTAVE FLAUBERT
Título original: L'Éducation sentimentale
ISBN/ASIN: 9788439711254
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: MONDADORI
Fecha de publicación: 1869
Fecha de edición: 2005
Número de páginas: 528

Sinopsis:
La educación sentimental es, junto a Madame Bovary, no sólo la obra maestra de Gustave Flaubert sino para muchos la obra cumbre de la novela realista del siglo XIX. Estilísticamente supone un verdadero tour de force para un virtuoso como Flaubert, que aquí lleva la prosa francesa a unas alturas que nunca antes se habían conquistado. La novela consigue además trazar un retrato del momento histórico que supuso el principio de la segunda mitad del siglo XIX, del paisaje moral, psicológico y político de la Europa de 1848, absolutamente memorable. El hilo principal de la trama gira en torno al enamoramiento del joven abogado Fréderic Moreau con una mujer mayor, Madame de Arnoux. Con la revolución de 1848 como trasfondo histórico, asistiremos a la evolución sentimental y moral de ese joven, reflejo de toda una generación y de un país y un tiempo que se encamina hacia la disolución de viejos valores.

 
Ordenar reseñas:

EL AMOR Y LAS BARRICADAS DEL 48
4.33 con 6 votos

Hay libros que han marcado hitos en la historia de la literatura, y seguramente MADAME BOVARY es uno de esos. Otros en cambio, no lo han hecho, aún siendo reconocidos como grandes novelas. Creo, que ese es el caso de LA EDUCACION SENTIMENTAL. Bueno pues eso no supone inconveniente para que valore ésta última novela como un libro de muy agradable lectura, que me ha gustado también por su argumento, por su magnífico protagonista, por el leitmotiv amoroso de la novela, y por ser libro de referencia para conocer los sucesos revolucionarios del Paris de 1.848, argumentos estos, que en conjunto superan los que puede exhibir la historia de Emma Bovary. Les daré un repaso, uno a uno.

Se habla mucho del afán perfeccionista del Flaubert escritor, de cómo elaboraba su escritura y como preparaba sus temas, más en busca de la belleza del texto que de su eficacia, como parece ser que afirmó. Es posible que en su texto original prevalezca esa intención, pero al leerle traducido ese efecto se desvanece. Yo personalmente, lo que encuentro en su prosa es claridad y eficacia hábilmente dosificadas, aunque hablando de su sistema de escritura debería empezar por dividir su texto en dos bloques. Uno es, el que utiliza para contar la historia; éste, como decía, es eficaz, y se lee muy bien en un noventa y cinco por ciento de sus frases; es verdad que de vez en cuando, encuentro algún párrafo de extraña redacción en el que no entiendo bien lo que quiere decir y me da la impresión de que es uno de esos intentos suyos de bucear en la belleza de la frase en francés, lo que dificulta que el traductor, que quiere ser fiel, logre trasladar a un castellano entendible la pirueta que el autor quiso hacer en su idioma. Pero esto, apenas es una sensación que aprecio una vez cada veinte páginas, como mucho; en el resto, la narración avanza con extraordinaria fluidez y se lee estupendamente. Ese es el primero, de los dos bloques en que decía yo que hay que dividir su texto. El otro, lo utiliza con menos frecuencia en aquellos momentos en que desea hacer un alto en la narración, y perderse momentáneamente en descripciones sobre las cosas del mundo que le rodea que considera dignas, pese a su cotidianeidad, de merecer su atención, de ser puestas en valor y de ser descritas recreándose en su propia belleza. Éste, sigue siendo un Flaubert, claro y preciso pero aquí también poético y sensible, que nos sitúa en la belleza del mundo que le rodea, sea un puente en Paris, sea una ráfaga de aire puro en Auteil, o unos muebles en Fontainebleau. Ésta última forma de escribir, era entonces innovadora y le sometió a las críticas de los que decían que era una estupidez describir lo obvio, aunque naturalmente, él pasase de largo sobre esas tonterías. En resumen, su texto combina precisión, observación y sensibilidad y por ello su lectura es muy agradable.

Pasando al argumento de la novela, empezaré diciendo que la trama es variada, que mantiene fácilmente el interés, y sobre todo, que tiene un ritmo de pulso paulatinamente creciente que poco a poco y sin relajarse en ningún momento aumenta hasta el final, y ello sin caer en ningún momento en lo previsible, aun sabiendo el carácter en buena medida autobiográfico de los acontecimientos que se cuentan en la novela. La profusión de personajes alrededor de los principales, contribuye también a que la trama no decaiga de principio a fin. Es por tanto un libro interesante también, como simple lectura de entretenimiento, al tener un desarrollo argumental cambiante y bien estructurado.

Pero no queda todo en su fluido lenguaje y en la eficacia de su trama. Hay en la novela, una ardua labor de documentación de los fundamentales hechos históricos que aparecen en ella. Por primera vez en la Historia, en la lucha revolucionaria no participa sólo la burguesía como ocurrió en Paris en 1.789; en las luchas de 1.848, la clase obrera sale a la calle y se alía con la burguesía para derrocar el orden establecido durante el periodo de la Restauración. Estos acontecimientos de febrero del 48, se repitieron luego en otros países europeos, sobre todo en Alemania y en el Imperio Austro-húngaro, pero no en España. Cualquiera que haya leído LOS MISERABLES se habrá formado ya una idea de la importancia del asunto. Estos hechos, se fueron gestando en un periodo de años, y Flaubert en ese tiempo los va describiendo a través de sus personajes, que van evolucionando desde posiciones iniciales radicales a otras posteriormente más conservadoras, pero en las que cada uno mantiene siempre su propio carácter. Leyendo las páginas que recogen estos vaivenes políticos, vemos al escritor descriptivo que nos presenta el mundo particular de cada personaje, y se nos revela también la destreza del escritor sensible que resalta los sentimientos encerrados en el punto álgido de la lucha: una tensión explosiva, la singular emoción de vivir el momento clave, el miedo a la muerte, la borrachera de sangre, el pensar que tanto dolor quizá sea estéril, el ardor de la arenga de Lamartine, etc. En fin, que la batalla callejera se vive desde dentro, de una manera algo menos exaltada que a través del romanticismo de Victor-Hugo en LOS MISERABLES, pero también de una forma más detallada, más intensa, y más realista.

Todo lo que he comentado hasta ahora me ha parecido magnífico; lo que he dejado para el final también, pero añadiéndole además un plus de emotividad; son experiencias infrecuentes que se dan al leer determinados libros, pocos seguramente, que me han llegado muy adentro dejándome un recuerdo muy grato. Me refiero a lo siguiente: en éste, como en otros libros, cualquiera podría hacerse algunas preguntas fundamentales: ¿cuál es la autentica significación del libro? o bien ¿qué es lo que su autor quiso plantear con esta novela cuando la escribió? o ¿cuál es la clave de su importancia, tal vez contar la vida de Gustave Flaubert, el escritor? Se podrían contestar varias cosas y todas ellas tendrían sentido: que quiso describir la vida de la burguesía francesa de la época; o el estilo de vida bohemio de los que eran jóvenes en aquel Paris de mediados de siglo; o como eran las relaciones mundanas de los hombres y las mujeres en aquella sociedad; o como palpitaba el mundo de los negocios, la economía o la banca; o ¿por qué no? describir la trayectoria del escritor contada por si mismo; en fin, muchas cuestiones reflejadas en la novela y que Flaubert enuncia perfectamente por ser buen conocedor de la sociedad burguesa a la que pertenecía, todas menos la de ser su propia biografía, que esa no la vería en el texto, de no tener conocimiento de ello ajeno a la novela. Pero hay una, presente en el libro y que sobrepasa a todas las demás. Es el amor. Nada menos que el amor, y no un amor cualquiera, sino su representación más pura imaginable y que nadie esperaría encontrar precisamente en la ciudad alegre y disipada que era Paris. Es el amor que brilla con luz propia en su estado más fresco, delicado, exquisito, sensible… a causa en parte, del papel de ella, madre abnegada, pero también de él, un tímido patológico que, sin embargo, combina sorprendentemente esa faceta con una desfachatez y una imaginación galopante, y así, ambos forman el tándem sentimental que es eje de la novela, y que supone el más interesante foco de atracción de ésta, el auténtico leitmotiv del libro y supongo que la justificación de su título. Bien es verdad, que él tiene un papel principal (es la historia de su vida), mientras que ella tiene otro más pasivo. Así pues, el personaje de Frederic me parece extraordinario, no sólo por la extraña relación amorosa que mantiene con ella, sino también a lo largo de toda su trayectoria por el libro, en la que deja huella con su carácter imprevisible, contradictorio, débil, depresivo, fantasioso, influenciable y que se deja llevar por los impulsos de cada momento; por lo tanto, no es la personificación de un héroe, se parece más a un villano. Pero, aún así, yo me identifico mucho con su carácter y su comportamiento. ¿Quizá precisamente por que sus debilidades tienen la virtud de humanizar al personaje? podría ser, como también podría ser que quizá por primera vez en mí trayectoria como lector, me haya identificado con un personaje por que me ha recordado a mí mismo; no sé si serán aplicables a mí persona, los adjetivos peyorativos con que le he calificado más arriba (alguno seguro que sí) pero él, al igual que yo a su edad, tenía la timidez como característica común y eso marca mucho.

Lo cierto es que en la primera parte del libro, me recordaba constantemente a Georges Duroy el protagonista de Bel-amí, pero luego se desmarca de esa imagen por que su personaje, al crecer, demuestra tener muchas más aristas que el de Maupassant, que es más básico, aunque mucho más listo. En resumen, leer este libro ha sido todo un acierto; no en vano, pertenece quizá al momento histórico en el que encontré la mayor cantidad de libros que me hayan gustado mucho. Y para ser coherente con esa emoción que he reconocido antes, debería terminar con la imagen que quizá el lector mantiene más tiempo durante la novela en la cabeza, y así compartir un poco las inquietudes de su literario protagonista: la imagen de la extraordinaria belleza y encanto de madame Arnoux.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 9