En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

DUNE

Tendencia a subir 7.7
60 votos
Portada de DUNE (CRÓNICAS DE DUNE#1)

Comprar DUNE (CRÓNICAS DE DUNE#1) en Amazon.es

Autor: FRANK HERBERT
Título original: DUNE
ISBN/ASIN: 8470021818
Género: Ciencia Ficción
Editorial: ACERVO
Fecha de publicación: 1965
Fecha de edición: 1975
Número de páginas: 733
Saga: CRÓNICAS DE DUNE (1)

Sinopsis:
Arrakis: un planeta desértico donde el agua es el bien más preciado donde llorar a los muertos es el símbolo de máxima prodigalidad. Paul Atreides: un adolescente marcado por un destino singular, dotado de extraños poderes, abocado a convertirse en dictador, mesías y mártir. Los Harkonnen: personificación de las intrigas que rodean el Imperio Galáctico, buscan obtener el control sobre Arrakis para disponer de la melange, preciosa especia y uno de los bienes más codiciados del universo. Los Fremen: seres libre que han convertido el inhóspito paraje de Dune en su hogar, y que se sienten orgullosos de su pasado y temerosos de su futuro. Dune: una obra maestra unánimemente reconocida como la mejor saga de ciencia ficción de todos los tiempos.

OBRA PREMIADA CON LOS PRESTIGIOSOS PREMIOS DE CIENCIA FICCIÓN HUGO Y NEBULA DE 1966.

Etiquetas: Adaptación al cine

 
Ordenar reseñas:

LA BIBLIA DE LA CIENCIA-FICCIÓN
4 con 3 votos

“En la semana que precedió a la partida hacía Arrakis, cuando el frenesí de los últimos preparativos había alcanzado un nivel casi insoportable, una vieja mujer acudió a visitar a la madre del muchacho, Paul.”

Así arranca DUNE una de las mayores y más ambiciosas novelas que ha dado la ciencia-ficción, generadora de un buen número de secuelas y precuelas, a manos del propio Herbert y su descendencia, y que ha dado lugar a una de las más vastas y complejas sagas del género, objeto de culto por miles de lectores en todo el mundo.
Como asumo ya desde un principio que es dificilísimo hacer un somero repaso de todo lo que es DUNE, y menos aún todo su universo literario, me limitaré, lo cual tampoco es fácil, a apuntar qué se puede encontrar aquel que se adentre por primera vez y con desconocimiento en su fascinante cosmos.

Para empezar, DUNE nos cuenta la historia de un joven, Paul Atreides, heredero de una de las Grandes Casas feudales que rigen el universo conocido, y que se acabará constituyendo en el líder y motor de toda una revolución de consecuencias interplanetarias. Y el epicentro de esa revuelta es Arrakis, más conocido como DUNE, el desértico y arenoso planeta, único productor de la sustancia más preciada del universo, la especia melange, capaz de expandir la conciencia y de doblegar el espacio, permitiendo los viajes interestelares.

Este sería un muy escueto resumen de lo que acontece en DUNE pero, sin duda, hay mucho más en esta laberíntica, polifacética, y compleja novela. Por algo se la ha llegado a considerar uno de los referentes ineludibles de los amantes del género, toda una biblia de la ciencia-ficción, y no solo por su voluminoso tamaño y abundantes referencias religiosas.

Una de las cosas que distingue a DUNE de muchos de los clásicos de la ci-fi es que, lejos de cultivar la distopía, despliega una intensa y enrevesada trama de estratégicos conflictos entre poderes, organizaciones y comunidades, y un variopinto elenco de relaciones humanas, con ecos shakesperianos, que transcienden su deslumbrante contexto siendo extrapolables a cualquier tiempo y lugar.

DUNE aborda una cantidad ingente de temas, tales como la ecología, la religión como instrumento de poder y de conquista, el mesianismo, la lucha por la explotación de los recursos naturales, el papel de la mujer en las tramas político-religiosas, la eugenesia, y tantos otros que sería demasiado extenso tan sólo el nombrarlos. Y no vayáis a pensar que los aborda de manera forzada. En absoluto. Una de sus múltiples grandezas es como, más que “tocar” todos estos temas, logra que todos ellos constituyan la savia que nutre y alumbra el robusto y titánico árbol, rico en ramificaciones y frutos, que es la historia que se nos cuenta.

Otro de sus puntos fuertes, como no podía ser de otra forma en una novela de su calado, son los personajes. Herbert crea para la ocasión una extraordinaria galería de personajes principales y secundarios, perfectamente retratados por sus palabras, pensamientos y acciones, que atrapan, con sus envolventes interacciones, al lector por la pechera para ya no soltarlo.

En DUNE se asiste a la puesta en escena literaria de un colosal carrusel de desbordante imaginación, fuertemente abastecido por inagotables referencias, y que es capaz de seducir hasta al más impávido.

A tener en cuenta también su original modo narrativo y uso del lenguaje, que para algunos constituye uno de sus frenos pero para otros, entre los que me incluyo, un signo inequívoco de su singularidad irrepetible. Sabréis de lo que hablo si lo leéis.

Mucho se ha escrito acerca del carácter profético o de anticipación que parece acompañar a algunas novelas del gran Jules Verne, pero ¿han leído DUNE?

Son muchos los paralelismos que se pueden encontrar entre DUNE y la Guerra de Golfo. En 1990, Irak, liderada por Saddam Husseim, invadió el estado de Kuwait lo que le llevó a guerrear con una fuerza de coalición liberadora, liderada por Estados Unidos, en lo que el líder irakí llamó “la madre de todas las batallas”, una yihad o guerra santa. El nombre que los Estados Unidos dieron a su respuesta militar de liberación fue la conocida Operación Tormenta del Desierto. Se barajó siempre de fondo que el motivo no era tanto la liberación de Kuwait si no la lucha por los recursos petrolíferos de la zona (como en tantas otras guerras de esas latitudes). Pues bien, en 1963 Frank Herbert escribía una novela sobre un planeta desértico que se ve invadido por fuerzas hostiles en pos de una substancia preciada y en la que el planeta es rica, la melange, sin la cual el universo quedaría irremisiblemente paralizado. Uno de los bandos es el encabezado por el despótico emperador Shadam IV (mmm…¿Saddam?) y el otro por los fremen, pueblo nómada autóctono, de profundas convicciones religiosas y con carencias tecnológicas, que requerirán de la ayuda de un líder externo, Paul Atreides, para recuperar el control sobre el planeta y sus recursos. La batalla en la que los fremen (que suena como freeman) conseguirán su ansiada liberación, en lo que ellos consideran una yihad, llega en forma de tormenta del desierto. No obstante, la liberación no es total ya que ahora están guiados y gobernados por ese líder venido de fuera, de una de las flamantes Grandes Casas que se reparten el universo. Esa novela claro está es DUNE.

Hay más paralelismos pero pienso que es innecesario seguir mencionándolos. Saquen sus propias conclusiones sobre si DUNE, al igual que muchas de Verne, está llamada con todos los honores a colocarse entre las novelas de anticipación.

Tan sólo me queda animar a la lectura de una de las más epopéyicas, colosales y fascinantes obras que he tenido la suerte de leer. Sería algo así para la ciencia-ficción como lo es “El Señor de los Anillos” para la fantasía. Y pienso que no exagero.

No quisiera acabar mi reseña sin hacer especial mención a la también, para mi gusto, fascinante adaptación que hizo de DUNE el genio de David Lynch para la gran pantalla. Una película que, pese a las mutilaciones sufridas en su metraje y montaje, y pese a sus licencias respecto a su original literario, dejó una ristra de imágenes y sonidos en la mente de un niño, que han permanecido indelebles hasta hoy, desde que, por el dichoso desconocimiento de sus padres, acudiera a verla por primera vez en una inolvidable tarde de cine de 1985.

Escrito por Hamlet hace mas de un año, Su votacion: 9

MUCHO, MUCHO LSD, ESTO..., PERDÓN, MELANGE
3 con 2 votos

Mucho se ha escrito sobre este libro. Desde sus múltiples capas y analogías al mundo real (cambia melange por petróleo, o simplemente agua por agua sin cambios de ningún tipo), de su compacta, contundente y original ambientación (un futuro muy lejano absolutamente medieval, ... ¡oye!, justo como nuestra sociedad en cuanto rasques un poco...), de su influencia en toda ciencia ficción posterior (véase "La Fuerza" de StarWars), de sus connotaciones ambientales etc., etc., etc.

Por lo tanto poco puedo comentar o añadir. Esta breve reseña la dejo solo para indicar el aspecto que a mí más me han llamado la atención (y sobre el cual también se ha escrito por activa y por pasiva). Y este no es más que el ambiente psicodélico-hippie-místico en que parece vivía el señor Herbert. Así pues, para bien o para mal, todo se resuelve con unos kilitos de pastillas de colores para alcanzar el karma, pegarse un viaje astral, (aunque sea hasta la panadería de la esquina), y tener unos orgasmos místicos que ya querría Santa Teresa. Es francamente curioso, como todo, incluso hasta la misma forma de la prosa, se articula en torno al alma o mente humana como la quintaesencia de la creación, sobre todo si la aderezamos con peyote glaseado. Muy, muy, pero que muy hippie.

Por ello mismo, un libro difícil de recomendar (o de no recomendar). Lento, cadencioso, hipnótico, absorbente por momentos, ... y a la vez con una historia central ñoña y unas pajas mentales que rozan en muchos casos el esnobismo más pretencioso. No sé, a mí me ha gustado en líneas generales, pero entiendo que haya mucha gente que huya de él como de la peste. (Y eso sí, igualmente dudo de que continúe con la saga; creo que con un plato ya tengo suficiente).

(Leído en inglés).

Escrito por arspr hace mas de un año, Su votacion: 7