En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA

Tendencia a subir 6.5
6 votos
Portada de CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA

Comprar CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA en Amazon.es

Autor: ARTHUR C. CLARKE
ISBN/ASIN: 9788498890594
Género: Ciencia Ficción
Editorial: ALAMUT
Fecha de edición: 1986

Sinopsis:
Llegaron a Thalassa en la Magallanes, la última astronave de la Tierra. Sus tripulantes, testigos de la destrucción del sistema solar, transportaban a los restos de la humanidad sumidos en el sueño de la hibernación.

Aunque planeaban hacer tan sólo una escala de reabastecimiento en ese mundo oceánico antes de proseguir su travesía de quinientos años hasta su destino final, para su sorpresa encontraron que una de las sondas sembradoras enviadas por la Tierra en un desesperado intento de preservar la vida humana en la galaxia había conseguido fructificar, creando en Thalassa una civilización casi utópica.

¿Cómo afectará la llegada de la Magallanes, con su aura trágica, a la feliz sociedad thalassana? Y a pesar de la disciplina que gobierna su misión, ¿podrán los supervivientes de la Tierra evitar la tentación de terminar su viaje en aquel paraíso?

Ficha creada por Xavifu

 
Ordenar reseñas:

CÁNTICOS DE LA LEJANA ADOLESCENCIA
5 con 3 votos

Bueno, otra sesión intensa de lectura para re-enfrentarme a otro de mis tótems, en este caso de adolescencia tardía. Y afortunadamente, (aunque quizá era apuesta más segura que con los aún más lejanos de infancia), todas mis recordadas impresiones se han confirmado.

Ya he contado en múltiples ocasiones cómo me fascina ese mágico binomio entre escritor y lector donde al final una obra puede ser mucho más que la suma de sus páginas. Y este en mi ejemplo perfecto a este respecto.

Cánticos de la lejana Tierra es una verdadera exageración en cuanto a temas tratados. Como también he dicho múltiples veces, opino sin lugar a dudas que esa es la verdadera función de la buena ciencia ficción. No tanto, (básicamente nada), contar el color y sonido de los rayos láser y el Halcón Milenario, sino que toda la extrapolación hecha sirva para a la postre hablar de lo de siempre: el ser humano y sus grandezas y miserias. Y evidentemente, uno de los grandes, Arthur C. Clarke, cumple total y absolutamente a este respecto con Loren, Moses y resto de tripulación de la Magallanes. Además gracias a ese correctísimo planteamiento, la obra ha envejecido francamente bien.

Y también suele ocurrir que estos maravillosos autores de ci-fi dura y pura son casi casi más científicos que literatos per se. Y soy totalmente consciente que esto se cumple inexorablemente también aquí. Cánticos... es tan ambicioso, tan grande en temas, tan infinito como la situación de epopeya que narra como semilla y excusa para plantear mil reflexiones más: la forzada diáspora de la humanidad no porque nos invadan unos marcianitos muy malos, sino porque al sol se le acaba la gasolina antes de lo esperado. Y Cánticos... es asimismo tan planito literariamente como me temía y recordaba.

Pero me importa un bledo. Muchas de sus páginas y escenas transcienden en mi cabeza claramente las palabras que leo en sus páginas. Salvo alguna reflexión chusquera al respecto del sinsentido de las religiones, página a página, párrafo a párrafo, todo el libro es un golpeteo a miles de preguntas pequeñas y grandes que me rondan la cabeza desde que tengo recuerdos (¿para qué tenemos el dolor emocional?, ¿qué función evolutiva cumple algo tan "inútil" y "dañino"?, o más bien, ¿no será que no es ni inútil ni dañino?, ¿o simplemente que es consecuencia inevitable e irremediable del resto de emociones positivas?).

Señor Arthur, como le dije en La Historia Interminable a Ende, le doy gracias expresas y personalísimas por esta maravilla, y, por respeto, ni le menciono a Dios porque se ve claramente que tampoco le hacía a usted mucha gracia el tema...

Escrito por arspr hace 15 días, Su votacion: 9